domingo, 19 de febrero de 2017

12 remedios caseros para las quemaduras

Estos remedios son sorprendentes para calmar y sanar las quemaduras. Puedes hacerlos con cosas de tu despensa (o incluso tu baño); te servirán eficazmente como sencillos tratamientos para un alivio rápido.


  1. ¡Nunca uses hielo en una quemadura! El hielo puede restringir el flujo de sangre a la piel y agravar aún más el daño. En su lugar, coloca inmediatamente la zona quemada bajo un chorro de agua fría, lo que ayuda a prevenir que la lesión se extienda, y procura mantener la zona afectada bajo el agua durante al menos 5 minutos si es posible. 
  2. Aloe La sábila, probablemente el remedio casero más conocido para las quemaduras, detiene el dolor y el enrojecimiento, reduce la inflamación y estimula el crecimiento y la reparación de la piel. Pero si no tienes aloe a la mano, cualquier crema o producto que lo contenga te ayudará a calmar la zona quemada.
  3. Pasta de dientes Para cuando toques accidentalmente algo caliente sin una protección, o te salpiques con un líquido que esté hirviendo, procura tener un tubo de pasta de dientes en la cocina (preferentemente blanca) para usarla como remedio casero para una quemadura menor. Primero, deja la zona bajo un chorro de agua fría; después sécala muy suavemente con una toalla de papel, y termina cubriéndola con una capa ligera de pasta de dientes.
  4. Vainilla Para quemaduras menores, puedes utilizar extracto de vainilla. Usa un hisopo de algodón y sumérgelo en el extracto de vainilla; luego pásalo muy suavemente sobre la piel quemada. La evaporación del alcohol del extracto de vainilla enfriará la quemadura y te aliviará el dolor.
  5. Bolsas de té negro El té negro contiene ácido tánico, que extrae el calor de las quemaduras para ayudar a que duelan menos. (Ese mismo compuesto calmante hace del té negro un gran remedio casero para el dolor de muelas y muchos otros dolores.) Coloca dos o tres bolsas de té negro, frías y húmedas, en la parte quemada, y manténlas fijas con una gasa.
  6. Vinagre El vinagre blanco contiene ácido acético, un componente que puedes encontrar también en las aspirinas y que ayuda a aliviar el dolor, la picazón y la inflamación de una quemadura. También es un antiséptico y astringente natural, por lo que te ayudará a mantener la lesión a salvo de infecciones. El vinagre también extrae el calor de la quemadura, ayudando a aliviar el dolor de forma natural. Remoja unas toallas de papel en vinagre diluido para crear una compresa calmante, o utiliza hisopos de algodón para masajear suavemente la zona lastimada.
  7. Miel El más famoso remedio para el dolor de garganta, la miel, es un antibiótico natural que ayuda a prevenir la infección de las quemaduras. Tiene un pH ligeramente ácido que es hostil para las bacterias, por lo que una vez aplicado en la piel también puede matar los gérmenes presentes o curar las infecciones persistentes. La miel también enfriará la quemadura, aliviando el dolor y ayudándola a sanar.
  8. Leche El contenido de grasa y proteína de la leche calma y promueve la curación de quemaduras. Sumerge la quemadura en leche durante 15 minutos para un alivio rápido. Otra opción es untar un poco de yogur, ya que la grasa que contiene ayuda a hidratar la piel reseca.
  9. Avena Con sus propiedades calmantes, ayudará a reducir la inflamación de la piel quemada. La avena es particularmente útil cuando la quemadura está sanando y sientes muchas ganas de rascarte. Añade una taza de avena al agua de la tina y remoja la zona afectada durante 20 minutos para calmar la comezón de una quemadura grande. Para las irritaciones menores, añade un poco de avena a un recipiente con agua y remoja con cuidado la zona afectada. Deja que se seque para que se mantenga la fina capa de avena que se forme, lo que reducirá la comezón considerablemente. Para aumentar aún más el alivio, añade al agua un poco de bicarbonato de sodio, ya que este ayuda a calmar la inflamación de la piel.
  10. Aceite de coco El aceite de coco es una excelente fuente de vitamina E y también contiene ácidos grasos que combaten hongos y bacterias, por lo que ayudan a mantener la quemadura protegida de infecciones. Si una quemadura te ha dejado una cicatriz visible, mezcla el jugo de un limón con aceite de coco y masajea la marca. Las acidez del jugo de limón ayudará a desvanecer la cicatriz, y el aceite de coco a sanar la piel.
  11. Aceite de lavanda Un químico francés descubrió el poder curativo del aceite de lavanda a principios de 1900. Cuando por accidente se quemó gravemente una mano en el laboratorio y se sumergió en una tina de agua con aceite esencial de lavanda, se le quitó el dolor y la quemadura sanó rápidamente. Mezcla 1 cucharadita de aceite esencial puro de lavanda en aproximadamente 60 ml de agua en una botella con atomizador. Agita ésta, y rocía la piel lastimada suavemente con la frecuencia que sea necesaria. El aceite de árbol del té y el de hamamelis también son remedios eficaces para quemaduras leves.
  12. Vitaminas C y E Normalmente, asociamos la vitamina C con los resfriados, pero ¿sabías que puede contribuir significativamente a calmar lesiones de la piel? La vitamina C promueve la curación de heridas y la producción de colágeno, proteína básica para la regeneración de la piel. La vitamina E es un antioxidante que ayuda a reparar y proteger la piel. Para acelerar la curación de una quemadura, un remedio casero es comer alimentos ricos en vitaminas C y E o tomar 2,000 miligramos de vitamina C y 1,000 UI de vitamina E durante una semana después de la quemadura. Incluso se puede romper una cápsula de vitamina E y aplicarla directamente sobre la quemadura para ayudar a curar y prevenir las cicatrices.

Publicar un comentario