domingo, 25 de septiembre de 2016

Las 5 (infalibles) leyes de la estupidez humana

Es en serio. Igual que Isaac Newton desveló las leyes del movimiento que hacen que los planetas dancen en sus órbitas, que los satélites no caigan sobre nuestras cabezas y que las manzanas caigan siempre hacia el suelo, el profesor de la Universidad de California Carlo Cipolla ha descubierto cómo los estúpidos se mueven por todas las esferas sociales, arruinan los mejores planes y perjudican a sus semejantes sin obtener nada a cambio. No recibirá un Nobel por ello, pero sus leyes son vitales para el futuro de la humanidad.
  • No puedes escapar de ella La primera ley establece que “siempre, inevitablemente, subestimamos el número de estúpidos en circulación”. Tener en cuenta esta revelación te ayudará a estar preparado para lidiar con una inevitable avalancha de boberías.
  • Está en todas partes Moverte entre reputados directivos, científicos laureados y grandes figuras del pensamiento no te librará de los estúpidos. En términos más académicos, la segunda ley reza así: “La probabilidad de que una persona determinada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona”.
  • Un pesado lastre social Para Cipolla, los estúpidos son como agujeros negros que se tragan nuestro tiempo, energía, salud, dinero y buen humor: el conductor con incontrolada histeria, el tarugo que comienza todas las peleas... Nunca olvides su definición de a estos sujetos, según su tercera ley: “Una persona estúpida es un individuo que causa pérdidas a otra, o a un grupo, sin recibir ninguna ganancia, e incluso incurriendo en pérdidas para sí mismo”.
  • Está infravalorada Quienes no lo son, siempre subestiman el poder destructor de los estúpidos. En particular, olvidan constantemente que a todas horas, en todos los lugares y bajo cualquier circunstancia, tratar y/o asociarte con ellos acaba pagándose caro”. Si la cuarta ley ha funcionado desde el principio de los tiempos, las pérdidas que la estupidez ha infligido a la humanidad son incalculables.
  • No hay tonto bueno Son imprevisibles, temerarios, inconscientes, irresponsables y muchas más cosas, ninguna buena para Cipolla. “Un individuo estúpido es el tipo de persona más peligrosa”, dice su quinta ley. Para este profesor, son poco menos que bombas con patas.

La naturaleza es adicta a la cafeína

Es la hora del café y no puedes aguantar ni un segundo más alejado de su olor a tostado. No te preocupes, es natural. La evolución tiene la extraña manía de regalarnos el estimulante sea como sea, por un medio u otro. Al menos, es la impresión que a uno le queda con una investigación publicada en la revistaProceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) esta semana.

Un equipo liderado por Todd Barkman, de la Universidad de Michigan Oeste, ha descubierto que, aunque el cacao, el guaraná, la naranja, el café y el té produzcan cafeína, tienen varias maneras de hacerlo. Las distintas plantas han evolucionado para producir el estimulante. O sea, que la naturaleza está empeñada en que las plantas produzcan cafeína y no somos nadie para despreciar su insistente ofrecimiento.

Unas 30 de las 300.000 especies de plantas con flor que hay, más o menos, producen cafeína. Y las usan, entre otras cosas, para atraer polinizadores y como plaguicida natural. Los científicos ya sabían que las plantas de café y de té usan mecanismos moleculares distintos para producir la cafeína. En concreto, que recurren a distintas enzimas, moléculas necesarias para que las reacciones químicas tengan lugar en las células. Pero los experimentos de Barkman han añadido diversidad a este panorama.

Han concluido que el cacao, el guaraná y la naranja también utilizan otras estrategias químicas que el café y el té, una novedad interesante. Es más, el científico ha resucitado enzimas que las plantas emplearon en el pasado y que también estaban involucradas en el proceso. Es un hallazgo importante que deja claro que por mucho que el mundo se mueva constantemente, avance, evolucione, cambie, siempre



Los 5 trofeos mas extraños del mundo del deporte

Tras un duro camino de competencia, los deportistas quieren llegar a la final y alzarse con el trofeo. En la mayoría de los casos quedan retratados en una fotografía, que después repasan a lo largo del tiempo.

El diseño del premio es un detalle que nadie pasa por alto ya que es el símbolo que representa al torneo. Una piedra, un ventilador y hasta una pera forman parte de las extrañas formas que puede tomar un galardón.

El Abierto Mexicano de tenis se disputa desde 1993. El último campeón fue el Austriaco Dominic Thiem, quien después de vencer a australiano Bernard Tomic (7-6, 4-6, 6-3) posó con su trofeo en forma de "pera".

El trofeo de la carrera de ciclismo Paris-Roubaix es uno de los más curiosos. En 2016 Mathew Hayman salió campeón y se mostró feliz tras conquistar el torneo y hacerse con una… piedra.

Cristie Kerr besó el trofeo no apto para malpensados que recibió por ganar el torneo de la LPGA Longs Drugs en los Doce Puentes del Golf Club en Lincoln, California, el 21 de abril de 2002.

Este año, el tenista eslovaco Martin Kližan logró vencer al uruguayo Pablo Cuevas en dos sets (6-1 y 6-4) y se alzó con el ventilador que entrega el ATP 500 de Hamburgo.

El Floy of Rosedale es un premio que se entrega en el fútbol americano. Desde 1935, la Universidad de Iowa y la de Minnesota intenan hacerse con el cerdo que entrega la competencia como trofeo.





Los ancianos separados tras 62 años de matrimonio volvieron a estar juntos

Una pareja alemana que había sido forzada a separarse en Canadá tras 62 años de matrimonio logró hacer escuchar su pedido y encontró un centro de atención con cupo para ambos y así compartir juntos sus últimos años de vida.
Wolf Gottschalk, de 83, y su esposa Anita, de 81, se enamoraron durante su adolescencia en Dusseldorf y se casaron en 1954. Poco después de la boda, emigraron a Surrey, en Norteamérica, donde tuvieron tres hijos.

Por su delicado estado de salud, su familia consideró a comienzos del 2016 que necesitaban asistencia permanente en un hogar geriátrico, pero los centros de la zona no tenían espacio para recibir a dos personas.

La triste fotografía del momento en el que tuvieron que separarse conmovió a las redes y se viralizó, lo que impulsó su búsqueda de un lugar en el que puedan compartir sus días.
Sin embargo, el período no fue de separación total. Su familia trasladaba a Anita cada día, en un recorrido de 30 minutos, para que pueda ver visitar a Wolf. Todos los días debían separarse en una dolorosa escena.

La larga espera por una vacante en la residencia de Morgan Heights llegó a su fin esta semana. "La reunión vio lágrimas de alegría para todos los involucrados", relató Ahsley Bartyik, nieta de la pareja en Facebook. "Ahora estarán bajo el mismo techo por sus años restantes. No podríamos estar más agradecidos", exclamó.

El video compartido muestra la emoción de la pareja al reencontrarse de forma definitiva. "Mírame, mírame. Te amo", le dice Anita a su esposo en una magnífica y sentimental escena.

La familia también agradeció a las autoridades y resaltó que la campaña también hizo público el pedido de otras parejas en situaciones similares, y seguirán luchando para que sus reclamos tengan el mismo desenlace.



12 películas de ciencia ficción que causaron asombro en los años '50

«Planeta prohibido» (1956)

Esta película de ciencia ficción, dirigida por Fred M. Wilcox, estuvo inspirada en «La tempestad», de William Shakespeare. El filme contaba la historia de un grupo de astronautas que llega a un planeta lejano, con objetivo de encontrar a una antigua expedición que desapareció sin dejar rastro. Grande es la sorpresa de los visitantes cuando en esta lejana tierra encuentran a uno de los antiguos tripulantes vivos, junto a su hija y un robot llamado Robby. Una trama singular para la que se emplearon unos efectos especiales sorprendentes para la época. Otro detalle importante, además de que en el filme intervenía Leslie Nielsen, es que su protagonista femenina, Anne Francis, se convirtió en «Planeta prohibido» en la primera actriz en aparecer en minifalda en el cine.

«La humanidad en peligro» (1954)

Dirigida por Gordon Douglas y protagonizada por James Whitmore y Edmund Gwenn, con Warner Bros. detrás de la producción, «La humanidad en peligro» cuenta las consecuencias inesperadas de unas pruebas atómicas realizadas por el Ejército en un desierto del suroeste de los Estados Unidos. Como resultado de las radiaciones, las hormigas sufren una mutación que las hace crecer hasta alcanzar gigantescas dimensiones, convirtiéndose en una importante amenaza para las ciudades más cercanas. Aunque no se hizo con la estatuilla, el filme estuvo nominada al Oscar a los Mejores efectos especiales en 1954.

«La invasión de los ladrones de cuerpos» (1956)

Una película que aún es admirada seis décadas después por los aficionados al cine de ciencia ficción, que la han convertido en un título de culto. Se trata de un maravilloso filme de serie B dirigido por Don Siegel, en el que se contaba una invasión de alienígenas que llegaban en unas vainas gigantes y suplantaban de forma paulatina a los habitantes de una pequeña ciudad californiana. Solo era posible detectar el cambio porque los impostores eran incapaces de expresar el menor sentimiento. Es famoso el primer plano de su protagonista, Kevin McCarthy, gritando a cámara «¡Vosotros seréis los siguientes!». En aquella época, la cinta tuvo diversas interpretaciones políticas. Con su «remake» de 1978, dirigido por Philip Kaufman y casi tan bueno como el original, no ocurrió lo mismo.

«Plan 9 del espacio exterior» (1959)

Detrás de esta joya está Ed Wood, que en el filme se hizo llamar Edward D. Wood Jr. El director y guionista, con Bela Lugosi como protagonista, hizo de «Plan 9 del espacio exterior» una de esas películas que, sin grandes aspiraciones artísticas, buscaban entretener de manera rápida y eficiente al público que acudía a las salas. El considerado por muchos como el peor director de la historia convirtió esta cinta, sin embargo, en su título más conocido de su carrera, por ser precisamente el de menor calidad según los críticos. El argumento trataba de unos extraterrestres que atacan la Tierra y convierten los cadáveres en zombis para evitar que la humanidad destruya la galaxia.

«El increíble hombre menguante» (1957)

«El increíble hombre menguante» es otra película de culto del cine de ciencia ficción en blanco y negro. Unos efectos especiales increíbles para contar la historia de un hombre que, tras verse envuelto en una misteriosa nube durante un viaje recreativo por mar, comienza a notar que su cuerpo empieza a hacerse cada vez más pequeño. Una trama aparentemente sencilla en la que muchos espectadores vieron un mensaje filosófico detrás.

Los premios Nóbel de la Paz mas incromprensibles

Hay decisiones sobre a quién se le da del Nobel de la Paz muy difíciles de comprender, y en ningún caso se puede alegar desconocimiento porque ya se conocían bien todos. 
En 1906, por ejemplo, le dieron la medalla dorada al presidente estadounidense Theodore Roosevelt por su mediación para acabar con la Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905), cuando lo cierto es que con él empezó el imperialismo estadounidense: intervino en la manipulada Guerra de Cuba (1898) y en la Filipino-Estadounidense (1899-1902), instigó revueltas en Panamá y estableció la infausta base de Guantánamo (1903), e invadió la República Dominicana (1905).

Nada menos que Nicolás II, motejado el Sanguinario a causa de los episodios terribles que se vivieron durante su reinado, como el Domingo Sangriento y los olvidados pogromos antisemitas, y que agitó el expansionismo ruso y se resistió a que limitaran su autocracia, estuvo presente en la carrera por el Nobel de la Paz. 
En 1919, se lo concedieron a otro presidente yanqui, Woodrow Wilson, por la fundación de la Sociedad de Naciones, el cual había llevado a cabo una política de injerencia castrense en México (1914), Haití (1915) y la República Dominicana (1916), había repuesto el Servicio Militar Obligatorio en 1917 para la intervención en la Primera Guerra Mundial (1914-1919) y, para rematar, dio fuelle a la segregación racial y apoyó públicamente al rabioso Ku Klux Klan.

El fascista Benito Mussolini, que gobernó Italia dictatorialmente entre 1922 y 1943 y fue aliado de la Alemania nazi y de la España de Franco, fue candidato al premio en 1935 a cuenta de los profesores de la alemana Universidad de Giessen. 

No es el mismo caso, desde luego, de la nominación en 1939 del abominable Adolf Hitler a propuesta del parlamentario sueco E.G.C. Brandt, un antifascista confeso que únicamente pretendía ironizar sobre el clima político pronazi de su país. Pero resultó que, en vez de un rechazo palmario, hubo un debate bullicioso sobre si merecía el Nobel, lo que confirmó el acierto de la crítica de Brandt.

Humor aguantado







WTF! de domingo







La ayuda del lenguaje corporal en nuestra forma de ver el mundo y de interactuar con él

Las investigaciones indican que los movimientos del cuerpo y las expresiones faciales afectan nuestro modo de ver el mundo. En un estudio realizado en 2003 por la Universidad Estatal de Ohio y la Universidad Autónoma de Madrid, se hizo creer a los participantes que se estaban probando los auriculares con los que escuchaban un editorial para inducirlos a afirmar o negar con la cabeza. A los sujetos que negaron, las razones endebles los convencieron menos, mientras que a quienes asintieron, las razones sólidas los convencieron más.

Richard Petty, coautor del estudio, aconseja afirmar con la cabeza al practicar el pensamiento positivo y negar si nos vienen ideas negativas. “Hay quienes piensan positivamente pero no confían en sí mismos”, dice. “Enderézate en tu asiento, afirma con la cabeza y te llenarás de bienestar y confianza”.

Hace poco se empezó a estudiar cómo es que los movimientos del cuerpo afectan el estado de ánimo. En un estudio realizado en 2010 por las universidades Harvard y Columbia, se pidió a 42 sujetos que adoptaran posturas expansivas (asociadas con el poder) o constrictivas (asociadas con la impotencia). Una postura expansiva era ponerse de pie y apoyarse contra una mesa con las manos separadas al ancho de los hombros y las palmas hacia abajo; una postura constrictiva, pararse con los pies cruzados y abrazarse uno mismo.

Bastaron dos minutos para sentir efectos psicológicos: las posturas de poder hacían a los sujetos sentirse más aptos y correr más riesgos en un juego de azar; hubo también efectos físicos: quienes adoptaron posturas de impotencia tenían mayores niveles de la hormona del estrés cortisol y menores niveles de testosterona.
Si el andar desenvuelto y la sonrisa ancha infunden confianza y bienestar, ¿por qué no aprovecharlos? La investigadora Amy Cuddy, de la Facultad de Administración de la Universidad Harvard y coautora del segundo estudio, señala que las posturas de poder son eficaces en todo el reino animal. A las personas les aconseja pararse derechas con los pies separados y las manos sobre las caderas, al estilo de la Mujer Maravilla, o reclinarse en una silla con las piernas extendidas y las manos entrelazadas en la nuca. Sea cual sea la postura, tiende a abarcar más espacio y expresa bienestar.

El lenguaje corporal sirve además para influir en la forma en que nos ven los demás, por lo que podemos usarlo para lograr resultados satisfactorios en varios aspectos de nuestra vida:
  • Para conseguir un empleo En vez de aguardar sentado en la sala de espera, adopta una pose que refleje poder, como levantar los brazos en V o pararte con las manos sobre las caderas; haz esto en el baño o en el ascensor. Según la psicóloga social Amy Cuddy, adoptar estas posturas tan sólo dos minutos reduce el estrés y aumenta la seguridad en uno mismo.
  • Para conectarte con tu pareja Si tu pareja se sujeta una muñeca con la otra mano, podría ser señal de tristeza o de dolor. “Quizá parezca que se está acomodando el reloj, pero es un ademán defensivo e indica inseguridad”, afirma la experta en lenguaje corporal Patti Wood. Dile algunas palabras de consuelo, o bien, dale un abrazo cariñoso para que baje su escudo protector.
  • Para calmar a los niños Hablar despacio los relaja, mientras que hacerlo con voz rápida y fuerte los molesta o asusta, indica un estudio realizado en la Universidad de Maryland, en Baltimore. Practica con este juego: diles frases a tus hijos haciendo una pausa de cinco segundos entre palabra y palabra.
  • Para conquistar a alguien Para transmitirle tu interés, prueba esto cuando estén cenando: apoya una mano en la mesa con los dedos apuntando hacia la otra persona. Si no sientes la conexión, coloca las manos bajo tus muslos.
  • Para hacer migas en el lugar de trabajo Saluda de mano a tus compañeros. Hacer contacto físico aunque sea una fracción de segundo puede crear un vínculo. El contacto también aumenta los sentimientos de confianza y disminuye el estrés.
  • Para bajar de peso Un estudio publicado en la revista Journal of Consumer Research reveló que personas puestas a dieta que tensaban los músculos del brazo cuando se les daba a elegir entre una barra de chocolate y una manzana tendían más a escoger la opción saludable que las personas que no los tensaban.
  • Para ser creativo Gesticula con ambas manos durante las “lluvias de ideas”. Cuando investigadores de Singapur pidieron a los sujetos de un estudio imaginar usos únicos de un complejo de edificios, los que movían las dos manos al hablar tenían ideas más creativas que los que movían una sola mano.
  • Para persuadir al hablar Un tono de voz grave inspira confianza en los demás, indica un estudio de la Universidad McMaster, en Canadá. No tienes que fingir; antes de hablar, junta los labios y emite un sonido gutural varias veces para relajarte, sugiere Carol Kinsey Goman, experta en lenguaje corporal. El estrés puede constreñir tus cuerdas vocales y hacerte emitir una voz más aguda de lo normal.
  • Para corregir los errores ajenos Cuida tu barbilla, dice Greg Hartley, ex interrogador del Ejército de Estados Unidos y experto en lenguaje corporal. Si está muy elevada, transmitirás enojo, y si está muy baja, parecerás cohibido. Una barbilla centrada inspira confianza.


Las gafas, el disfraz de Supermán, podrían funcionar en la vida real

Durante mucho tiempo en la vida real, el disfraz de Superman se ha considerado uno de los peores camuflajes de la historia de los personajes de ficción. ¿Cómo puede pasar desapercibido el superhéroe solo con cambiar de vestimenta y ponerse unas gafas? Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de York ha demostrado que pequeños cambios en la apariencia de una persona, como llevar gafas, pueden dificultar la identificación facial y que quizá no es tan disparatada la estrategia, siempre que la emplee entre desconocidos. 

Para el experimento, el equipo de Robin Kramer, del departamento de Psicología de la Universidad de York, mostró a los participantes un número de caras en distintas poses “naturales”, similares a las que se ven en Facebook u otras redes sociales, y les pedían que decidieron si cada par de imágenes mostraba a la misma persona o no. Las imágenes se mostraban en tres categorías – pares de caras con gafas, imágenes donde nadie llevaba gafas, o donde sólo una imagen llevaba gafas.

La conclusión del estudio, publicado en la revista Applied Cognitive Psychology, es que en los casos donde ambas caras, o ninguna de ellas, llevaban gafas, la precisión estaba en torno al 80%. Sin embargo, cuando sólo una de las dos caras llevaba gafas, bajaba aproximadamente un 6%, un descenso significativo estadísticamente.

“La cuestión de si los habitantes de Metrópolis podrían ser engañados por el simple disfraz de Superman ha estado ahí desde que aparecieron los cómics, pero se convierte en algo serio cuando se aplica a casos de seguridad en la vida real”, asegura Kramer. “Cuando un guardia de seguridad comprueba la foto de un pasaporte con la cara de la persona que tiene en frente, no tienen la ventaja de estar familiarizados con esa cara, como Lois con Superman/Clark Kent. Esto es algo que queríamos investigar con más detalle, porque sabemos por estudios previos que la gente suele equivocarse al emparejar caras con distintas poses o apariencias cuando la persona no les es familiar”.

"También sabemos”, continúa, “que es más fácil emparejar fotos de pasaporte cuando las expresiones faciales y las poses son iguales. Aquí hemos investigado el emparejamiento de caras desconocidas, mostrando a los participantes dos rostros con y sin gafas, y les preguntábamos si las imágenes pertenecían a la misma persona o a dos distintas”.

Los resultados sugieren que normalmente nos es difícil emparejar caras de personas desconocidas y con imágenes que no controlamos, pero los resultados son mucho peores cuando una de las dos caras lleva gafas. La doctora Kay Ritichie, coautora del estudio y perteneciente también al Departamento de Psicología de la Universidad de York, añade: “El términos reales, las gafas no evitarían que Lois reconociera que Clark es de hecho Superman porque le conoce. Para los que no le conocen, sin embargo, la tarea es mucho más difícil, y nuestros resultados muestran que las gafas sí interfieren en nuestra habilidad para reconocer a la misma persona desconocida en distintas fotos”.

Esta investigación podría contribuir a políticas futuras sobre identificación mediante fotos, como las del carnet de conducir o los pasaportes, donde un individuo tiene que coincidir con su imagen por razones de seguridad. “Esperamos que esta investigación puedan aprovecharla las autoridades para ayudar, sobre todo en el Reino unido, donde los individuos que llevan gafas suelen tener que quitárselas para sus tarjetas de identificación”, concluye Ritichie.





El origen de los 4 palos en los naipes

Se dice que los cuatro palos de las cartas alemanas están basados en cuatro clases sociales y los diamantes provienen de ciertos adoquines usados en los pisos de algunas iglesias francesas. 

El primer juego de cartas data de hace unos 1.400 años. En China y en Corea, los palitos marcados con símbolos, que servían para adivinar el futuro, se convirtieron en amuletos para los juegos de azar. Después, los símbolos se dibujaron en tiras largas y estrechas de papel impregnado en aceite, que fueron las primeras cartas. Las cartas coreanas tenían ocho palos: hombre, pescado, cuervo, faisán, antílope, estrella, conejo y caballo. Las chinas solo tres: moneda, sartas de monedas e incontables sartas de monedas.

Como los naipes se hacían de papel o cartón, materiales poco resistentes, es difícil rastrear su historia. Gran parte de lo que sabemos acerca de estas proviene, asombrosamente, de las portadas de algunos libros antiguos. Los encuadernadores de la Europa medieval usaban con frecuencia papel de desecho, entre el que había hojas impresas de cartas para juego sin cortar, para forrar los libros.

Provienen de Francia los mazos de cartas que conocemos hoy día. Probablemente evolucionaron de las cartas numeradas del tarot. Según una leyenda, en 1392, los cortesanos, en un intento por alegrar al melancólico Carlos VI, encargaron a Jacquemin Gringonneur que hiciera tres mazos de cartas. El artista pintó, con muchos colores, lo que probablemente eran las cartas del tarot, sobre fondo dorado. Las cartas no alegraron al monarca. Más tarde, ese mismo año, se declaró que el rey estaba loco, pero los historiadores no pueden precisar si los frecuentes juegos de cartas le afectaron.

Se cree que los comerciantes árabes, los gitanos, los cruzados, los conquistadores musulmanes y también Marco Polo introdujeron las cartas en Europa hacia finales del siglo XIV. De estas cartas, tres juegos de símbolos evolucionaron, todos con cuatro palos. En los juegos italianos y españoles, los palos eran espadas, copas, oros (monedas) y bastos (mazos). Cada palo tenía tres cartas reales: sota, caballo y rey.

Algunos historiadores creen que estas cartas provienen de India, donde los naipes tienen una figura que es mitad Siva, el dios de la destrucción, y mitad Devi, su esposa. Las cuatro manos sostienen una copa, una espada, una moneda y un mazo.

Se dice que los cuatro palos de las cartas alemanas están basados en cuatro clases sociales: los corazones representan a la Iglesia, las campanas a la nobleza, las hojas son la clase media y las bellotas la campesina. Las cartas reales eran el rey, la reina y dos pajes.

A mediados del siglo XV, las cartas francesas se dividieron en cuatro palos: piques o picas, coeur o corazón, trofle o trébol, y carreau o diamantes. Los diamantes provienen de ciertos adoquines usados en los pisos de algunas iglesias francesas. Los palos franceses también están divididos en dos negros y dos rojos.

Las cartas de la corte tenían nombres de figuras históricas, de personajes mitológicos y bíblicos. El rey de corazones, por ejemplo, era Carlomagno, mientras que Argina era la reina de trébol y Héctor la sota de diamantes. Más tarde, las cartas perdieron sus nombres originales y actualmente se llaman solo rey, reina y sota o paje. Durante la Revolución Francesa, la guillotina también acabó con las cartas reales. Se imprimieron nuevas cartas en las cuales las figuras populares reemplazaban a las del rey, la reina y la sota.






Supersticiones: La pata de conejo y el paraguas

Pata de conejo 

En una época de escepticismo como la nuestra, la pata de conejo sigue siendo uno de los amuletos preferidos para atraer la buena suerte.

La noche del estreno de una obra de teatro, los actores se maquillan con una pata de conejo. Para desearle buena fortuna, se pasa rápidamente la pata de un conejo sobre la frente de un recién nacido. Estos amuletos se venden en abundancia en los lugares donde se practican los juegos de azar. Algunos deportistas llevan patas de conejo colgadas del cuello.

Los historiadores dicen que la confusión con las liebres es lo que produjo la creencia en los poderes sobrenaturales de los conejos. En muchas sociedades paganas se rendía culto a las liebres. En Europa se les temía, pero al mismo tiempo se creía que eran sagradas. Como animal nocturno que es, a veces en las noches de luna llena solo se podía ver su silueta perfilada en el horizonte, como si estuviera danzando en forma mágica.

En China, la combinación de la Luna y la liebre simboliza el poder. En Inglaterra se decía que la liebre tenía ojos malignos cuyo resplandor solo podía contrarrestarse si se tenía a mano la pata trasera de una liebre. Cuando Boadicea peleó contra los romanos, se dice que llevaba una liebre cerca del pecho para asegurar el triunfo en la batalla. Los aztecas creían que las liebres tenían poderes curativos milagrosos; un remedio seguro para algunas enfermedades era arrojar la piel del animal a una hoguera y aspirar el humo.

Después de que San Agustín, el primer arzobispo de Canterbury, convirtió a los ingleses al cristianismo en el siglo VI, los símbolos y las prácticas paganas fueron prohibidos. En lugar de adorar a las liebres, muchos ingleses optaron por llevar consigo una pata de este animal escondida entre la ropa. Más tarde, los conejos llegaron a Inglaterra, probablemente después de la conquista de los normandos y como portadora de la buena suerte, la pata de conejo, más fácil de obtener, se popularizó.
Muchas personas se preguntan por qué una pata y no una oreja o los bigotes es el amuleto de la buena suerte. El pie en muchas culturas es símbolo de potencia. Como la liebre y el conejo son dos de los mamíferos que se reproducen con mayor rapidez, no es difícil entender por qué se cree que la pata confiere extraordinarios poderes. Con la gran demanda que hay de patas de conejo, a la única criatura que éstas no le traen suerte es al desafortunado conejo.

Paraguas

Los paraguas o sombrillas (según se usen para protegerse de la lluvia o del sol) son compañeros inestables y hace algunos años eran menos confiables que ahora. Los fabricantes se enfrentaron a grandes dificultades antes de poder construir un resorte que permitiera al paraguas abrirse suavemente.

No es que fuera de mala suerte abrir un paraguas bajo techo, en realidad era peligroso. Los accidentes se atribuían a la mala suerte porque nadie podía predecir cómo se comportaría un paraguas o precisar cuánto espacio necesitaba para abrirse. Se fue formando un tabú con la idea de abrir un paraguas dentro de la casa. Luego surgió otra superstición que dice que es particularmente de mala suerte dejar una sombrilla sobre la mesa, pues es casi seguro que surgirá una discusión entre los presentes.

Las sombrillas de una u otra clase se han usado desde hace 3.000 años. Los antiguos griegos las llevaban en las procesiones, para protegerse del Sol. Entre los hindúes las sombrillas eran símbolos de poder; en otras sociedades se usaban para proteger a los reyes y a los jefes de los espíritus malignos que acompañaban a los fuertes rayos del Sol.

Más tarde, cuando las damas llevaban sombrillas (o parasoles) y eran observadas por algún galán, comenzó un nuevo lenguaje: dejar caer la sombrilla, o el guante, daba oportunidad de intercambiar algunas frases con el pretendiente; dejarla caer dos veces, así como tirar los dos guantes, significaba "Te amo".



Los desastres naturales mas grandes de la historia

El rayo más largo y el más duradero

Hay pocos fenómenos meteorológicos más bellos que un rayo surcando el cielo con su efímera estela luminosa.

Por eso abrimos con ellos este artículo, para hablar sobre los rayos que han conseguido batir récords a lo largo de la historia. Lógicamente, como pasará con el resto de ejemplos que veamos, hablamos de los primeros del ránking de los casos documentados desde que se mantienen registros de los fenómenos meteorológicos, pero no debemos descartar que existan casos antiguos mucho mayores.

Pero teniendo en cuenta lo registrado, según la Organización Meteorológica Mundial de las Naciones Unidas, el rayo más largo tuvo lugar en 2007, en Oklahoma, y su tamaño desafió directamente la definición de lo que se supone que es un rayo.

Esto es así porque, hasta entonces, se creía que éstos no podían superar los 32 kilómetros de longitud; pero aquella tormenta dejó un rayo mucho más largo, con una friolera de 321 kilómetros.

Pero no fue el único, pues en 2012 tuvo lugar en Francia una nueva sucesión de estos fenómenos eléctricos, que alcanzaron los 200 kilómetros, aunque no pasaron a la historia por eso, sino porque permanecieron en el cielo durante casi 8 segundos, siendo la media habitual de un sólo segundo.

El terremoto más intenso

Por desgracia, son muchos los terremotos que sacuden continuamente nuestro planeta a lo largo y ancho de todos sus puntos.

A veces la cosa queda en pequeños temblores, de esos que al día siguiente se convierten en tema de conversación entre vecinos, amigos y familiares: “¿Escuchaste tú el terremoto anoche?“. “Yo la verdad es que ni me desperté“.

Otros, en cambio, son mucho más intensos, y acaban dejando daños terribles, tanto materiales como humanos.

Normalmente estos últimos son los que se encuentren muy arriba en la escala de Richter, utilizada para medir la intensidad de un terremoto, en base a la energía que libera.

Para que tengas una idea, el reciente terremoto de Italia, que se saldó con la vida de casi 300 personas, tenía una magnitud de seis grados en dicha escala, por lo que niveles superiores suponen terremotos inmensos.

De hecho, el más grande de todos los terremotos registrados a lo largo de la historia se dio con la escalofriante magnitud de 9’5 grados. Tuvo lugar en 1960, en la localidad chilena de Valdivia, y fue acompañado por la erupción del volcán Puyehue, acabando ambos con la vida de unas 5.000 personas. Puede parecer una cifra mínima, si tenemos en cuenta terremotos menores que han terminado con la muerte de cientos de miles de personas, pero es importante tener en cuenta que en lo que a defunciones se refiere influyen otros factores, como la densidad de población de la zona en cuestión o la calidad de sus infraestructuras.

El tornado más mortal

Y siguiendo con las terrible catástrofes naturales que terminaron con un número muy alto de víctimas, pasamos al que está considerado como el tornado más mortal de la historia.

Tuvo lugar en 1.989, en Bangladesh, y se saldó con un total de 1.300 muertos y hasta 80.000 personas agraviadas por la pérdida de sus hogares.

Las técnicas poco avanzadas dieron lugar a que se desconozca su magnitud en la escala Fujita, utilizada para medir la intensidad de los tornados, pero tal devastación sugiere que probablemente se encontrara cerca del nivel 5, considerado como máximo.

La mayor erupción volcánica

Los volcanes son otro ejemplo de fenómenos de la naturaleza que, aún siendo terribles y peligrosos, ofrecen imágenes totalmente increíbles a la vista.

Todos conocemos la famosa erupción del volcán Vesubio, que sepultó, literalmente, la ciudad romana de Pompeya, pero quizás éste no fue ni el único ni el mayor caso de erupciones volcánicas sumamente violentas.

De hecho, la que está considerada como la mayor erupción volcánica registrada de la historia es la del volcán Tambora, de Indonesia, que en 1.815 hizo a la Tierra estremecerse con una explosión que terminó con la vida de 71.000 personas, de las cuáles unas 11.000 murieron directamente por su causa, y el resto por el hambre y las enfermedades consecuentes.

La erupción del volcán Etna en fotos y vídeos espectacularesLa última erupción del volcán Etna ha sido de las más espectaculares, como demuestran estas fotos y vídeos.

Además, a causa de la erupción tuvo lugar una larga sucesión de cambios climáticos, que derivaron en lo que se conoce como “invierno volcánico“, provocando que 1.816 pasara a conocerse como “el año sin verano”.

La peor inundación de la historia humana

Para terminar, vamos a hablar de la peor inundación de la historia humana que, como tantas otras, tuvo lugar después de que se desbordara el río Amarillo, en China.

Son muchísimas las grandes inundaciones conocidas de este río, pero la más grande de las que se han registrado a lo largo de la historia humana se dio de julio a noviembre de 1931, terminando entonces con la vida de entre 1 y 4 millones de personas.