lunes, 23 de enero de 2017

Gay Bob: el primer muñeco gay

Lo llamaron Bob, y fue creado para parecerse a dos de los dos hombres más guapos de la historia: Robert Redford y Paul Newman. Aunque, sinceramente, más bien se daba un aire a Tom Jones. Tenía el pelo rubio, una camisa de franela, pantalones ajustados y un pendiente en la oreja.



Bob, que salió a la venta en 1978, fue el primer muñeco abiertamente gay de la historia.

La caja en la que venía empaquetado Gay Bob estaba decorada con la impresión de un armario, así que, al sacarlo de ella, Bob estaba literalmente saliendo del armario. Él mismo lo explicaba así, "No es fácil ser honesto sobre lo que eres —de hecho, hace falta mucho coraje para hacerlo— Pero recuerda, si Gay Bob tiene el coraje para salir del armario, tú también puedes tenerlo".


En el discurso que su creador, Harvey Rosenberg, programó para él, Gay Bob decía que "La gente gay no es diferente a la hetero... si todo el mundo 'saliera de sus armarios' no habría tanta gente enfadada, frustrada y asustada".

Rosenberg invirtió 10.000 dólares en producir a Bob con la intención de "liberar a los hombres de los roles sexuales tradicionales".

Cuando llegó a las tiendas ese mismo año se encontró con un gran rechazo por parte de ciertos sectores homófobos de la sociedad, aunque eso no evitó que se vendieran 2000 ejemplares en los dos primeros meses.



Uno de los motivos del rechazo, es que en su entrepierna, en lugar de haber un bulto asexual y liso como estamos acostumbrados en los Ken y los Action Man, había unos genitales de hombre que encajaban a la perfección con su mano articulada.

Pronto Rosenberg le dio a Gay Bob una familia formada por sus cuatro hermanos, Marty Macho, Executive Eddie, Anxious Al, y Straight Steve; y tres hermanas, Fashionable Fran, Liberated Libby, y Nervous Nelly.



Publicar un comentario