martes, 24 de enero de 2017

Lo que reveló el tenso lenguaje corporal de Trump y Melania en la toma de posesión

Si viste la investidura presidencial de Trump, probablemente te diste cuenta de que durante la ceremonia se respiraba cierta tensión entre él y su esposa Melania. Ambos tuvieron varios gestos y actitudes que esconden datos reveladores sobre su relación.

Para entender el significato de sus movimientos, Mic ha hablado con las expertas en lenguaje corporal, Patti Wood y Susan Constantine, quienes han analizado varios momentos significativos del evento.

Saludando a los Obama por su cuenta
Cuando la pareja llegó a la Casa Blanca, Donald fue a saludar a Barack y a Michelle Obama por su cuenta y dejó a Melania sola en el coche. "No solo no la esperó, subió las escaleras y saludó a los Obamas por su cuenta. Ni siquiera miró hacia atrás para ver si estaba allí o para ayudarla a subir las escaleras", dijo Wood.

Según las expertas, este tipo de gestos podrían ser una señal de que la relación entre ambos no es buena. "Si no supieras que están casados, no sabrías que están casados", dice Constantine.

Trumps VS. Obamas
Los gestos de afecto y las muestras de cariño son indicadores del nivel de complicidad que hay entre 2 personas. Y esto también jugó en contra de la pareja. Como dijo Wood, cuando ella se le acercaba, él no la tocaba, no la abrazaba, no le mostraba cariño. Como si no fuese con él, como si no fuese la mujer con la que se casó.

En cambio, con los Obama fue distinto. Algo que se evidenció mientras Barack y Donald esperaban en las escaleras a sus respectivas esposas. El expresidente recibió a Michelle besándole la mano. Trump, en cambio, recibió a Melania asintiendo con la cabeza y sin manifestar ningún tipo de afecto. Esta diferencia demostraría, siempre según las expertas, que la relación entre los Obama es mucho más fuerte.

"Melania es un objeto para Trump. No veo ninguna calidez, amor verdadero o compasión en esta relación", dijo Constantine. Esto se diferencia de la relación de los Obamas, que fue interpretada por la experta como un vínculo fuerte porque "sus cuerpos se mueven al unísono y hay mucho calor y amor entre los 2".

Un baile sin afecto
Cuando bailamos con alguien, nuestros movimientos pueden reflejar el grado de estima que sentimos por esa persona. Durante el baile de la ceremonia, Melania se delató al apartarse de su marido. "Con eso dice: 'No quiero fusionarme contigo como socio'", dijo Wood. En cuanto a Trump, más que tratarla con cariño o respeto, "la abrazaba sexualmente", lo cual se evidenció mientras acercaba su pelvis a la de ella.

"Trump es el mismo donde quiera que esté y en cualquier situación en la que se encuentre", dice Wood. Y en esta ocasión no le importó comportarse como el "playboy" que siempre ha sido delante de millones de personas.Y aunque muchos puedan encontrar esta actitud desagradable, ésta "también puede leerse como una muestra de autenticidad", concluye Wood.



Publicar un comentario