martes, 31 de enero de 2017

Fotos poco conocidas de Mata Hari "la espía del siglo"


Cuando la juzgaron por espionaje en 1917, la bailarina y cortesana Mata Hari fue descrita por quienes la acusaban como "la mejor espía del siglo".


Fue inculpada por los franceses de espiar para los alemanes durante la Primera Guerra Mundial. Se alegó en su contra que por culpa de su juego a dos bandos habían muerto al menos 5000 soldados, y su estilo de vida como mujer sexualmente liberada la convertía en la cabeza de turco perfecta para la sociedad puritana de la época.

Lo cierto es que, por aquel entonces, los franceses andaban acojonados. Los aliados eran la única esperanza que tenían ante la invasión alemana, la ofensiva Nivella había sido un fracaso y sus propias tropas se estaban amotinando.

Así que, mientras se daban de cabezazos contra la pared imaginando a la siguiente generación estudiando en alemán en el colegio, necesitaban un chivo expiatorio que distrajese la atención de todo aquel percal. Alguien a quien pudieran culpar de minar la moral de las tropas y reventar desde dentro la superioridad militar francesa.

El verdadero nombre de Mata Hari era Margaretha Geertruida Zelle, nacida en Holanda el 7 de agosto de 1876. Creció en una familia acomodada, se mudó a las Indias Holandesas y, a los 18 años, se casó con el capitán Rudolf MacLeod.

MacLeod era un borracho cabrón que, además de pegarla día sí, día también, tenía una concubina como amante y estaba carcomido por la sífilis.

Margaretha tuvo dos hijos con este hombre, ambos murieron mucho antes de tiempo por culpa de la sífilis que habían heredado de su padre. El niño, Norman-John, falleció con solo dos años. La niña, Louise-Jeanne, a los 21.

Para poder huir de los abusos constantes de su marido alcohólico, Margaretha estudió danza tradicional indonesia y adoptó el nombre Mata Hari.

La pareja se separó en 1902 y Mata Hari se mudó a París con su hija, donde comenzó a ganarse la vida como modelo para artistas, trabajadora de circo y, sobre todo, como bailarina exótica. Junto con Isadora Duncan, fue una pionera de la danza moderna.

Para 1905, Mata Hari ya era una estrella que actuaba a lo largo y ancho de Europa, llevando al público a un éxtasis inducido por su "feminidad felina y extrema" y sus "miles de curvas y movimientos".

En sus bailes, mostraba casi todo su cuerpo desnudo, exceptuando sus pechos, una zona de su cuerpo que escondía ya que estaba acomplejada por su tamaño.

Mata Hari se convirtió en una prostituta muy solicitada por hombres ricos y poderosos, como políticos, militares de alto rango y empresarios de éxito, lo que posteriormente dio a pensar a las autoridades francesas y británicas que era una espía.

En 1915 Mata Hari se sentía demasiado mayor para seguir actuando y se retiró de los escenarios. Estaba enamorada de un piloto ruso llamado Vadim Maslov. Cuando Maslov fue herido y quedó ciego en el frente, Mata Hari pidió permiso para visitarlo.

Como holandesa viviendo en un territorio neutral durante el conflicto, tenía que pedir una autorización para viajar a través de los países implicados en el conflicto, y fue entonces cuando los franceses la coaccionaron para convertirse en una espía para ellos.

A cambio de una suma de dinero, Mata Hari tenía que acostarse con Wilhem, el príncipe alemán, y sonsacarle todos sus secretos. Aceptó.

El problema es que Wilhem no era más que un idiota borracho y putero que no tenía ni idea de nada, por lo que no había nada que Mata Hari pudiera sonsacarle. Por desgracia para Mata Hari, los alemanes sabían que ella era una espía, e hicieron creer a los franceses que era una agente doble.

Aunque nunca hubo evidencias reales contra ella, Mata Hari fue acusada de espionaje y condenada a muerte sin ni si quiera tener la opción de defenderse. Fue ejecutada el 15 de octubre de 1917.

Se negó a que le vendasen los ojos o a ser atada. Antes de que disparasen, lanzó unos besos al pelotón de fusilamiento. Tenía solo 41 años.



Publicar un comentario