domingo, 12 de febrero de 2017

¿Practicas la "coitolalia"?

¿Te gusta hablar mientras mantienes relaciones sexuales? ¿Te excita la conversación durante el acto? 

Entonces hablamos de coitolalia. La coitolalia es precisamente la excitación sexual por hablar durante el encuentro sexual, aunque no tienen por qué ser palabras eróticas, salvajes y subidas de tono: lo que les excita es la simple conversación durante el coito; si permanecen callados no consiguen alcanzar el orgasmo.

Coitolalia es una palabra cuyas raíces proceden etimológicamente tanto del latín como del griego: coito (del latín, cum + itum, irse con) y lalia (del griego, que significa hablar).

Teniendo en cuenta que la característica principal de las parafilias la fuente predominante de placer no la hallamos en la cópula, sino algo que lo acompaña, en este caso son las palabras. Si lo que excita durante el encuentro sexual son palabras exclusivamente relacionadas con el sexo y con su práctica (obscenidades), entonces hablaríamos de coprolalia, de la que ya hablamos anteriormente.

Si la excitación se obtiene hablando en estos mismos términos pero a través del teléfono, la parafilia en este caso se conoce como erotofonofilia.

Recordamos que en 1987 la Asociación Estadounidense de Psiquiatría eliminó el término 'perversión' de la terminología psiquiátrica mundial para tratarlo como 'parafilia'.

Ian Kerner, autor del libro Passionista asegura que las palabras eróticas realzan la intensidad emocional y física del sexo: "Decir o escuchar palabras eróticas estimula la transmisión de dopamina, sustancia química cerebral que juega un rol fundamental en la excitación sexual".

No se trata de que seas vulgar o de pronto utilices vocabulario que no va con tu personalidad. Tú conoces bien a tu pareja y sabes qué podría gustarle y qué no.

Te damos algunas ideas para un buen dirty talk:
  • Expresa lo que estás sintiendo en el momento. ¿Qué sensaciones se están produciendo en tu cuerpo? ¡Díselas! Eso incrementará el deseo.
  • Describe lo que quieres que te hagan. Dile paso a paso, con lujo de detalle y muy explícito, exactamente dónde y cómo quieres que te toquen.
  • Lo simple es lo que más "toca". Prueba con preguntas para iniciar el diálogo erótico. Por ejemplo, "¿Dónde quieres que te acaricie?" "¿Cómo quieres que te lo haga?"
  • Enfatiza y muéstrate seguro de que eres un experto o experta en las artes amatorias. "Te voy a hacer llegar al orgasmo", "Vas a gritar de placer".
  • A todos nos gusta escuchar que somos deseados por nuestra pareja. "Me encantan tus senos", "Muero por entrar en ti", "Tus manos son una delicia"
  • Puedes impulsar el desempeño de tu pareja. "Hazmelo duro",  "Mas fuerte", "Quiero más", "Me encanta cómo me frotas" , "Me gusta sentirte"
  •  Tómatelo en serio. Muchos suelen reírse al intentar practicar el dirty talk pero eso es un grave error porque baja toda la excitación. No te inhibas pero tampoco lo tomes como broma.

Lo que no se debe hacer
  • Nunca cometas los siguientes errores al utilizar el Dirty Talk:
  • No uses groserías que salgan demasiado de tu vocabulario  habitual. Te sentirás extraño.
  • Jamás hables de otro hombre o mujer, a menos que tu pareja te lo pida como parte de sus fantasías.
  • No seas exagerado no quieras imitar películas porno. Sé tú mismo.
  • Procura decir llamar las cosas por su nombre. Nunca utilices nombres infantiles para referirte al pene o la vagina. El "pajarito" y la "florecita" son cero eróticos en la cama.

Boca sucia experto
Una vez que se incremente tu nivel de  experiencia en el arte de decir palabras eróticas, puedes subir la intensidad con groserías moderadas. Las vulgaridades "decentes" son perfectas para hablar sucio durante el sexo.



Publicar un comentario