jueves, 9 de febrero de 2017

El "guerrero psiquico" de la CIA

Documentos secretos desclasificados recientemente por la CIA, revelaron que el conocido mentalista israelí Uri Geller (famoso en la década de los 70 por sus supuestos poderes telequinéticos y telepáticos) fue investigado por el servicio de inteligencia estadounidense para aprovechar sus potenciales habilidades.

En 1973, Geller fue parte de varios experimentos de la CIA en un programa llamado “Stargate”, que buscaba corroborar su capacidad paranormal y comprender cómo funcionaban exactamente. 
Las pruebas tuvieron lugar entre el 4 y el 11 de agosto de 1973. Uri Geller fue colocado en una habitación blindada, con dos puertas cerradas con llave y se le pidió que replicara los dibujos que se realizaron en otra sala. Se cogió la palabra «fusible» al azar en el diccionario y se dibujó un petardo.

«Geller fue avisado a través del intercomunicador cuando la imagen fue dibujada y grabada en la pared fuera de su recinto», indican los documentos desclasificados antes de señalar que «su respuesta casi inmediata fue que vio "un cilindro con ruido que sale de él" y dibujó una imagen que parecía similar al petardo».

Con otra palabra, «montón», se dibujó un racimo de uvas y Geller afirmó que veía «círculos de color púrpura» y reprodujo el racimo. «Tanto la imagen inicial y la reproducción de Geller tenían 24 uvas en el montón», según los documentos.

Aunque no acertó en otras ocasiones, los agentes anotaron en su informe: «Queda demostrada su habilidad paranormal de manera inequívoca y convincente».


Ramos Perera autor del libro «Uri Geller al descubierto», explicaba en 1975 cómo para evitar que éste adivinara una imagen dibujada había que evitar realizar el dibujo ante él porque no se podía tener la seguridad de que viera o siguiera los movimientos del lápiz y que al pedirle que lo reprodujera mentalmente, había que tener cuidado de no mover la cabeza o los ojos, porque de la trayectoria de estos, un prestidigitador con práctica puede descubrir la figura que se ha trazado. De hecho, otros ilusionistas, como el mago José Luis Ballesteros, reprodujeron por aquel entonces las mismas pruebas de Uri Geller.

Aquel mismo año de 1975, el más famoso doblador de cucharas del mundo realizó una demostración privada ante el físico Richard Feynman en un hotel de Hollywood. Alguien había propuesto al físico la posibilidad de que investigara la naturaleza de los poderes del mentalista y este aceptó. Geller trató de adivinar lo que Feynman, su hijo y el matemático Albert Hibbs habían dibujado en unos papeles, pero no lo logró. Sus supuestos poderes no hicieron acto de presencia.

El programa Stargate se cerró en 1998 en medio de la desconfianza sobre sus resultados y la conclusión de que «nunca se ha proporcionado una base adecuada para las operaciones de inteligencia procesable», según recuerda The Telegraph.

Uri Geller, que reside actualmente en Israel, señala que las revelaciones de los documentos desclasificados son solo la «punta del iceberg» de lo que tanto la CIA, como el Mossad y otras agencias de inteligencia le pidieron hacer. Ya en 2013 afirmó hacer usado sus capacidades mentales para la CIA y el Mossad. Según afirma al Telegraph, sus actuaciones doblando cucharas en televisión habían sido una «buena cobertura» para su trabajo de espía.

Aunque gran parte de la información ya estaba técnicamente a disposición del público desde mediados de los 90, era de difícil acceso al estar solo disponible en cuatro equipos físicos ubicados en el Archivo Nacional en Maryland. Ahora la CIA lo ha publicado on line en su archivo.




Publicar un comentario