lunes, 20 de febrero de 2017

Dar cariño a los bebés de madres adictas los ayuda a superar el síndrome de abstinencia

Según el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas, cada 25 minutos nace un bebé con síndrome de abstinencia neonatal. De igual forma, el Consejo de contención de costo de los servicios sanitarios de Pensilvania concluyó que casi 20 de 1.000 recién nacidos enfrentaron problemas de abstinencia en 2015, por lo que aumentó 250% desde el año 2000.


Uno de los métodos más utilizados en Estados Unidos en el proceso de rehabilitación de estos bebés es el "abrazo voluntario". Varios estudios demostraron que abrazar y acurrucar a bebés de madres con adicciones tiene un efecto positivo en los niños. A su vez, este proceso iría acompañado de cánticos o susurros de expresiones dulces hacia el bebé.

Según informó BBC Mundo, muchos recién nacidos pasan semanas en el hospital alejados de sus padres, mientras los van deshabituando gradualmente de los medicamentos a los que fueron expuestos. Es decir, asisten a programas de rehabilitación.

Mary Ann Malloy, jefa de enfermería de la unidad de cuidados intensivos neonatales en el Centro Médico Einstein en Filadelfia, expresó a la BCC que "estos bebés necesitan sentir amor, contacto humano y una voz suave para consolarlos cuando sienten dolor".

Los bebés sufren de síndrome de abstinencia neonatal (SAN), debido a que sus madres consumían analgésicos y drogas como la heroína o metadona. Según la jefa de enfermería, es difícil cuando llegan a un punto que están inconsolables, pero los voluntarios ayudan a que no lleguen tan lejos y los cargan ante el primer gemido.

Los síntomas pueden variar dependiendo de qué tomaba la madre, pero pueden verse representados a través del llanto excesivo, fiebre, irritabilidad, respiración rápida, convulsiones, trastornos del sueño, temblores, vómitos y sudoración.

Tener voluntarios disponibles para abrazarlos también reduce tanto la cantidad de medicamento que los bebés necesitan y la duración de su estancia en unidades neonatales, señalan los médicos.

En Estados Unidos el reclutamiento de "abrazadores" se ha vuelto una práctica muy extendida, con el fin de ayudar a los niños vulnerables. Esta medida fue utilizada por algunas instituciones desde la década de 1980 para tranquilizar y ofrecerle calor humano a bebés prematuros y los nacidos de madres adictas. Sin embargo, la cantidad de bebés con síndrome de abstinencia neonatal fue creciendo en EE.UU




Publicar un comentario