jueves, 23 de febrero de 2017

¿Por qué es tan difícil encontrar algo que perdiste en tu casa?

Cuando pareciera ser que tu casa se tragó una de tus posesiones – por ejemplo, tus llaves – sin dejar rastro alguno, hay algunas estrategias que las personas suelen seguir: buscar en el ultimo lugar donde recuerdas haberlas tenido. Revisar en el último lugar donde esperarías encontrarlas.

Ninguna de estas, como probablemente te has dado cuenta, es particularmente útil. Si supieras cual fue el ultimo lugar en donde las tenías, bueno, aun las tendrías. Y a menos que haya encontrado un uso nuevo para tus llaves, es muy posible que no estén en tu regadera o refrigerador. Pero una nueva investigación nos ofrece una solución que podría funcionar: enfoca tu búsqueda en donde esta el desorden.

En el estudio los investigadores, de la Universidad Aberdeen, en el Reino Unido, hicieron que los participantes participaran en algo como una búsqueda visual del tesoro, pidiéndoles encontrar una segmento específico de línea dentro de una imagen más grande lleno de líneas conforme seguían el movimiento de sus ojos.

La mitad de la imagen contenía líneas acomodadas en ángulos muy dramáticos con respecto al objetivo, haciendo que fuera más fácil de encontrar; la otra mitad estaba rellena de líneas similares, dificultando la tarea.

Los investigadores descubrieron que, incluso cuando el objetivo estaba dentro de la mitad difícil, los voluntarios usaban el mismo numero de movimientos de ojos que en la mitad fácil.

En otras palabras: los participantes estaban siendo minuciosos, pero también perdían tiempo. "Si el objetivo estuviera presente en el lado fácil, se podría ver fácilmente con la visión periférica", dijo la autora principal Anna Nowakowska."Mirar el lado fácil no te da nueva información; sólo te hace más lento."
Es la misma trampa en la que solemos caer cuando buscamos por cosas que hemos perdido en la casa, por ejemplo, si estás buscando tus llaves, te conviene enfocarte en las áreas con más cosas, porque si estuvieran en la parte más obvia, ya las habrías encontrado.

Los resultados fueron publicados en el diario Proceedings of the Royal Society B.



Publicar un comentario