miércoles, 16 de noviembre de 2016

A juzgar la forma en que se viste el Rey, Suecia debe ser un país muy divertido...y otras imágenes idem...







¿Cómo se animan a publicar estas fotos en las redes sociales?







¡Estas personas si que se vistieron con lo primero que encontraron!







Típico de borrachos







Un pequeño corte de pelo: una enorme diferencia







Sólo para "miembros": el museo de los penes

El museo del pene muestra que la variedad de formas y tamaños no tiene límites, del invisible apéndice de los elfos al monumental miembro de un cetáceo.

Los turistas deambulan risueños en la amplia y luminosa sala donde penes de todo tipo, forma y tamaño se codean con obras de arte y artefactos con forma de miembro viril, desde un tótem a un teléfono.

"Vine para comprobar que era cierto, que realmente había un museo del pene en Reikiavik", sonríe Jerry Andersson, turista norteamericano cautivado por el ejemplar más preciado del museo: la parte superior del órgano viril de un gran cachalote.

Apropiadamente llamado en inglés "Sperm Whale" (ballena de esperma), el cetáceo ostenta un pene de 1,70 metros: 75 kilos de carne, conservados en formol y presentados en un enorme tubo de acrílico a la entrada del museo.

Un poco más lejos, un grupo de sexagenarias canadienses que ríen como adolescentes busca el miembro de un elfo, criatura de la mitología nórdica, asegurando que lograron vislumbrarlo en un tubo transparente, contrariamente a la mayoría, insensible a la magia de estos seres imaginarios.

"¿Quién podría resistirse a visitar el museo del pene?", se pregunta Kim, de 62 años, llegada de Ottawa para pasar una semana en Islandia. "Pensamos que sería muy gracioso, y lo es", agrega.

Aquí nada de silencio respetuoso: los visitantes observan las curiosidades expuestas con una sonrisa en los labios y comentan abundantemente sus descubrimientos entre los 286 especímenes biológicos expuestos.

"Algunos, pertenecientes a animales, infunden miedo. Doy gracias a Dios por ser una mujer humana", confía Kim.

Inaugurado en 1997 con 63 piezas por Sigurdur Hjartarson, historiador y coleccionista de penes desde los años 1970, el museo hoy está dirigido por su hijo, Hjortur Sigurdsson.

"Todo comenzó como una broma", recuerda. "A mi padre le divertía coleccionarlos, hacer algo que nunca nadie antes había hecho".

"Es verdad que es un poco tabú, sobre todo el pene humano, pero alcanza con decir la palabra 'pene' para que a la gente le interese", dice maliciosamente, seguro del magnetismo ejercido por su institución, única en el mundo.

Pene humano
En 2011, la colección familiar se enriqueció con un pene humano, donado por un hombre islandés muy mujeriego y fallecido a los 96 años.

El espécimen es un poco decepcionante. "El propio donante estaba molesto porque en los últimos años de su vida, su órgano se había encogido un poco", admite Sigurdsson, mientras muestra cartas de hombres que proponen donar su miembro al morir.

Se sumarían así a los demás ejemplares, conservados en líquidos, o secos y expuestos al público junto a 350 obras de arte.

"Nuestra misión es biológica, no erótica", destaca Sigurdsson, preocupado por el respeto a las buenas costumbres.

Entre los visitantes que prefiere figuran los grupos escolares. "No temen hacer preguntas: ¿Por qué esa forma? ¿Y ese tamaño? ¿Para qué?", comenta.

Aquí se puede comparar el color, tamaño y forma del minúsculo órgano del ratón con el gigantesco sexo del cachalote, explica. Pero también se aprenden las distintas formas de usarlo.

"Las ballenas, por ejemplo, tienen un músculo retractable. No necesitan verdaderamente erección. Es muy distinto a nosotros", constata el director sonriendo, encantado de que tantos turistas extranjeros -más del 60% mujeres- visiten sus colecciones.

Una cosa es segura: un 99% de los visitantes son más felices a la salida que a la entrada. Pueden incluso llevarse de recuerdo un paquete de pastas con forma fálica.



¿Cómo reaccionarías si te entrevista para un trabajo una persona con Síndrome de Down?

Ponte en situación: acudes a una entrevista de trabajo y... resulta que quien tienes enfrente, el que decidirá si el empleo es tuyo o no, es una persona son Síndrome de Down. ¿Cómo reaccionarías?


Eso mismo es lo que planteó el programa español El Hormiguero en un experimento con cámara oculta que emitió este martes y que está arrasando en las redes sociales.

La reacción de los participantes deja bien a las claras que limita más un prejuicio que un cromosoma. Las personas que acuden a la entrevista se quedan paradas, abren los ojos como platos y empiezan a dudar. Ante la naturalidad del entrevistador, el conocido actor Pablo Pineda, los aspirantes tratan de seguir como si nada, pero no acaban de acostumbrarse.

"Me sorprende porque nunca he hecho una entrevista contigo y con tus síntomas y esas cosas", asegura una participante, ante lo que Pineda exclama entre risas: "¿Mis síntomas? Yo estoy muy sano, hija".

Una cámara oculta capta también la conversación de los aspirantes en la sala de espera. "Lo que te voy a decir ahora te va a chocar como a mí. Tiene Síndrome de Down", dice uno, a lo que otra responde: "¡No jodas! Qué bien que nos lo digas, porque esas cosas chocan". "Es que te quedas to pillado", tercia otra.

El propio Pineda da la clave de todo en un momento del vídeo: "Al final somos iguales. Porque, ¿sabes lo que somos? Personas".


"Los Locos Addams" 25 años después

Hace 25 años se estrenó la primera película de La familia Addams, la más tenebrosa de la gran pantalla, que tendría dos secuelas y motivaría la aparición de una serie de imagen real, otra animada y del juego de pinball más vendido de la historia.

Los Addams comenzaron en tiras cómicas y dieron el salto a la pequeña pantalla en 1964, protagonizando una de las series más icónicas de la historia. La familia reapareció en 1973 en una serie de animación y en 1977 en un especial de Halloween.

Los icónicos personajes han sido encarnados por múltiples actores, pero los más recordados son los de las películas de los 90, algunos de los cuales se convirtieron en estrellas. Te contamos cómo son y dónde están ahora, 25 años después (y cuatro actores de la secuela, de regalo).

Morticia Addams / Anjelica Huston

Huston (1951) ya era una consumada actriz con Oscar por El honor de los Prizzi (1985) cuando interpretó a Morticia. Hija del legendario director John Huston y nieta del actor Walter Huston, empezó como modelo y continúa teniendo una dilatada carrera en el cine. Antes de formar parte de los Addams había aparecido en Alguien voló sobre el nido del cuco (Milos Forman, 1977) y El cartero siempre llama dos veces (Bob Rafelson, 1981), donde coincidió con el actor de Fétido, Chris Lloyd. Después estaría en Misterioso asesinato en Manhattan (Woody Allen, 1993), Los Tenenbaums (2001) y Viaje a Darjeeling (2007), ambas de Wes Anderson. Actualmente actúa en la serie Transparent y prepara dos películas.

Homero Addams / Raúl Juliá

Juliá (1940-1994) era de origen puertorriqueño y formó parte de los Addams al final de su carrera. Llegó al papel convertido en una estrella del teatro y tras papeles en películas como El beso de la mujer araña (1985) y Presunto inocente (1990). Después de Gómez aparecería en Estación ardiente (1994), un telefilme premiado en los Globos de Oro y en los Emmy, y en la película de Street Fighter. Tras la secuela de los Addams en 1993, se le complicó un cáncer de colón y tuvo que renunciar a papeles en Desperado y La máscara del zorro. Su última actuación fue en El ocaso (1995), estrenada poco después de su muerte a los 54 años. Su familia asegura que, al final de su vida, le ayudó mucho a sobrellevar la enfermedad que los niños lo reconocieran como Homero Addams.

Lucas Addams / Christopher Lloyd

Lloyd (1938) desciende directamente de los pasajeros del Mayflower, los primeros pioneros en pisar suelo norteamericano. Comenzó a actuar en 1975 y, desde entonces, solo hay un año en que no aparece en créditos de ninguna serie, videojuego o película, el 2000. Ya era una leyenda cuando llegó a la familia Addams, tras interpretar a Doc en la saga de Regreso al futuro y al villano de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, además de haber encarnado pequeños papeles en Alguien voló sobre el nido del cuco o El cartero siempre llama dos veces. Tras Fétido, ha salido en películas como Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto y series como Cheers o El ala oeste de la Casa Blanca. Y no para: tiene en postproducción seis películas para 2017, una dirigida por Jaume Balagueró.

Merlina Addams / Christina Ricci

Ricci (1980) fue una estrella de los 90 pero ha conseguido escapar a la maldición de los niños prodigio del cine. Miércoles fue su cuarto trabajo, pero después apareció en Casper, Amigas para siempre y Los Simpson. En 1997 consiguió un papel en La tormenta de hielo, el primero que quiso realmente, según su perfil en imdb. Le siguieron otros en Lo opuesto al sexo, Buffalo '66, Pequeños guerreros, Monster, y apariciones en series como Malcolm, Ally McBeal, Anatomía de Grey y The Good Wife. Ha coincidido tres veces con Johnny Depp (en Miedo y asco en Las Vegas, Sleepy Hollow y Vidas furtivas), con el que mantiene una buena amistad.

Pugsley Addams / Jimmy Workman

Workman (1980) consiguió encarnar a Pugsley porque acompañó a su hermana mayor, la actriz Shanelle Workman, a la audición de Miércoles. El equipo técnico animó al niño a presentarse al cásting y se hizo con el papel. No tuvo muchos más, pero entre ellos destacan Mejor...imposible y Saturday Night Live. Se ha retirado como actor varias veces, pero lo hizo de forma definitiva en 2002. Desde entonces, ha trabajado en diversos puestos técnicos en rodajes, como asistente de producción (en Star Trek: Insurrección) o responsable de transportes (en la próxima Adolescence). Actualmente es más conocido por ser el hermano mayor de Ariel Winter, Alex en Modern Family, y por su conflictiva historia familiar.

Cómo se verían algunas famosas si fueran calvas

Angelina Jolie

Cameron Diaz

Charlize Theron

 Emma Stone

 Hillary Clinton

Jennifer Lopez

10 ejercicios para rejuvenecer el rostro

Los años, el estrés y los malos hábitos se reflejan en nuestro rostro y hacen que extrañemos el aspecto juvenil que teníamos tiempo atrás. ¡Pero todo tiene solución! Los ejercicios de gimnasia facial te ayudarán a tensar y fortalecer los músculos del rostro, y mejorarán su circulación y oxigenación.

Algunos consejos antes de empezar:
  • Es importante calentar y relajar la musculatura de la cara y el cuello golpeando suavemente con las yemas de los dedos.
  • Las primeras veces practícalos enfrente de un espejo.
  • El mejor momento para realizar los ejercicios es antes o después del tiempo destinado al cuidado de la piel.
  • 5 minutos por la mañana y 5 por la noche es suficiente para ver resultados. Es importante repetir cada ejercicio de 10 a 20 veces.
Debes hacer los ejercicios con calma y sin forzar la piel. Mantén la tensión de cada ejercicio unos 6 segundos y luego ve relajando poco a poco.

1. Ejercicio para la barbilla

Apoya un brazo sobre la mesa en posición vertical, cierra la mano en un puño y ponla debajo del mentón. Haz fuerza con la barbilla contra el puño y siente la resistencia. Mantén la presión durante 6 segundos y luego relaja.

2. Ejercicio para la papada

Con la espalda bien derecha, alarga el cuello hacia adelante hasta sentir cómo se tensa la piel. Gira lentamente la cabeza hacia la derecha y déjala así unos segundos, sin bajar el mentón. Repite hacia la izquierda. Relaja y vuelve a repetir.

3. Ejercicio para la zona de la boca

Ubica los dedos índices en las comisuras de los labios. Presiona los labios entre sí y fuerza una sonrisa pero sin abrir la boca. A continuación simula la posición que se adquiere cuando se va a silbar y presiona con fuerza. Alterna ambos movimientos.

4. Ejercicio para las mejillas

Hincha las mejillas con aire y golpea suavemente con las yemas de los dedos sobre ellas. Mantén una gran tensión mientras tienes la boca llena de aire. Luego, echa el aire por la boca de forma suave, lenta y constante.

5. Ejercicio para los pómulos

Con las manos sobre las mejillas, lleva los labios hacia adelante lo más posible, mientras las manos presionan los músculos de las mandíbulas suavemente hacia atrás.

La guía ilustrada de 1940 que muestra cómo besar bien

No hay muchas experiencias que te pongan los nervios a flor de piel como el primer beso. A menudo, el sentimiento de no tener ni idea de lo que tienes que hacer nos sobrepasa. En 1942, la revista LIFE pensó que esto también era un problema, y por supuesto, el único modo razonable de solucionarlo fue crear una guía sobre “cómo besar apropiadamente”.

Se supone que era para educar a actores, y la guía con imágenes mostraba como besar “bien” y “mal” al estilo de los años 40. Cubre los elementos clave de la actividad romántica, como por ejemplo, besarse en un sillón o como elegir la distancia adecuada entre tu pareja y tú.

“MAL: Parecen muy pueriles si están tan distantes”

“BIEN: Chico y chica deberían permanecer juntos y próximos, y no aferrarse demasiado”

“MAL: Recostarse por todo el sillón se considera poco elegante”

“BIEN: Ella debería sentarse en el brazo del sillón y él debería sostenerla firme pero suavemente”