domingo, 19 de febrero de 2017

Lo que revelan las uñas sobre tu salud

¿Sabías que a través de las uñas de pies y manos se pueden detectar trastornos o enfermedades? Revisalas para detectar qué dicen sobre tu salud.

Las uñas de pies y manos son una reliquia evolutiva, más útiles para nuestros ancestros lejanos, a los que les servían para aferrarse a las ramas, que para nosotros hoy día; no obstante, aún nos dan pistas sobre nuestro estado general de salud.

Por ejemplo: cuando el cuerpo afronta una demanda excesiva de recursos, las uñas dejan de crecer temporalmente, y en ellas aparecen unos surcos horizontales llamados líneas de Beau, que pueden deberse a factores como golpes en las uñas, infecciones y altos niveles de estrés físico.

Las líneas de Beau no suelen ser motivo de alarma. 

Las líneas de Beau son depresiones a través de la uña. Estas líneas pueden ocurrir después de una enfermedad, una lesión de la uña y cuando usted está desnutrido. Para cuando se hacen visibles, la causa a menudo ya se ha atacado de raíz. Pero si los surcos reaparecen periódicamente, es conveniente consultar al médico.

Las uñas que se hunden y adoptan una forma cóncava,
como la de una cuchara (anomalía llamada coiloniquia), pueden indicar deficiencia de hierro.

No pases por alto ningún cambio en la coloración normal de las uñas.
Las infecciones por hongos son muy comunes en las uñas de los pies. Si se ponen amarillentas o verdosas y quebradizas, puede ser a causa de un hongo. Las uñas amarillentas también pueden ser señal de padecimientos como la psoriasis.

Aunque un tono oscuro en una uña puede deberse a un moretón
o a un lunar en el lecho ungueal, no está de más descartar la presencia de melanoma (cáncer de piel). “La aparición de una franja vertical de color café o negro en una uña en la edad adulta amerita un examen dermatológico en todos los casos”, señala Bianca Maria Piraccini, profesora de dermatología en la Universidad de Bolonia, Italia, y presidenta de la Sociedad Europea de Oncología.

Sean cuales sean los cambios que observes en tus uñas, recordá que hay cientos de causas posibles y no todas son graves; por ejemplo, las uñas quebradizas pueden deberse al uso prolongado de esmalte, y las uñas muy gruesas, al proceso de envejecimiento.

No te angusties. Es mejor acudir al médico; él sabrá cómo interpretar esas alteraciones, que forman parte de un rompecabezas más grande.

A las infecciones por hongos se debe cerca del 50% de las afecciones de las uñas de los pies.

Mantenelas cortas, cambiate las medias a diario y evitá caminar descalzo en lugares públicos.



Publicar un comentario