martes, 31 de enero de 2017

Los gatos biónicos

Dos gatos discapacitados han sido operados recientemente para implantarles dos patitas biónicas que les permitirán volver a caminar de nuevo. Pese a que no es una técnica nueva –existe el precedente del gato Oscar en 2010– es la primera vez que se realiza esta operación fuera de Inglaterra.



Los beneficiarios de las nuevas patas han sido el gato Pooh y el gato Steven, dos animales que sufrieron amputaciones en las patas traseras al ser atropellados por un coche. Ambos se encuentran en buen estado de salud y buscan un nuevo dueño tras el accidente.


Los implantes de las patas están hechos a medida y se acomodan al tobillo de igual manera que el hueso del asta de los ciervos crece a través de la piel. La técnica utilizada por los cirujanos ha sido similar a la que ya se usó en 2010 con el gato Oscar.

El equipo de cirujanos perforó las clavijas de la prótesis, elaboradas en polímero de caucho y ensambladas en titanio, en cada uno de los huesos del tobillo del gato. A continuación, recubrieron con hidroxiapatita cada una de las prótesis para estimular que las células óseas crecieran sobre el metal. Así, la piel crece sobre una especie de “paraguas” que evita que surja una infección potencialmente dañina.

"Tras un mes con sus nuevas patas, la cirugía puede considerarse un éxito", ha declarado el cirujano búlgaro encargado de la operación de Pooh a AFP. " Aún es un poco torpe, pero puede caminar, correr y saltar".

Se espera que poco a poco comiencen a implantarse protesis de este tipo de forma generalizada. Para que los gatos víctimas de accidente puedan caminar de nuevo.



Publicar un comentario