lunes, 20 de febrero de 2017

11 pequeñas y grandiosas historias de amor

Estas pequeñas historias llenas de ternura, romance y felicidad, demostrarán incluso a los escépticos más tercos que el amor existe y existirá siempre.
  • Mis abuelos ya tienen alrededor de 70 años. Estaba hablando con mi abuelo acerca de su juventud. De pronto entró mi abuela y él dijo: “¡Llegó mi universo!“. Mi abuelo siempre le hace mejores cumplidos a mi abue que mi novio a mí.
  • Mi marido se despertó 20 minutos antes de lo normal, para coserme un guante roto antes de ir a trabajar. ¡PARA COSERME UN GUANTE! Para que no se me congelaran los dedos afuera. Debido a mucha carga de trabajo no tengo tiempo ni para comer, mucho menos para comprarme unos guantes nuevos. No importa que no me regale flores y que me haga cumplidos muy de vez en cuando, precisamente este tipo de cosas no me hacen dudar ni un minuto de la sinceridad de nuestro amor.
  • Hoy mi marido me dijo: ”¡Si hubiera sabido que me sentiría tan bien a tu lado, habría llegado a ti justo después de aprender a caminar!".
  • A mi esposo lo enviaron de viaje de negocios justo en el Día del Amor. Sin embargo, no me dejó sin un pasatiempo entretenido. Encontré en la mesa de nuestra casa mi pastel favorito y una tarjeta con un corazoncito que solo tenía 2 palabras, pero esas 2 palabras me hicieron feliz: la tarjeta decía: “Cómetelo todo“.
  • Cuando mi mamá extraña a papá, toma su perfume y lo rocía por la casa. Dice que de esta manera crea ”el efecto de su presencia“. Y cuando papá regresa del trabajo, siente el aroma y sonríe: “Veo que me extrañaste”.
  • Me enamoré de una chica de la universidad que tiene problemas auditivos, estudia para ser intérprete de lengua de señas. Ahora estoy aprendiendo lengua de señas para invitarla a salir.
  • La temperatura corporal común de mi marido es 36.0 y la mía, 37.0; él siempre tiene frío y yo, calor... Así que encontramos una solución perfecta: dormimos abrazados, de esta manera él se pone calientito y yo me enfrío. Somos la pareja ideal.
  • Mi abuela se casó cuando tenía 16 con un hombre al cual no amaba, y toda su vida amó a otra persona. Primero no podían estar juntos porque ambos estaban casados, luego por sus hijos. Y ahora que tienen 90 años, se encontraron por casualidad en un hospital. Lo primero que dijo el hombre: “¡Al fin te encontré!“. Ahora decidieron casarse y vivir juntos el poco tiempo que les queda.
  • Hoy me desperté porque mi marido me estaba maquillando mientras dormía. Me dijo: ”Es para que tú puedas dormir un poco más“. Por cierto, él es un maquillador profesional.
  • Mi abuela vive en Austria, tiene 89 años. Su novio, de 98 años, le regaló un auto diciéndole: “Solo debes viajar en el mejor auto”.
  • Mi marido y yo estábamos paseando por la ciudad. Simplemente paseando. Nos divertíamos, charlábamos.. De pronto se nos acercaron dos jóvenes y nos pidieron nuestro correo electrónico. Dijeron que nos vieron besándonos y durante una hora nos habían seguido para fotografiarnos. Ahora nuestro álbum tiene otro centenar de imágenes de nosotros felices. Hace unos días celebramos 25 años de casados, y este fue el regalo más inesperado.


Publicar un comentario