lunes, 30 de enero de 2017

Las mejores fotografías tomadas por drones


Dronestagram nació el 25 de julio de 2013 como la primera red social para fotografías y vídeos hechos con aviones no tripulados y, en aquel momento, aspiraba a convertirse en la web de referencia para este tipo de contenidos. / En la imagen, la ganadora del primer premio en la categoría Naturaleza y Fauna del concurso de Dronestagram de 2016.

Un escalador en el Parque Nacional de los Arcos, en Moab (Utah)

Casi cuatro años después, Dronestagram ya se ha posicionado como líder en el sector de fotos desde el aire. Su director, Guillaume Jarret, cuenta que siempre han tenido un crecimiento estable: “Con grandes picos de tráfico cada vez que organizamos el concurso internacional de fotografía junto a National Geographic”. / En la imagen, la ganadora del primer premio en la categoría de Deportes y Aventura de Dronestagram en 2016.

La basílica de San Francisco de Asís, en Umbria (Italia)

Para Jarret, el concurso con National Geographic es algo así como su Festival de Cannes. El primero arrancó el 15 de mayo de 2014 con la publicación como jurado. Eric Dupin, el creador de Dronestagram, contaba en aquel momento que la alianza fue sencilla: "Les ofrecimos que fueran socios y jurado y aceptaron. Les gustó la idea”. / En la imagen, la ganadora del primer premio en la categoría de Viajes de Dronestagram en 2016.

Un rebaño de ovejas en Sibiu (Rumanía)

Dupin, el creador de Dronestagram, llevaba tiempo volando drones, “como pasión personal”, y de vez en cuando también hacía fotos y vídeos. “Un día, mientras me hacía una foto de grupo con varios participantes de una conferencia en San Petersburgo (Rusia), un dron se acercó a nosotros. Y nos inmortalizó”. / En la imagen, el segundo premio en la categoría de Naturaleza y Fauna de Dronestagram en 2016.

Una de las piscinas del Complejo Acuático Norte de Santander, en Cúcuta (Colombia)

El creador de Dronestagram explicó en el aniversario de la red social que las fotos desde el aparato eran "bastante más interesantes" que las del fotógrafo que las estaba tomando. Fue entonces cuando se preguntó dónde se podían ver y si había algún lugar en la web que las agrupara. No existía nada así aún, así que lo creó. / En la imagen, la ganadora del segundo premio en la categoría de Deporte y Aventura de Dronestagram.

La playa Cable, en Australia

Cuando Dronestagram cumplió su primer aniversario ya tenían alrededor de 10.000 usuarios, el reto que se habían marcado para el primer año; y más de 15.000 fotos y vídeos publicados en 10 categorías diferentes. Ahora, explica Guillaume Jarret, superan los 35.000 usuarios y ya albergan más de 50.000 fotos y 15.000 vídeos. / En la imagen, la ganadora del segundo premio en la categoría de Viajes de Dronestagram.

El volcán Piton de la Fournaise, en Tampon (Reunión)

El concurso de Dronestagram junto a National Geographic, siempre en mayo, tiene mucho que ver con ese crecimiento en las cifras –aunque los drones siguen siendo un hobby caro-. “En esta última edición hemos tenido más de 5.000 participantes de 35 países diferentes”. / En la imagen, la ganadora del tercer premio en la categoría de Naturaleza y Fauna de Dronestagram.

Las montañas Chugach, en Alaska

Jarret, director de Dronestagram, cree que esto es solo el principio de un mercado y un sector en auge. “La creciente miniaturización de los aviones no tripulados y los precios, que son cada vez más competitivos, permitirá que el público pueda hacer suya esta tecnología”. / En la imagen, la ganadora del tercer premio en la categoría de Deporte y Aventura de Dronestagram.

La playa de Amadores, en Gran Canaria

El director de la plataforma de imágenes con drones ve “muy positiva” la idea de que se “normalice” la compra y el uso de uno de estos aparatos: “Los llamamos así, aunque en nuestro caso tal vez deberíamos llamarlos cámaras voladoras”. / En la imagen, la ganadora del tercer premio en la categoría de Viajes de Dronestagram.
Campos de lavanda en Valensole, Provenza (Francia)

Aunque Dronestagram nunca alcanzará la cifra de más de 600 millones de usuarios de Instagram, o eso creen ellos porque “no se hace una foto con un dron como con la cámara del teléfono móvil”, no es algo que les preocupe. “Preferimos la calidad a la cantidad, para el deleite de los amantes de las bellas imágenes con las que que nos encontramos”. Los drones no son tan accesibles como los móviles, pero pueden lograr perspectivas únicas como la de estos campos de lavanda en la Provenza francesa, incluida entre la selección de Dronestagram para 2016.

Un pájaro atacando al dron en la Polinesia Francesa

El director de Dronestagram lleva años viendo decenas de fotos hechas con drones cada día, pero si le preguntan cuál es la primera que le viene a la mente, no duda. Es la imagen que ganó el primer premio de la categoría de Dronestagram en la primera edición del concurso: “La hizo Capungaero en Bali, Indonesia”. Un águila sobrevolando el Parque Nacional de Bali Occidental. “Todos estuvimos de acuerdo en darle aquel primer premio, y además esa imagen demostró el fantástico potencial de los drones”. Una vista similar a la imagen escogida este año para el Top 20 de dronestagram en la que otra rapaz ataca a un dron en la Polinesia.

El bosque Bogata, en Rumanía

El potencial de la fotografía de drones está constreñido por las cuestiones éticas que envuelven a los vuelos de estos aparatos y también por la falta de marcos regulatorios en muchos países. “Se ha ido de la permisividad a la represión”. Jarret, director de la plataforma para imágenes con drones, apunta a que algunos países como Suecia han decidido prohibir su uso. / En la imagen, una fotografía del bosque Bogata, en Transilvania, con la carretera que lleva al lugar de nacimiento del Conde Drácula, Sighisoara.

Copacabana, en Rio de Janeiro (Brasil)

Mientras la ley se pone al paso de la tecnología, esta última sigue con su avance. Para el próximo febrero está prevista la salida de Power Up PPV, un dron de papel que permite a los usuarios observar el vuelo desde la nariz de la aeronave gracias a una cámara que graba video 360º compatible con un visor de realidad virtual. / Foto de la playa de Copacabana seleccionada por Dronestagram para su Top 20 de 2016, en la que el paseo marítimo y el asfalto parecen hacer las veces de mar.

Una boda en Huanine, en la Polinesia Francesa

Se han hecho imágenes de volcanes, de playas, de ciudades… Y ahora, Jarret, el director de Dronestagram, asegura que hay una tendencia en alza dentro de la industria de las bodas. “Cada vez está más presente, se puso de moda en California y cada vez hay más”. Por eso, en mayo de 2016 lanzaron la página web Mariage par drone en Francia. Y según el director, los resultados son alentadores. En esta imagen de la selección de Dronestagram para 2016 vemos una pareja recién casada disfrutando del paraíso de Huanine, Polinesia Francesa.

La carretera Huia Dam, en Auckland (Nueva Zelanda)

Y, como con el resto de dispositivos, los selfis tampoco se han quedado fuera de esta nueva forma de fotografiar. Según el director de Dronestagram, observan mucho la aparición de lo que ellos llaman “dronies”, selfis hechos con drones. “Y nos divierte mucho”. Un ejemplo es esta foto recogida por Dronestagram entre las mejores fotos de 2016.
La playa de Miedzyzdroje, en Polonia

El director general de Dronestagram aboga por un equilibrio entre la ley y el desarrollo de los drones que promueva esta nueva tecnología, “creadora de empleo”, y que respete la privacidad. “Pero vemos el futuro de forma positiva. La innovación va más rápido que la legislación, solo hay que darle tiempo para adaptarse”. / La fotografía, incluida entre las mejores del año para Dronestagram, muestra las sombras alargadas de una pareja en la playa de Miedzyzdroje, al noroeste de Polonia, junto a la frontera alemana.

Las cataratas del Niágara.

Jarret, director de Dronestagram, también apunta a la capacidad de los aviones no tripulados para llegar a aquellos lugares a los que, por ejemplo, no pueden llegar los medios de comunicación. “Como ocurrió durante el desastre natural en Brasil en noviembre de 2015. Uno de nuestros pilotos de drones, Alexandre Salem, hizo un gran trabajo para documentar y advertir sobre el desastre”. Lograr la imagen imposible es uno de los retos de los fotógrafos con drones, conseguido en este plano de las cataratas del Niágara, lo que le valió estar entre las mejores del año pasado para Dronestagram.

Un granjero cultivando chile rojo, en Guntur (India)

Ninguna firma quiere quedarse atrás en la carrera aérea. En septiembre de 2016, GoPro presentó su primer dron, Karma, con el que pretende dar soporte a sus nuevas cámaras de acción, la Hero 5 Black y Hero 5 Session, y no tener que depender de ningún otro fabricante.



Publicar un comentario