martes, 21 de junio de 2016

Para que te diviertas 100 veces: Son 100 imágenes. Son todas divertidas.







Divertidas ilusiones ópticas con carátulas de libros y revistas







Las líneas que separan a pobres y ricos vistas desde drones

El fotógrafo Johnny Miller, de Ciudad del Cabo, ha usado un dron para llevar a cabo su nuevo proyecto “Escenas desiguales”, en el que muestra la desigualdad que existe en Sudáfrica.

“Las discrepancias sobre cómo vive la gente son a menudo difíciles de ver desde el suelo. La belleza de ser capaz de volar es ver las cosas desde otra perspectiva, como son realmente. Mirar directamente abajo desde una altura de varios cientos de metros hace que emerjan escenas de increíble desigualdad,” escribió Miller.

Explica que algunas comunidades fueron “diseñadas con una separación en mente”, mientras que otras crecieron “más o menos orgánicamente.” Este es el resultado de las políticas de Apartheid, cuando la segregación racial era ley. Aunque estas políticas fueron eliminadas hace 22 años, en realidad, “muchas de esas barreras y las desigualdades que han engendrado, aún existen.”






¿Por qué no comemos perros?

En Occidente muchas personas ven como un acto de crueldad extrema matar a un perro para comer su carne, la cual, en contraste, es vista en varios países asiáticos como una fuente alimenticia muy nutritiva.

En varios estados de Estados Unidos y en países europeos como Reino Unido es legal comer carne de perro. Pero ¿por qué para la mayoría es algo impensable?

"La mayoría de las personas en Occidente tienen y admiran a los perros por ser compañeros sociales o de caza y ¡tú no te comes a un compañero!",dijo el doctor Dennis C. Turner, director del Instituto de Etología aplicada y Psicología animal de Suiza.

"Es interesante ver que a medida que la práctica de tener perros como mascotas aumenta, nuestro respeto y lo que sentimos por ellos también se incrementa. Lo mismo sucede con el movimiento para protegerlos y para enfrentar su consumo, como sucede en China", indicó el experto.

Y es que el pasado fin de semana se celebró en la localidad china de Yulin un festival en el que se comieron miles de perros.

El evento, que fue condenado por organizaciones protectoras de animales, hizo surgir una campaña en internet en la que un millón de personas firmaron en la página Change.org para que se cancelara el festival.

Muchas de las firmas provinieron de Occidente.

"Mentes complejas"  
La periodista Anna Collinson reflexiona sobre el hecho de que, pese a que los chimpancés son la especie genéticamente más cercana a nosotros, hay cosas que ellos no pueden hacer y que los perros sí.

De acuerdo con la doctora Nathalia Gjersoe, profesora de psicología comportamental de la Universidad Abierta del Reino Unido, los perros son particularmente buenos como mascotas porque tienen muchas habilidades psicológicas que otros animales carecen.

Por ejemplo, los perros pueden leer y reaccionar al lenguaje corporal humano.
Como consecuencia, muchas personas en Occidente viven con ellos y consolidan "fuertes vínculos sociales".

Collinson asegura que hay investigaciones científicas que sugieren que cuanto más nos gusta una persona o un animal, más complicadas creemos que son sus mentes.

"Pensamos que los perros tienen mentes muy complejas", dijo Gjersoe. "Es por eso que la idea de comerlos es desagradable, de la misma manera que pensaríamos que comernos a uno de nuestros amigos es asqueroso".

La curiosa competencia coreana de "estar si hacer nada durante 90 minutos"

Con la sobrecarga de información a la que nos expone nuestra dependencia de dispositivos electrónicos, cada vez tenemos menos tiempo para no pensar en nada, para dejar la mente libre. 

Una carencia que ha llevado a un grupo de artistas de Seúl, Corea del Sur, a convertir la no-acción de "no hacer nada" en un deporte llamado "space out".

La competición nació en 2014 como denuncia al excesivo uso que los surcoreanos hacen de Internet y de los smartphones. En el país, la tasa de uso es del 88%, la más alta del mundo.

En este juego las reglas son simples: sentarse y no hacer nada durante 90 minutos. No hablar, no dormir, no comer, no usar dispositivos electrónicos, no comprobar el reloj y, sobre todo, dejar de pensar y ser capaz de relajar la mente.

En definitiva, se trata de pasar una hora y media con una inactividad absoluta, impasible a cualquier cosa . De los que cumplen estos requisitos, gana el que ha tenido la actividad cardíaca más estable durante este rato.

De esta forma, los concursantes pueden alejarse, durante un pequeño intervalo de tiempo, del promedio de 4 horas que la población de Corea del Sur invierte cada día en chatear o jugar a videojuegos. Al mismo tiempo, les ayuda a evitar convertirse en parte del 15% de la población que muestra síntomas de adicción, según datos del Estado.

"Nuestro cerebro nunca está libre de la sobrecarga de información de un smartphone, de la televisión o del ordenador. Así que vamos a relajarlo. Vamos a disfrutar de no pensar en nada", dicen los organizadores del concurso en un comunicado.

Este año el concurso tuvo lugar el 22 de mayo y recibió más de 1.500 solicitudes, aunque acabaron participando 60 personas. 60 personas jugando a no hacer nada en el parque local a 30 grados y protegiéndose del sol bajo sombrillas.

En esta edición el ganador fue el rapero local Shin Hyo-Seob, conocido artísticamente como Crush, quien posteriormente declaró: "No sabía que iba a ganar. Sólo estaba no pensando en nada. Es un buen momento para descansar la mente y el cuerpo".

El arte de no hacer nada, una experiencia saludable y, al mismo tiempo, placentera, que quizá nos puede ayudar a volver a tener un mayor control sobre nuestra mente, sobre lo qué pasa por allí y lo qué no.




La inquietante historia detrás de la foto de una niña de 3 años subida al inodoro

Parecía algo gracioso. Una niña de tres años subida a un excusado. La cabeza de los pequeños suele sorprender. Fue por ese motivo que Stacey Wehrman Feeley, de Michigan, decidió capturar el momento con su cámara fotográfica de lo que suponía ser un momento "gracioso" en la vida de su hija.


Sin embargo, cuando le reveló qué era lo que estaba haciendo, le partió el corazón. En realidad, la niña estaba "practicando". Era una práctica dura, durísima. Se estaba preparando ante la posibilidad de que en su colegio ocurriera un tiroteo. Que un hombre armado con rifles de asalto y pistolas de gran calibre irrumpiera en el establecimiento y cometiera un asesinato masivo.

Sus maestras le explicaron que debía hacer eso si había un encierro en la institución y se encontraba en el baño. Debía pararse sobre el retrete y esperar por ayuda.

"Tomé esta foto porque al principio pensé que era gracioso", relató Feeley en su muro de Facebook. Sin embargo, el relato daría un vuelco total cuando su hija le respondió lo que hacía allí. "Políticos, miren. Ésta podría ser tu hija, tu nieta, tu bisnieta y las futuras generaciones por venir", indicó la mujer. "Tiene apenas 3 años y se esconde tras las paredes del baño de pie en la parte superior de los inodoros, tratando de permanecer en silencio por un período prolongado de tiempo y tratando de mantener el equilibrio", escribió.

Feeley está indignada por la permisividad con que delincuentes y terroristas pueden adquirir armas de todo tipo. "Nadie piensa que el control de armas sería 100 por ciento eficaz contra la delincuencia. Pero quizá, sólo quizás, ayude en un 1 por ciento, en un 2 por ciento, en un 50 por ciento", subrayó.

En lugar de enviársela a su marido, Stacey decidió compartir la imagen de su hija con sus contactos de Facebook. En pocos días consiguió miles de likes y fue compartida otras tantas veces. Lo que parecía divertido terminó siendo un llamado de conciencia.



A los 64 años Cicciolina quiere volver al cine porno

La actriz, modelo y expolítica de nombre artístico Cicciolina ha anunciado que vuelve al cine porno a los 64 años, después del alejamiento del mismo durante los últimos 27 años, según ha revelado a Vanity Fair.

Ilona Staller, que es como se llamaba en realidad, llegó a ser una celebridad en Italia o España en este tipo de cine. Ahora, tras retirarse de su etapa como diputada busca productor para su «última película de culto erótica después de 27 años». Cicciolina dice que «no será un regreso, sino el regalo más grande a mis fans».

Staller, nacida en Budapest el 26 de noviembre de 1951 e hija de un funcionario del Ministerio del Interior de la Hungría comunista, llegó a Italia cuando tenía veinte años. Un encuentro casual con Riccardo Schicchi, el rey del porno italiano, le cambió la vida: a fines de los 70 la lanzó como estrella erótica por su especial amalgama entre candor infantil y diosa del sexo hardcore.


Con su vestidito blanco y su corona de flores sobre el cabello, Cicciolina se convirtió en el ícono de la transgresión: fue suyo el primer seno desnudo que se vio en transmisión televisiva en directo en Italia, en la RAI (radio y televisión pública), en 1978.

La idea de ingresar a la política le rondaba desde 1979, cuando se había presentado en una 'Lista del Sole', que fue un completo fracaso. En 1987 logró ser elegida diputada como segunda cabeza de lista del Partido Radical, que obtuvo 20.000 votos, gracias a su discurso en pro de los derechos humanos y en contra de la energía nuclear y al apoyo de sus 'cicciolinos', los fans de su programa radial erótico. Cuatro años después fundó el Partido del Amor.



"¿Qué pasó con Lenin en la morgue?", el juego que enfurece a los comunistas rusos

¿Qué pasó con Lenin en la morgue? mancha su memoria. Así lo entienden los comunistas rusos y Mijaíl Abramián, el secretario de la oficina regional del Partido Comunista de Rusia, quien elevó una queja oficial ante el organismo supervisor de los medios en Rusia -Roskomnadzor- para que el juego sea dado de baja en la App Store.

Según Sputnik, el servicio de prensa del partido, la demanda se debe a que el usuario tiene que quitar todos los órganos internos del padre fundador del comunismo. Para sus seguidores, el videojuego es "horrible y necesita una reacción inmediata de órganos reguladores y policiales". A su vez, el Partido envió una solicitud a la Fiscalía General para que el creador de la aplicación sea identificado y procesado ante la Justicia.

Según se informó, el juego cuesta 3,5 dólares.

No es la primera vez que sucede un caso similar. Hace un año, supervivientes del Holocausto solicitaron a Google que modificara Ingress, un juego de guerra ambientado en el mundo real. Muchos de los lugares seleccionados para comenzar las conquistas eran sitios donde se levantaron los campos de concentración. Una filial de la compañía, Google Niantic Labs, se comprometió a modificar el juego.



120 maravillosas imágenes de nuestro maravilloso planeta







¡Estos japoneses son raros hasta para vestirse!







Después de unas cuantas copas las cosas se descontrolan un poco...







Ser padres en el mundo animal...