domingo, 26 de febrero de 2017

La improbable teoría que afirma que la tierra es hueca

La creencia en la Tierra hueca o creencia intraterrestre afirma que el interior de nuestro planeta está vacío y posee un sol central. También suele añadirse la existencia de dos grandes aperturas en los polos . En las versiones más radicales de esta teoría, las paredes interiores están pobladas por una civilización muy avanzada.

Orígenes
Los orígenes de esta teoria quizás se remonte a Athanasius Kircher en 1665, y su obra Mundus subterraneus, quo universae denique naturae divitiae.

Leonard Euler, un genio matemático del siglo XVIII, también dedujo que la Tierra era hueca, que contenía un sol central y que estaba habitada.

Sir Edmundo Halley, descubridor del cometa Halley y astrónomo real de Inglaterra en el siglo XVIII, publicó en 1692 su teoría acerca de una tierra hueca, la cual retocó después de trabajar con Newton en fluctuaciones de magnetismo de tierra y sus causas posibles. Dedujo que había tres conos concéntricos con un centro fundido de la lava, que sirvió como un “sol interior”. Newton y otros científicos prominentes del siglo XVII como Johannes Kepler o Robert Boyle denfendian también esta teoría.

No obstante la idea de una tierra hueca como creencia, no puede rastrearse con precisión ya que los orígenes de esta creencia se remontan a los mitos y leyendas ancestrales que podemos encontrar a lo largo de todo el globo y que mencionan todo tipo de criaturas y dioses viviendo bajo tierra

Descripción de la creencia
Algunos defensores de esta creencia propugnan que existen dos aperturas, una en cada polo. También existirían cuevas y sistemas de túneles en todo el planeta Tierra, que podrían unir lugares muy distantes por el subsuelo.

El escritor de ciencia ficción Raymond A. Palmer (1910-1977) afirmaba ―sin aportar ninguna prueba― que la Tierra es hueca y que los ovnis provienen de una civilización de seres superiores que está oculta en su interior inexplorado.

El escritor español Félix Baltanás, en su libro Mil kilómetros abajo, afirma que el polo magnético debería estar siempre posicionado en el mismo lugar que el polo geográfico. Afirma también que en el interior de la Tierra flota un sol que da vida a una tierra interior y habitada sin noches, con clima tropical y gravedad de 6,7 g. Plantea una opinión alternativa al movimiento de las placas tectónicas, afirmando que se deben a que la Tierra está aumentando de tamaño. En el centro de las aperturas de cada polo no habría gravedad y el mar se hundiría por una de ellas hasta salir por la otra (lo que serviría de ruta naval y migratoria hacia el interior). Afirma que estas verdades no son conocidas por el gran público debido a una gran conspiración en la que «están involucrados los planetas, la NASA, Google Earth, », que conocen perfectamente el tema pero se han confabulado para ocultarlo.


La evidencia de que el planeta Tierra es hueco es que la exploración del interior de la Tierra no ha sido significativa, ya que la máxima perforación, realizada en el Pozo Superprofundo Kola en Siberia, es de 12,3 km, el 0,1 % del diámetro terrestre, se esperaba que la profundidad del pozo alcanzara 13.500 m a finales de 1990 y 15.000 m en 1993, pero resultó ser inalcanzable profundizar a un nivel mayor de 12.262 m, y se detuvieron los trabajos en 1992. El motivo fue que se hizo imposible, técnicamente, el profundizar más en la corteza pues la temperatura de unos 180º C (cuando habían calculado casi la mitad a esas cotas), hacían fluir continuamente una masa de fango e hidrógeno. Hoy en día los estudios geológicos continúan de la mano de la empresa estatal GNPP Nebra, con un laboratorio geológico a 8578 metros de profundidad.


En la literatura Julio Verne es el autor más representativo con su novela Viaje al centro de la Tierra (1864). En este libro se cuentan las aventuras de unos personajes que siguen una ruta intraterrestre, atravesando desde Islandia hasta Sicilia, y encontrándose incluso con océanos subterráneos y criaturas prehistóricas.


En otra de sus novelas, "Aventuras del Capitán Hatteras" (1866), uno de los personajes, el doctor Clawbonny, enumera las creencias de la época ―entre las que incluye la de la Tierra hueca― para luego descartarlas.




Publicar un comentario