jueves, 18 de agosto de 2016

¡Esto es el colmo! ¿Hasta las gallinas...?...y otras imágenes divertidas







Los padres primerizos lo entenderán







Formas correctas de arruinar una foto







La desconocida espía que impidió que los nazis construyeran su primera bomba nuclear

Corrían los años 40 y el mundo se derrumbaba. La Segunda Guerra Mundial se encontraba en su máximo apogeo, las superpotencias luchaban entre ellas y los muertos se iban acumulando en las cunetas de medio mundo.Y mientras, los aliados y el Eje invertían sus esfuerzos en conseguir algo que podría cambiar el curso de la guerra para siempre. El bando que pudiera construir una bomba atómica sería el ganador de la contienda.

En agosto de 1939, el científico Albert Einstein ya advertía por carta al presidente Franklin Roosevelt del potencial del régimen de Adolf Hitler para desarrollar una bomba de uranio. Aquella misiva provocó que Estados Unidos y los nazis comenzaran una carrera a contrarreloj para hacerse con el control del metal más mortal de la tierra.

El uranio de la mayor parte del mundo era poco enriquecido, y por tanto inadecuado para construir las primeras bombas atómicas. Pero había una mina en un lugar remoto que, a través de un extraño fenómeno natural, contenía hasta un 75% de uranio. Una mina por la que lucharon en secreto los dos países durante los años 40.

El yacimiento de uranio de Shinkolobwe se encontraba en África, en el Congo Belga (actual República Democrática del Congo) y el riesgo de que los nazis transportaran el uranio fuera de la colonia belga era cada vez mayor.

Para prevenir esa posibilidad, la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS por sus siglas en inglés), un servicio de inteligencia precursor de la CIA, estableció una estación de vigilancia permanente en el Congo.

La misión era tan secreta, que la mayor parte de los agentes implicados creyeron que estaban impidiendo el contrabando de diamantes. Solo unos pocos sabían lo que estaba pasando en realidad, aunque la mayoría de ellos desconocían el verdadero peligro del uranio. Entre estos valientes se encontraba Shirley Chidsey, una de las pocas mujeres de la OSS que llegaron a servir fuera de suelo estadounidense. Y esta es su extraordinaria historia.

La mujer que arrebató el uranio a los nazis
Shirley Chidsey era una mujer pequeña, de ojos grises y pelo castaño que creció en una casa en Swarthmore, Pennsylvania, donde era una habitual de las páginas de sociedad. Pero Shirley necesitaba en su agenda algo más que bailes, cócteles y actos benéficos aburridos.


Según un estudio, la mayoría de los homófobos son gay reprimidos.

En abril de este año, un informe del portal adulto Game Link puso de manifiesto que aquellos lugares de Estados Unidos en los que se aprueban leyes homófobas son, justamente, aquellos en los que el porno gay es más popular.

Estos datos, han sido interpretados por algunos como una prueba de la famosa creencia de que la homofobia no es más que homosexualidad reprimida. Ahora, un nuevo estudio se ha propuesto confirmar o desmentir esta teoría.

Publicado recientemente por el Journal of Sexual Medicine, en Homofobia: ¿Una atracción impulsiva hacia el mismo sexo? investigadores de la universidad de Ginebra han analizado a 38 hombres supuestamente heterosexuales.

En primer lugar, los científicos determinaron su nivel de homofobia y después participaron en una serie de experimentos con fotografías para evaluar sus tendencias homosexuales a través de estímulos.

En el más determinante de todos ellos, los hombres debían puntuar fotos de parejas gays y heterosexuales mientras los investigadores monitorizaban cuánto tiempo permanecían sus miradas sobre cada fotografía.

Literalmente, los resultados revelaron que los hombres calificados con un mayor grado de negatividad hacia los homosexuales habían mirado significativamente durante más tiempo las imágenes de parejas gays que las protagonizadas por hombres y mujeres. Justamente al contrario de lo que hicieron los considerados como más tolerantes, que pasaron a otra foto antes.

Aunque los propios científicos han aclarado que no pueden confirmar que el hecho de mirar durante más tiempo la fotografía confirme unos deseos sexuales reprimidos, otro estudio realizado en 1996 refuerza este estudio y la teoría.

Entonces, 35 homófobos declarados y 29 hombres no homófobos fueron expuestos a porno gay, lésbico y heterosexual mientras se monitorizaban directamente sus penes.

Los resultados coincidieron. Solo los hombres homófobos tuvieron una mayor erección con el porno gay. Por lo que, en aquella ocasión, los investigadores sí se atrevieron a determinar que la homofobia estaba relacionada con una excitación homosexual que el sujeto puede negar o no ser consciente de ella.



Dijo que los desastres naturales son un castigo a los gays...¡y se le inundó la casa!

Lo mejor de los idiotas y estúpidos es que, por norma general, no hace falta hacer ningún esfuerzo por dejarlos en evidencia: se les da maravillosamente cavar sus propias tumbas ellos solitos.

Y cuando hablamos del tipo de estúpido que utiliza a Dios para justificar sus idioteces, podemos abrirnos una cerveza y sentarnos a disfrutar de verlo arder. O, en este caso, a ver como se inunda su casa.
Parece que a Tony Perkins, el presidente del Consejo de Investigación Familiar (una organización anti-LGTBI considerada un "grupo de odio" en el sur de Estados Unidos) su querido señor Jesucristo le quiso mandar un toque de atención.

Perkins, que ha proclamado a diestro y siniestro que los desastres naturales son un castigo divino para castigar a los pecadores, en especial a los homosexuales y a quienes los apoyan, perdió su casa en una terrible inundación en Lousiana esta semana. La catástrofe se ha llevado por delante 40.000 hogares y ha matado a 11 personas.

El líder de éste grupo anti-gay se vio obligado huir de su hogar en canoa y tendrá que vivir junto a su familia en un campamento durante los próximos seis meses mientras su casa es reconstruida.

Como cualquier buen idiota, Perkins cambia su speech a conveniencia para tratar de mantener sus dudosos razonamientos. Según él, en esta ocasión Dios no estaba enviando esta inundación para castigar a los homosexuales sino, según sus palabras "como un increíble ejercicio para fomentar la espiritualidad y llevarnos al siguiente nivel en nuestro camino hacia un Dios todopoderoso y misericordioso".

Perkins, no es por nada, pero parece que a Dios le caes mal.




Esta sería la explicación definitiva al Dèjá Vu

Crees haber estado ya en esa calle.

Crees haber oído ya esa historia.

Crees haber vivido ya ese mismo momento con anterioridad.

El déjà vu es un fenómeno conocido y común. Al menos dos tercios de la población lo experimentan alguna vez en su vida. Sin embargo, poco se sabe de las causas que desencadenan la sensación fugaz de estar reviviendo algo que nunca sucedió.

Habitualmente se ha creído que el déjà vu consiste en falsas memorias creadas por el cerebro, pero ahora el primer estudio con escáneres de imagen por resonancia magnética parece descartar esa hipótesis. Las conclusiones que deja la nueva investigación sugieren que nuestro cerebro está, en realidad, revisando su banco de memoria, de una forma parecida a cuando tú revisas la carpeta en la que guardas tus fotos en busca de una imagen concreta.

Un equipo de la Universidad de St Andrews (Escocia) encabezado por el psicólogo Akira O'Connor ha estudiado el fenómeno en el laboratorio. Los investigadores usaron un método estándar para originar 'falsas memorias'. Ese proceso consiste en leer a una persona una lista de palabras relacionadas —como cama, almohada, noche, sueño, etc.—, pero sin mencionar la palabra que las conecta a todas, en este caso, dormir. Curiosamente, cuando más tarde se le pregunta a esa persona por las palabras que ha escuchado, tiende a creer que también ha oído "dormir".

Así se implanta una falsa memoria, pero no es lo mismo que la sensación de dèjá vu. Por eso, para desencardenar esa sensación, los investigadores diseñaron un experimento con un paso añadido. En primer lugar, les leyeron a los voluntarios la lista de palabras relacionadas omitiendo "dormir". Luego les preguntaron si habían escuchado alguna palabra que comenzara por "D". Los participantes contestaron que no. Después, les preguntaron si habían oído la palabra "dormir". Esa simple pregunta trajo confusión a sus cabezas.

En línea con los resultados del experimento original, sentían que habían oído la palabra dormir. Pero a la vez sabían por su respuesta a la pregunta anterior —la que les inquiría sobre si habían oído alguna palabra que comenzara por "D"— que no podían haberla oído. Y aún así sentían que sí, su cerebro les decía que sí "recordaba" haberla oído. Los participantes "informaron que habían tenido esta extraña experiencia de déjà vu", señala O'Connor.

Los voluntarios se encontraban en el interior de una máquina de imágenes por resonancia magnética mientras se realizaba el experimento, de manera que los investigadores pudieran observar su cerebro. Esperaban que regiones cerebrales involucradas con la memoria, como el hipocampo, se activaran. Sin embargo se encendieron las áreas frontales.

O'Connor y su equipo sostienen que lo que se produce en el cerebro durante el déjà vu es en realidad un proceso de toma de decisiones o de resolución de conflictos. El cerebro estaría haciendo "fact-checking", revisando su base de recuerdos igual que verificamos datos, y enviando señales cuando encuentra algún tipo de error, algún conflicto entre lo que ha experimentado de forma efectiva y lo que creemos que hemos experimentado.

En este sentido, indican los investigadores, el déjà vu sería un indicio de que el sistema de control del cerebro está funcionando bien. Esto podría explicar además por qué el déjà vu lo experimentan sobre todo personas jóvenes y no se suele dar en edades más tardías, momento en el que la memoria comienza a deteriorarse.
De momento, las conclusiones del estudio son una mera interpretación, una hipótesis que necesita ser refrendada. Aún así, aporta una nueva perspectiva a un fenómeno que sigue envuelto en misterio: el déjà vu como una especie de verificación de hechos de nuestra propia biografía.




WTF!: Esta mujer está embarazada hace 17 meses!

Wang Shi, una mujer de la provincia de Hunán (China), está embarazada desde hace 17 meses y, como no da a luz, dentro de pocos días le practicarán una cesárea. Con su registro, esta persona ha batido el anterior récord Guinness de gestación por cuatro meses, comunica 'People's Daily'. 


Como Wang Shi se quedó embarazada en febrero de 2015, la fecha prevista para su parto era el pasado 15 de noviembre. Sin embargo, cuando llegó el día su bebé no mostró ninguna intención de conocer el mundo.

La mujer acudió cada semana al hospital para confirmar que el proceso seguía su curso correcto y, al 14.º mes de gestación, los médicos descartaron intervenir porque el feto todavía no estaba preparado para afrontar una operación.

El marido de Wang Shi ha declarado que "algunos especialistas aseguran que existen mujeres que parieron después de 13 meses de embarazo, pero no saben de ninguna que haya alcanzado los 17 meses y no pueden explicar este caso".

En estos momentos, Wang Shi tiene buena condición física, su bebé pesa 3,8 kilogramos y los planes establecidos indican que pasará por quirófano cuando llegue a los 18 meses de gestación.



Maquillaje aterrador y repulsivo (Sensibles abstenerse)

Aún sabiendo que esto es únicamente maquillaje no deja de sorprender, causar asco y hasta un poco de miedo. Esta chica de 17 años, Tiffany Base, demuestra sus increíbles dotes para el maquillaje. 


Ella ha sorprendido recientemente a sus seguidores en Instagram quienes han quedado sin palabras ante sus últimos trabajos. Indudablemente el arte del maquillaje no tiene secretos para ella, pero a nosotros simples mortales nos deja helados.

Si aún después de la advertencia quieres mirar su trabajo, puedes hacerlo después del salto.

Después no digas que no te avisamos...

La ropa (menos) apropiada para ir al supermercado...







El curioso caso del atleta olímpico que quedó desclasificado por su pene...


El atleta japonés de salto con garrocha Hiroki Ogita expresó su malestar luego de que varios reportes que se hicieron virales señalaran que su pene le había impedido progresar en las Olimpiadas de Río.

Un video que mostraba al deportista golpeando el listón con lo que lució para algunos como su pene debajo del uniforme se difundió ampliamente en línea.

Su pierna ya había hecho contacto con el listón, que estaba a 5,45 metros, y su brazo terminó de hacerlo caer.

"No esperaba que los medios extranjeros me derrumbaran así", dijo en su cuenta de Twitter el japonés de 28 años.

"Si hubiera sido cierto es diferente, pero debo decir que me siento bastante devastado porque hayan llevado esto tan lejos hasta inventar para ridiculizarme tanto".

Un experto en salto en garrocha dijo que pensaba que este había sido un caso de un infortunado ángulo de la cámara.

"Ya había tocado muchísimo el listón", dijo el entrenador David Yeo desde Singapur.

"Estaba destinado a desencajarse. Creo que el incidente simplemente fue que la tela se fue arrugando en el sitio equivocado".

La camiseta suelta de Ogita pudo haber tenido contacto con el listón, según algunos observadores.

En su segundo intento, Ogita logró pasar por los 5,45 metros, pero eso fue todo, así que la falta anterior le costó su participación en los Juegos.

Sin embargo, sus fanáticos lo apoyaron por internet, diciéndole que no se preocupara y asegurándole que la cobertura mediática no había sido del todo hostil.

La usuaria @wotarou0019kota escribió un tuit en japonés que decía: "¡No te estreses y sé positivo! También soy atleta y a veces esas cosas pasan. Es maravilloso que hayas podido estar en un escenario mundial, así que ¡mantén tu cabeza en alto y sigue saltando!".

A pesar de la consternación del atleta, quiso motivar a sus seguidores a interesarse en el deporte.

"Les soy honesto, es bastante difícil, pero supongo que como estoy en los focos esto puede ser una especie de oportunidad", escribió.

"No importa si lo hacen de chiste o lo que sea, pero les pido que vayan a ver una competencia en un estadio alguna vez en sus vidas. Espero que aprecien, así sea un poco, el gran deporte que es salto con garrocha".
Tras el enfado inicial, el japonés luego expresó que había sido capaz de verle el lado gracioso: "Mirándolo de nuevo, esto es muy gracioso, si lo digo yo mismo. ¡JA!".



Humor desayunado

 




 


Los efectos sobre nuestro cuerpo de tener una Internet lenta

Internet se ha convertido en una tecnología tan ubicua y necesaria para nuestro desempeño diario que, incluso, debería ser un derecho, y por tanto su conexión también debería ser gratuita.


De hecho, la conexión deviene en tan importante para nuestras vidas que su ralentatización, por cualquier motivo, puede ser objeto de efectos fisiológicos medibles.

Es al menos lo que sugieren los estudios realizados por el neuropsicólogo David Lewis. 

Lo que hizo este investigador fue ralentizar deliberadamente la conexión a internet de una serie de voluntarios que estaban en su laboratorio y, a continuación, medir lo que pasaba en su cuerpo. Según afirma:

A medida que los voluntarios se desesperaban al no poder descargarse el archivo en el tiempo necesario para rellenar los documentos, el ritmo cardíaco y la presión arterial aumentaba, y también lo hacían sus niveles de estrés fisiológico (...) manifestaron signos físicos de ansiedad y, muy a menudo, de rabia y una enorme frustración.

Los motivos por los que la internet no funciona correctamente son diversos: el ancho de banda, el mal rendimiento de tu dispositivo, la presencia de un virus o incluso las famosas cookies, archivos que almacenan información sobre tu navegación.



Para no engriparte: no salgas de casa por la mañana

Muchos de los remedios que se prescriben para tratar o prevenir el resfriado o la gripe no tienen base científica sólida. De hecho, los investigadores médicos sólo están empezando a desentrañar la amplia gama de factores que afectan a nuestra susceptibilidad a contraer una infección.

Recientes investigadores parecen que sugieren que nuestro reloj biológico (todos los seres vivos tenemos un cronómetro interno que dirige los procesos fisiológicos y las conductas que el organismo lleva a cabo de manera periódica y en un tiempo determinado) tiene un importante papel en cómo y cuándo somos infectados.

El ataque de los virus
¿Qué sucede cuando un virus se encuentra con una célula? En primer lugar, tiene que entrar por una barrera protectora llamada la membrana celular. Entonces debe secuestrar el interior de la célula "huésped" para subvertir y desviar todos los recursos para copiarse millones de veces. Una vez que se forma un ejército de clones idénticos, la célula se destruye en el proceso.

Nuestro sistema inmune contrarresta los organismos invasores e invoca mecanismos para detener la entrada de virus, la replicación y la propagación. Este sistema de defensa no solo trabaja en el nivel de las células individuales, sino también en tejidos especializados del cuerpo.

Y ¿qué tiene que ver nuestro reloj biológico en toda esta batalla microscópica? Nuestro reloj biológico funciona gracias a las reacciones químicas y los interruptores genéticos que controlan rítmicamente miles de genes en las células. Dado que nuestras células son fábricas en miniatura, el virus es menos probable que tenga éxito cuando la línea de producción está parada.

Esto es lo que hemos probado en el laboratorio, mediante la infección de células y ratones en diferentes momentos del día. Se encontró que los virus son menos capaces de infectar por la tarde. Por el contrario, por la mañana temprano, nuestras células son zonas de actividad biosintética, al menos desde el punto de vista del virus. Por lo tanto, si un virus trata de hacerse cargo de una célula al amanecer, es mucho más probable que tenga éxito, y se extendienda rápidamente.

Esta vulnerabilidad también aparece cuando alteramos nuestro reloj biológico. Por ejemplo, cuando viajamos muchos husos horarios por el planeta Tierra y se los días y las noches se alteran, produciéndose lo que popularmente se conoce como jet lag.

Esta vulnerabilidad, pues, tiene lugar durante el jet lag, pero también en otros momentos en los que alteramos los ritmos biológicos, como al hacer turnos nocturnos y diurnos en el trabajo. Por ejemplo, ya sabemos los trabajadores por turnos son más propensos a contraer infecciones.

¿De qué sirve todo esto para evitar infecciones a nivel global? Por ejemplo, adaptando las vacunas a dosis por la mañana, cuando el cuerpo es más proclive a ser infectado, como sugiere un estudio realizado por un equipo de la Universidad de Birmingham.

Otra opción sería evitar ir a trabajar por las mañanas, y quedarse en casa, para así evitar el contacto con posibles portadores de virus. Por la tarde ya estaríamos más fortalecidos para evitar la infección. Probablemente será una estrategia más eficaz que atiborrarse a vitamina C u otros complementos vitamínicos o remedios naturales.



2 nuevos gadgets para tus mascotas

A la mayoría nos resulta imposible dedicar a nuestras mascotas todo el tiempo que nos gustaría, así que la comercialización de cualquier gadget tecnológico con control remoto que nos ayude a que se sientan menos solos cuando no estamos en casa siempre es bienvenido. El cuidado virtual nunca podrá sustituir al cuidado en persona, pero al menos en parte paliará nuestras ausencias.

Petcube es un dispositivo que se conecta a la red wifi y permite a los propietarios de perros y gatos interactuar con ellos de manera remota a través del smartphone, ya sea iPhone o Android. La comunicación es bidireccional: la persona puede hablar con su mascota y también, gracias a un micrófono que incorpora el gadget, escucharla.

Surgió hace unos meses, pero ahora se lanzan dos nuevos modelos que son versiones mejoradas del invento. Ambas cuentan con dos canales de audio –para hablar y escuchar–, una cámara que graba a 1080p, zoom digital de 4x y visión nocturna –para que puedas ver lo que sucede incluso en la oscuridad de la noche–. Gracias a las características avanzadas de su cámara, podrás ver, hablar y divertirte con tu animal de compañía en cualquier momento y lugar.


Por un lado, se encuentra el Petcube Play, que promueve el juego y el ejercicio como lo hacía el dispositivo original (aunque esta nueva versión es mucho más pequeña). Incorpora un punto láser que podrás mover por control remoto con ayuda de tu móvil –en concreto a través de la aplicación Petcube– y te permitirá jugar con tu mascota (parece pensado sobre todo para los gatos).


Por otra parte, está el Petcube Bites, con un dispensador de golosinas que también podrás hacer funcionar a distancia con la app, y que sustituye al láser para jugar. De esta manera, podrás cuidar, formar y recompensar a tu mascota (en este caso, el invento parece más dirigido a perros) cuando estés lejos. Si vas a estar demasiado liado en el trabajo, también puedes programar el dispensador para que suministre a tu animal de compañía las golosinas a unas horas concretas; incluso tienes la opción de dejar grabados mensajes personalizados para el momento en que se lancen las galletitas. Asimismo, te llegará una notificación cuando necesites reponer el alimento.

El precio del Petcube Play y del Petcube Bites, que buscan financiación en la plataforma de crowdfunding Kickstarter –de hecho, a 15 días para la finalización del plazo, sus creadores ya habían superado con creces los 200.000 dólares que necesitaban para poner en marcha el proyecto–, es de 119 dólares  el primero y 149 dólares el segundo. El envío de las unidades a sus compradores está previsto para enero de 2017.