sábado, 18 de febrero de 2017

Miles de murciélagos están muriendo por una olade calor en Australia

Como frutos amargos han aparecido caídos a los pies de los árboles. Algunos aún cuelgan inertes de las ramas. Miles de murciélagos han muerto este fin de semana por el calor extremo que azota Australia.

Eran zorritos voladores, una especie frugívora que habita el este del continente austral. Tienen buena vista y están activos durante el día. Están en peligro de extinción por la destrucción de su hábitat, la falta de alimento, los disparos de humanos, la aparición de nuevas enfermedades y eventos de muerte masiva por calor, como este. Desde 1994 han muerto por shock de calor 100.000 zorritos. En la ola de calor de enero de 2014 murieron más de 45.000.


Los 46 grados de temperatura fulminaron a los animales. Los cadáveres han aparecido en parques y calles de, por el momento, siete poblaciones del norte de Nueva Gales del Sur. Las asociaciones de rescate animal han recogido las crías que han quedado huérfanas y las están cuidando. Desaconsejan a los no expertos recoger los animales porque pueden transmitir la rabia con sus mordiscos o arañazos.

Por encima de los 42 grados los murciélagos y en general todos los mamíferos nos morimos de calor. Si nuestros órganos internos alcanzan esa temperatura los daños son irreversibles. Las proteínas de nuestro cuerpo empiezan a desnaturalizarse, es decir, pierden su estructura, y no la pueden volver a recuperar.


Publicar un comentario