martes, 31 de enero de 2017

¡Probablemente por este gusano nadie se irá a vivir a la Antártida!


Se trata del gusano Gigantea Eulagisca.  Mide alrededor de 8 pulgadas de largo, vive  en las aguas de la Antártida y se parece vagamente a una escoba.


Aparte de que la cabeza espeluznante, hundida, casi se podría estar tentado a acariciar sus cerdas de un hermoso tono dorado, pero ten en cuenta que no hay garantía de que puedas conservar todos los dedos: esa cabeza hundida en la primera foto es en realidad una boca retráctil conjunto con unos poderosos colmillos.

Tienen diminutas escamas protectoras en toda su sección media diseñadas para mantenerlos a salvo de sus principales amenazas.

Los científicos todavía no saben mucho acerca de sus dietas o la forma en que se reproducen, en parte debido a que viven más profundo de los océanos de la Antártida y seguramente porque también nos recuerda al monstruo de Aliens:


Publicar un comentario