lunes, 10 de octubre de 2016

¡♪Al diablo la política ahora queremos ser como Pimpinela♫!, y otras imágenes divertidas








Momentos hermosos de la vida







Cualquier día es un buen día para transformarse en un mal día...







"Busco a Mauricio"

Busco a Mauricio”: un niño argentino traza un identikit de un amiguito al que dejó de ver luego de mudarse de barrio, y las redes se suman a la búsqueda.


"Busco a Mauricio. Busco a mi amigo. De chiquitos íbamos al jardín N° 6, a la mañana, año 2012. Soy Luciano Villegas y cumplo 10", escribió Luciano en una hoja cuadriculada, y dibujó la cara de cómo se imagina que estará ahora Mauricio, que fue compañero suyo hasta primer año, y a quien dejó de ver hace tres años, cuando se mudó de barrio en la ciudad fueguina de Río Grande, en el sur argentino.

Para emprender la busca, armó una especie de identikit que su mamá publicó en su cuenta de Facebook y se viralizó en esa red social y en Twitter.

Cuando tenían cuatro años y Mauricio apenas había llegado al jardín de infantes, del barrio Austral en el que se conocieron, Luciano se cayó al piso durante un recreo. "Una vez me ayudaste cuando me caí. Me sangró la nariz", escribió Luciano en el identikit. En diálogo telefónico con Clarín, cuenta: "Mauricio fue a llamar a los doctores que había en el jardín y vino con un papel para que yo me limpiara la sangre que me salía. Ese día nos hicimos amigos".

"Fueron compañeros hasta primer grado, pero después Luciano se mudó al barrio Chacra 2 de Río Grande y se cambió de escuela", explica Maximiliano, el padre de Luciano, en declaraciones al matutino porteño Clarín. "A mi hijo se le ocurrió lo del identikit porque recuerda el buen gesto que tuvo Mauricio. Creo que su búsqueda tiene que ver con que es un nene al que le gusta mucho tener amigos", añade.

Luciano tiene ahora otros amigos: Joel, Abril, Efraín, Lisa, Joaquín y Bruno son algunos de ellos. "Quisiera presentárselos, invitar a Mauricio a tomar la leche a mi casa y que conozca a los amigos con los que juego ahora; quiero decirle lo mucho que lo estuve extrañando desde que me mudé", cuenta.

De los años compartidos en el barrio Austral, se acuerda de que Mauricio le prestaba autitos de juguete cuando él se los olvidaba en su casa, que jugaban a la mancha, y que hablaban (mucho) sobre dinosaurios. "Era un chico solidario, nos gustaba estar juntos y compartir", reflexiona Luciano, que cree que la viralización de su dibujo va a ayudarlo a encontrar a su amigo. "Hay mucha gente que lo está compartiendo", se entusiasma. A través de la cuenta de Facebook de su mamá, más de 200 personas reprodujeron el dibujo.

Uno de los escollos con los que se encontró la familia para dar con Mauricio fue un incendio en el jardín donde había documentación de los alumnos. Pero creen que todavía pueden dar con él a través de los archivos de la primaria. Maximiliano, el papá, cuenta: "Ahora que sé que Luciano está buscando a su amigo, voy a ayudar a que lo encuentre".

"Quiero jugar con él, hablar de lo que hacíamos en el jardín y en primer grado, que nos volvamos a ver", dice, justo antes de salir a jugar con los amigos del barrio. "A la mancha, a armar casitas, a que tenemos una guarida", enumera. Está en plena campaña por reencontrarse con el nene que lo ayudó en ese recreo, hace casi seis años. Y es optimista.



El barrio alemán donde el alquiler cuesta un dólar por año desde 1521

En cierto barrio alemán el alquiler de una casa cuesta un dólar por año, y no sube desde el año 1521. Pero para vivir ahí hay que aceptar ciertas condiciones.

Fuggerei, un antiguo barrio de la ciudad alemana de Ausburg, es conocido como "el complejo habitacional más antiguo del mundo". El alquiler de las viviendas no sube desde los tiempos de su fundación, en el año 1521, cuando se cobraba en florines.

El sitio alberga a unas 150 personas, quienes residen en pintorescas fincas, algunas de las cuales conservan sus fachadas originales.

"Somos una pequeña comunidad y nos llevamos bien", asegura Ilona Braber, una de las vecinas del lugar, en declaraciones a la cadena británica BBC.

El complejo posee un museo temático y un bunker de la Segunda Guerra Mundial. Goza de gran atractivo turístico, y recibe unos 180.000 visitantes al año.

Fuggerei fue fundado en 1521 por Jakob Fugger, un acaudalado comerciante y banquero que dedicó parte de su fortuna a construir un lugar de residencia para los más necesitados de la ciudad.

El "regalo" venía con un puñado de condiciones por escrito. Por ejemplo, había que ser pobre y rezar tres veces al día. Estas condiciones rigen aún hoy día, aunque Astrid Gable, vocera de la comunidad, aclara que el rezar o no es una decisión personal de cada vecino. Para quienes sí quieren acatar el mandato, el complejo cuenta con una iglesia y un cura, que también vive en el barrio.


Los requisitos no terminan ahí: las puertas de la comunidad se cierran a las 22.00, y quien regresa a casa luego de esa hora debe pagar una multa, que varía de 0,50 a 1 euro, según qué tan tarde se produzca el arribo.

Menos conocido que Cósimo de Medici y otros hombres de negocios de la época, Fuggerei "fue el mejor banquero", asegura un artículo al respecto publicado en la revista The Economist. "Si estuviera vivo en la actualidad, arrasaría con Wall Street y la City", agrega el texto.

De hecho, sus acertadas inversiones y sus bien realizadas donaciones aseguraron la supervivencia hasta hoy del barrio que lleva su nombre, con las mismas condiciones con las que lo fundó.



PULSE, la novedosa torre circular de Samsung con Windows 10

Samsung ha desvelado su nuevo equipo con Windows 10, el Art PC Pulse, se trata de una torre de forma cilíndrica con un sistema modular que permite añadir o eliminar elementos con los que expandir y personalizar nuestro dispositivo. Samsung se ha apuntado a la moda de buscar no solo rendimiento, sino también diseño con el que destacar, un cuerpo circular con luces ambientales en una estética muy llamativa y que anuncia ser un 87% más compacta que PC convencionales, son los elementos por los que han apostado.

Especificaciones:
Cuerpo metálico con diseño circular y luces ambientales, altavoz omni-direccional Harmon kardon 360°.
Sistema modular para añadir o eliminar expansiones con los que personalizar nuestro dispositivos. Incluye un modulo de 1TB HDD.
Diseñado para funcionar hasta con la sexta generación de procesadores Intel Core i7, 256GB NVMe SSD, 1TB SATA HDD, RAM de 16GB DDR4, y puertos HMDI y USB-C.
Gráfica dedicada AMD Radeon rx 460 con 2GB de memoria y hardware de descompresión de vídeo H.265 para 4K


La nueva torre viene en dos modelos ambos con Windows 10, uno con un procesador i5 + RAM de 8GB y un segundo con procesador i7 + RAM de 16GB, en el primer caso con un precio de 1.200$ mientras que el segundo se va a los 1.600$.



De momento no se ha desvelado nada sobre fecha de lanzamiento oficial, aunque ya está en pedido anticipado en Amazon USA y allí se muestra como disponible el 28 de Octubre, esperamos conocer más datos en breve y saber cuando podremos disfrutarlo en otros mercados.


El curioso síndrome de los hombres que enferman tras tener un orgasmo

No dura demasiado, pero es suficiente como para que se convierta en uno de los mayores motores del mundo. Son instantes de placer extremo, de dejar atrás todo lo que te preocupa para darte cuenta de que merece la pena vivir.Solo, o preferiblemente acompañado, experimentar un orgasmo es, probablemente, lo mejor que puede pasarte.

Pero, para muchas personas, es todo lo contrario.

El Síndrome de Enfermedad Post Orgásmica (POIS) es un extraño trastorno que afecta exclusivamente a los hombres. Sus síntomas, que van desde la fatiga y la fiebre hasta la diarrea, se dan como consecuencia de tener un orgasmo. Pero no es el típico mareo de un par de minutos al que estamos acostumbrados, sino que sus efectos se pueden alargar durante semanas.

“Imagínate que vas a trabajar y de repente sientes como que tienes demencia. No puedes recordar dónde has puesto las cosas, tu jefe te está gritando y tú no tienes ni idea de por qué”, explica David, uno de los afectados por el POIS.

David reconoce que se ha acostumbrado a su enfermedad, pero recurre a la abstinencia para no sufrir sus efectos.

“Cuando peor lo pasaba era en el colegio, donde si tenía un sueño húmedo sabía que iba a suspender el siguiente examen”, relata. Y ahora no está mucho mejor. Aunque reprime sus impulsos sexuales, no puede verJuego de Tronos porque cualquier desnudo podría hacerle mucho daño.

El POIS fue descubierto en 2002 por la Universidad de Utrecht. El neurólogo Marcel Waldinger se dio cuenta de que los orgasmos y el estado de ánimo estaban mucho más relacionados de lo que creía. Y, después de varias pruebas, vio que el fenómeno se repetía en más personas de las que creía. En la actualidad, se da en unas 450 personas en todo el mundo.

Después de su inicial reconocimiento, un estudio reciente de 45 hombres que sufren el problema dio lugar a varias teorías.

Lo más probable es que se trate de una alergia propia al semen, algo que sostuvo el propio Waldinger al inicio de su investigación. Pero no se descarta que se trate de una disfunción de la hipófisis o de problemas de testosterona.

Además, la misma investigación reconoció que los síntomas varían mucho entre ellos. Se detectan tanto problemas mentales (confusión, fatiga y falta de atención), como efectos físicos (dolores musculares y fatiga).

La disparidad de síntomas provoca que sea muy difícil de tratar. Los afectados prueban con tratamientos a base de vitaminas y parches de testosterona, además de eliminar de su dieta todos los lácteos. Desesperados, también toman sedantes y antibióticos de todo tipo en busca de alguno que les pueda servir.

No obstante, el único remedio que funciona del todo es la abstinencia. David no tiene sexo de ningún tipo e intenta controlar sus pensamientos lujuriosos. Así consigue mantenerse alejado de una de las necesidades básicas del ser humano. Aún así, tiene unas 10 eyaculaciones al año que, simplemente, no puede evitar.

Pero, más allá del malestar que les provoca, el problema es el aislamiento social que sufren. Para las personas que sufren de POIS prácticamente no queda espacio para el amor. Al no poder complacer a sus parejas, resulta muy difícil establecer una relación con alguien.

Como un método de escape y una especie de grupo de apoyo, el foro POIS Center permite a los usuarios compartir sus experiencias y hablar sobre sus trucos para “huir” del síndrome. Un lugar conciliador en el que podemos encontrar hilos que hablan desde los sentimientos de los familiares hasta de una recopilación de libros y artículos que pueden servirles de ayuda.

Barry Komisaruk, director de un programa de investigación sobre el POIS, creeque la clave se encuentra en el nervio vago, un nervio craneal que se encarga de comunicar los impulsos al resto del cuerpo. Un fallo en el sistema de este nervio podría provocar todos estos efectos. Aun así, el investigador explica que es demasiado pronto para sacar conclusiones.

Cada segundo que Komisaruk y el resto de científicos involucrados tardan en exponer sus resultados, cientos de hombres sufren un problema que no ha sido reconocido por la Asociación Nacional de Enfermedades Raras hasta hace muy poco.

“Es el tipo de problema del que las personas no son conscientes. Mucha gente puede tenerlo sin que ni siquiera lo sepan ”, añade Komisaruk.

Para que se pueda buscar una solución, lo principal es que se reconozca. Tal y como destacan varios usuarios del foro, mientras más personas conozcan el síndrome, mientras más gente hable de él, más cerca estarán de que encontrar su cura.




Simular su propia muerte: la "cura" para los suicidas

Corea del Sur es uno de los países con una de las tasas de suicidio más altas del mundo.

Para intentar ponerle remedio, el Centro de Curación Hyowon de Seúl ha desarrollado una terapia alternativa que podría hacer que muchos surcoreanos se lo pensaran 2 veces antes de acabar con su vida.

Una o 2 veces a la semana, una treintena o más de personas con deseos suicidas se reúnen para simular su muerte y hacer todo lo que ésta conllevaría.

Planifican su propio funeral, escriben unas últimas palabras de despedida para sus seres queridos e, incluso, se encierran en un ataúd de madera. A oscuras, en silencio y solos con sus pensamientos, entienden lo qué significaría morir y, en cierto modo, también aprenden cual es el sentido de la vida.

Este ejercicio se podría traducir como "curarse muriendo" y su objetivo es que tras vivir las que serían las secuelas de su muerte, estas personas tengan menos ganas de irse de este mundo.

Este taller también tiene la intención de repercutir en la forma en la que el suicidio es percibido culturalmente. En Corea de Sur, el suicidio y la depresión son temas de conversación tabú, lo cual es una de las razones por las que, en los últimos años, han tenido una de las tasas de suicidio más altas del mundo.

" En Corea, las personas tienden a mantener sus problemas mentales y dificultades para sí mismos. Y si tuviera que decírselo a alguien, sería una vergüenza", dice Taiyun Kim en el documental Kill me, Heal me.

Este taller es una de las distintas iniciativas que actualmente se desarrollan en el país para tratar la problemática del suicidio. El documental nos pone en contacto con algunas de ellas a través de la experiencia de Kim, un joven de 35 años con depresión que quiere encontrar explicación a los pensamientos que le incitan a terminar con su vida.

Su recorrido empieza con una vidente, cuya única respuesta es que las cosas van a mejorar cuando cumpla los 40 años, o tal vez los 50. Después nos muestra cómo funcionan las terapias del Centro de Curación de Hyowon, donde ensayan su propia muerte. Y también visita uno de los muchos cafés de "curación" de la ciudad. Allí los interesados comparten sus emociones con un terapeuta mientras toman un café con leche y, de esta forma, normalizan los sentimientos que no pueden transmitir en público.

"¿Por qué no puedo ser cómo la mayoría?", se pregunta durante el transcurso de su camino.

Su recorrido termina con una visita al puente Mapo, que los locales se refieren a él como el "Puente del suicidio". Su nombre se debe a que es el lugar predilecto de decenas de surcoreanos para quitarse la vida cada año.

Sin embargo, este puente ha sido rebautizado por la compañía Samsung con el nombre "Puente de la curación". Ahora, está adornado con mensajes y fotografías que tienen la intención de que los que pretenden acabar con su vida vean todo lo bueno que comporta estar vivo. Y, de hecho, esta medida ha ayudado a disminuir la tasa de suicidios.

Esto también se ve reflejado en la historia de Kim, que termina el documental con una versión de él más positiva. Con más ganas de vivir. "Cuando era joven, la muerte parecía algo que nunca me iba a pasar a mi. Pero, a medida que me iba haciendo mayor, se iba acercando. Sin embargo, permaneceré aquí por un tiempo más".



Geniales disfraces de halloween para gatos







Locos peinados de 1960







Humor bueno