miércoles, 8 de febrero de 2017

Descubren a un estafador gracias a su marcapasos

Ha ocurrido en Middletown (Ohio), donde un hombre de 59 años ha sido detenido como sospechoso de provocar un incendio y querer cobrar el seguro. ¿Cómo tiraron por tierra la coartada que el hombre había diseñado? La policía pidió una orden judicial para registrar algo insólito: su marcapasos.


El hombre había contado a la policía que cuando llegó a casa se encontró con un incendio, por lo que cogió algunas de sus cosas, rompió una ventana con su bastón y salió por el improvisado hueco. Pero, según los datos registrados en sus marcapasos, esta historia y la actividad requerida para llevar a cabo esta tarea (que conllevaría un alto nivel del estrés), no cuadraba en absoluto con la realidad.

Aunque la policía ya sospechaba que el hombre lo que quería era cometer fraude al seguro, la 'versión' del marcapasos fue la prueba fehaciente que necesitaban para su detención. Otras fueron gasolina en sus ropas y zapatos y que el incendio no solo tenía un punto de origen.

El 3 de febrero de 1960, se implantó en Montevideo, Uruguay una versión mejorada del marcapasos del sueco Elmqvist. Fue el primer implante de un marcapasos en América. El dispositivo duró hasta que el paciente murió de otras dolencias 9 meses más tarde. El precoz diseño sueco con baterías recargables hacía necesario el uso de una bobina de inducción para su recarga desde el exterior del cuerpo del paciente.

En mayo del 2013, Patrick Rosset, responsable de producción de la empresa Medtronic en Suiza, mostró la línea de producción de un marcapasos implantable no mayor que un dedal. Al tener un tamaño tan reducido, los médicos podrán insertar el marcapasos por medio de un tubo, llamado catéter, a través de una pequeña incisión en la pierna y dirigirlo hasta el corazón. 
La operación será menos invasiva y complicada.




Publicar un comentario