miércoles, 15 de febrero de 2017

El mensaje subliminal en el logo de McDonald's

Una antigua leyenda sobre los arcos que conforman el logo de McDonald's está rondando otra vez por internet gracias a Foodbeast, un sitio web de noticias relacionadas con la gastronomía, que mencionaba en uno de sus artículos un dato sobre el famoso restaurante que recoge Eric Schlosser en su libro Fast food: el lado oscuro de la comida rápida.


En esta obra, Schlosser ahonda en la psicología y la historia que hay detrás de los arcos dorados que forman el logo de McDonald's y explica que el símbolo original estaba formado por dos arcos separados, colocados a ambos lados de un restaurante McDonald's, pero que con el tiempo estos arcos acabaron juntándose para dar lugar a la icónica forma de M.

Cuando los directivos de McDonald's estaban pensando en deshacerse de los arcos en la década de los sesenta, contrataron al psicólogo y asesor de diseño Louis Cheskin. Cheskin recomendó a la cadena que conservara los arcos en el logo por una razón muy interesante: tenían una gran carga freudiana en el subconsciente de los clientes.

El museo de McDonald's en Chicago, Illinois (Estados Unidos), 23 de julio de 2015.
Según el experto, los arcos dorados recordaban a unos pechos de tamaño considerable: "Los pechos de la madre McDonald's". No tenía sentido perder el atractivo de ese simbolismo tan universal y al mismo tiempo tan estadounidense. La empresa siguió los consejos de Cheskin, conservó los arcos dorados y los utilizó para formar la M de McDonald's.

El diseño lleva siendo prácticamente el mismo desde entonces. La edición estadounidense del HuffPost pidió a McDonald's que confirmara la veracidad de esta versión de los hechos, pero no hubo ninguna respuesta. Sin embargo, una cosa es segura: nunca volveremos a mirar a esos arcos con los mismos ojos.



Publicar un comentario