martes, 24 de enero de 2017

Beber café alarga la vida

La mayoría de nosotros dependemos de nuestra taza de café para despertar por las mañanas. Se estima que aproximadamente el 55% de la población mexicana consume café, pero ¿la popular bebida es buena para tu salud?

Un nuevo estudio de la Universidad de Stanford dice que ‘sí’ y ha declarado que la cafeína puede combatir la inflamación crónica relacionada con la edad, lo cual puede derivar en un aumento a tu longevidad.

“El hecho de que algo que tantas personas tomen – y en realidad disfruten consumir – pueda tener un beneficio directo llegó como una sorpresa para mí,” dijo Mark Davis, uno de los principales autores del estudio en un comunicado.

Davis y sus colegas han mostrado una correlación entre el consumo de café y la longevidad.

Descubrieron un mecanismo inflamatorio presente en ciertos adultos mayores, pero no en todos. Cuando estaba muy activo, las personas padecían presión alta y arterías rígidas. Experimentos de laboratorio confirmaron que la cafeína bloquea éste proceso inflamatorio, lo que significa que la sustancia tiene un efecto protector en contra de el envejecimiento avanzado.

“Es bien sabido que el consumo de cafeína tiene una relación con la longevidad,” declaró David Furman, líder del estudio. “Muchos estudios han mostrado ésta asociación. Nosotros hemos descubierto la posible razón de esto.”

El estudio, publicado en el diario Nature Medicine, no es el primero en encontrar una relación entre la inflamación y el consumo de café.

Una investigación similar del 2015 descubrió que tomar café puede reducir la inflamación e incluso el riesgo de diabetes, lo que a su vez disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Los científicos notaron que los bebedores habituales de café – más de 1.5 tazas al día – tenían menos de la mitad del riesgo a desarrollar diabetes a comparación de quienes no tomaban café, incluso tras tomar en cuenta factores como fumar, presión arterial alta, historia familiar de diabetes y consumo de otras bebidas con cafeína. Un mayor consumo de café estuvo relacionado con niveles menores de amiloides, un marcador de inflamación en la sangre.

Estos estudios sobresaltan el efecto que el consumo de la rica bebida tiene en varios marcadores inflamatorios. Así que una taza de café (o varias) al día, pueden ahuyentar la inflamación – nada más procura no sean más de cuatro porque un poco más de eso, la cafeína comenzará a producir desagradables efectos secundarios en tu cuerpo.
  
Estos pueden incluir síntomas que podrías esperar de alguien llevado al borde – puede causar agitación, dolores de estomago, un ritmo cardiaco acelerado y nerviosismo. Otros efectos de un exceso de cafeína incluyen temblores musculares, insomnio y tics.
 
La reacción puede variar dependiendo de la tolerancia personal: “Como reaccionas a la cafeína puede ser determinado en parto por que tanta cafeína sueles consumir,” explica Mayo Clinic. “Las personas que no suelen tomar cafeína tienden a ser más sensibles a sus efectos negativos. Otros factores incluyen edad, masa corporal, uso de medicamentos y condiciones de la salud como la ansiedad.”
 
La investigación también sugiere que las mujeres controlan mejor la cafeína que los hombres.
 
Parte del problema al reducir la ingesta es que podrías estar agregando cafeína a tu cuerpo sin siquiera saberlo. Ciertos analgésicos contienen cafeína, así como algunos chocolates y tés. Todas estas cosas se terminan sumando.
 
El enfoque más sano es prestar atención a tu cuerpo. Si estas mostrando señas de consumir demasiada cafeína, es mejor reducir la ingesta y ver si mejoran los síntomas. Pero ten cuidado si te has vuelto dependiente del estimulante: la Clínica Mayo advierte que dejarlo abruptamente puede causar síntomas de abstinencia como irritabilidad, fatiga y dolores de cabeza; así que es mejor que lo hagas gradualmente.




Publicar un comentario