martes, 28 de febrero de 2017

El dolor de espalda podría ser síntoma de muerte prematura

Cómo si nos hicieran falta motivos para preocuparnos, un nuevo estudio sugiere que el dolor de espalda podría ser una seña de algo mucho peor: muerte prematura. De acuerdo con el estudio, llevado a cabo por la Universidad de Sídney, hay una relación clara entre el dolor de espalda y la mortalidad temprana, aunque no saben porque.


Según el estudio, los individuos que padecen de dolor crónico de espalda tienen el 13% más posibilidades de morir jóvenes por cualquier causa. De acuerdo con lo investigadores, los hallazgos son importantes porque solemos ver el dolor de espalda como algo insignificante, pero los resultados muestran lo contrario.

Para llegar a ésta conclusión, el equipo de la universidad australiana, examinó las tasas de dolor de espalda y la edad de muerte en 4,390 gemelos mayores de 70 años. Los resultados mostraron un vínculo claro entre los dos, lo que sugiere que el dolor de espalda recurrente era un signo de algo más.

Este hallazgo puede tener implicaciones importantes, ya que como The Daily Mail informó, el dolor de espalda afecta a cuatro de cada cinco personas en algún momento de su vida y alrededor de la mitad de estos casos ven una recurrencia del problema dentro de un año.
Esta no es la primera vez que una condición aparentemente no fatal en pacientes ancianos puede ser un signo de muerte temprana. Por ejemplo, estudios previos han demostrado que las mujeres mayores que se rompen las caderas están en mayor riesgo de morir en el siguiente año tras la lesión. La mayoría de las investigaciones sugieren que es la mala salud subyacente que conduce a la lesión y no la propia lesión que deriva en la muerte prematura.

El equipo espera que una mejor comprensión del vínculo entre el dolor de espalda y la muerte prematura conduzca a mejores métodos de intervención para las personas de mayor riesgo.

"El dolor de espalda debe ser reconocido como una co-morbilidad importante que es probable que afecte la longevidad de las personas y la calidad de vida", explicó el investigador principal, el doctor Matthew Fernández en un comunicado.

Los resultados, publicados en el diario European Journal of Pain, sentarán las bases para encontrar la razón de ésta relación. Por ahora, los investigadores suponen que el dolor espinal puede ser parte de un patrón de maña salud y una habilidad de funcionamiento mediocre, los que aumenta el riesgo de muerte en la población de adultos mayores.



Publicar un comentario