lunes, 23 de enero de 2017

24 reveladores imágenes de cómo los móviles nos aíslan de los demás

La tecnología móvil nos ha permitido lo que tiempo atrás nos resultaba imposible: estar conectado en todo momento con cualquiera. Aunque se encuentre a miles de kilómetros de distancia.

Sin embargo, también ha provocado que cada vez estemos más distantes de las personas que tenemos a nuestro lado. Algo que animó al fotógrafo Eric Pickersgill ha realizar el trabajo Removed.

Para crear esta serie de retratos, Pickersgill pidió a sus protagonistas que actuaran como si sujetaran dispositivos electrónicos: aislados, fijando la mirada en la pantalla y sin mirar a su alrededor.



A pesar de que éstos no aparecen, podemos entender que los están utilizando. Porque reconocemos el lenguaje corporal y el tipo de situaciones que su presencia desencadena.

La inspiración del fotógrafo para hacer este proyecto fueron los miembros de una familia que, en lugar de hablar entre ellos, miraban sus móviles.

Ese día escribió:
"Los miembros de esta familia que están sentados a mi lado en la cafetería Illium, en Nueva York, desconectados el uno del otro. No hablan mucho. El padre y las 2 hijas tienen sus propios teléfonos. La madre no tiene ninguno o ha preferido dejarlo guardado . Ella mira por la ventana, triste y sola en compañía de su familia. El padre mira a ratos para comunicar algún fragmento de información oscura que ha encontrado en línea. En 2 ocasiones ha hablado acerca de un pez grande que ha sido capturado. Nadie responde. Me entristece el uso de la tecnología para la interacción a cambio de no interactuar. Esto nunca había ocurrido antes y dudo que hayamos llegado a rascar la superficie del impacto social de esta nueva experiencia. Ahora, la madre tiene su teléfono".


Al ver que esta escena se repetía en todas partes, esa imagen de la familía acabó convirtiéndose en la inspiración del proyecto.

Se trata de una situación que vivimos constantemente con nuestra familia, nuestra pareja, nuestros amigos y en cualquier entorno en el que nos movamos. Una realidad que, sin darnos cuenta, ha pasado a ser cotidiana.

Pickersgill ha recreado estas situaciones y ha eliminado los dispositivos de ellas. De este modo, vemos como un solo objeto acapara toda la atención, provoca que todo lo demás deje de importar y que todo se enfríe.


























Publicar un comentario