miércoles, 1 de febrero de 2017

Spanglish, el idioma de los futuros colonos del espacio

Cuando el Padre Salvador González, un cura ecuatoriano, formuló un teorema que permitió los viajes a velocidades superiores a la de la luz, la Humanidad encontró un camino inesperado hacia el universo. Además de valerle al religioso los Premios Nobel de Física y Matemáticas, su descubrimiento puso a Latinoamérica a la cabeza de la conquista del espacio y contribuyó a que el ‘spanglish’ terminara por convertirse en el idioma habitual en las conversaciones entre terrícolas y extraterrestres. Al menos, así redacta la historia de la expansión galáctica el cubano José Miguel Sánchez quien, bajo el pseudónimo de YOSS, firma la novela de ciencia ficción ‘Súper Extra Grande’ en la que el idioma de los colonos del espacio no es otro que el híbrido entre español e inglés.

Según el planteamiento de este escritor, licenciado en Biología y amante del rock, ni chino, ni ruso, ni inglés serían los protagonistas de las conversaciones más allá de las fronteras terrestres, sino que lo sería la variación resultante al mezclar las lenguas de Cervantes y Shakespeare, tomando préstamos gramáticos y sintácticos de ambos idiomas.

Así, YOSS crea en su libro una narración de ciencia ficción colorista, llena de humor y de sátira, en la que los seres humanos conviven con criaturas de distintas especies. Amebas que cubren mundos enteros, reptiles parlantes de garras afiladas, crustáceos de más de 20 metros de ancho conocidos como Grendels y otras especies más similares a los humanos, que cuentan con características particulares como ojos amarillos sin pupilas o seis pechos, nos acompañan como coprotagonistas de la vida en este universo.

Entre toda esta amalgama de habitantes interestelares el protagonista de su historia es el Doctor Jan Sagan, un ser humano de más de 2 metros de altura que trabaja como veterinario de animales extremadamente grandes bajo el sobrenombre de “el veterinario de los gigantes”.

Embarcado en una misión cuyo objetivo es salvar a dos embajadoras que han sido tragadas por la criatura más gigante del universo y en un intento por frenar una posible guerra entre las siete especies inteligentes que lo pueblan, este veterinario relata la realidad en la que se mueve y se describe a sí mismo y a todo lo que le rodea. Así, de su mano, y con sus explicaciones, los lectores se sumergen en un mundo alternativo en el que los diálogos tienen ecos hispano-anglosajones, ya que están escritos en el lenguaje híbrido que emplean comunidades cada vez más grandes de hablantes en la nación de las barras y estrellas.

“Olvídalo and keep you eyes en la imagen del radar. Ya deberíamos haber encontrado the trinket. I’m getting cansado of this business”, afirma en un momento de ‘Super Extra Grande’ el Doctor Jan Sagan, frustrado por no encontrar una pieza de joyería que están buscando. “Boss Sagan, me sorry but no can do that. You por favor knock self out si necesita, but animal me da mucho very allergy”, le dice uno de sus asistentes al veterinario en otro momento de la narración, pidiéndole que se encargue él de lidiar con un animal debido a que les tiene mucha alergia. Dos ejemplos del uso del ‘spanglish’ de estos colonos del espacio en un planteamiento que se aleja de la idea cada día más aceptada de que el inglés será durante los próximos siglos el idioma más global.

No obstante, YASS no es el único escritor que emplea esta variación idiomática en sus textos. En 1977 Ana Lydia Vega publicaba ‘Pollito Chicken’. Redactado totalmente en ‘spanglish’, el libro es una crítica a la pérdida de identidad que sufren los inmigrantes que llegan a los Estados Unidos. La puertorriqueña Giannina Braschi también usó esta variedad lingüística en ‘Yo-Yo Boing!’ (1998) para remarcar las complejidades de vivir en más de una cultura y de una lengua simultáneamente. Incluso el primer capítulo del Quijote puede encontrarse traducido a este híbrido: “In un placete de La Mancha of which nombre no quiero remembrearme, vivía, not so long ago, uno de esos gentlemen who always tienen una lanza in the rack, una buckler antigua, a skinny caballo y un grayhound para el chase”, reza el comienzo.

Más allá de su interés como ejercicio idiomático, la narración de ciencia ficción llevada a cabo por YOSS se presenta como una las pruebas de que la literatura fantástica no depende de nacionalidades o lenguas a la hora de brillar y romper fronteras. Lanzada por la editorial Rosarium Publishing, se enmarca además dentro de esos libros escritos por autores latinos, negros y asiáticos que muchas veces se enfrentan a demasiadas barreras para lograr publicar su trabajo o para salir de determinados círculos pero que, impulsados por una buena editorial y con su correspondiente traducción son capaces de llegar a un público muy amplio. De su mano llega la introducción de nuevas historias, ideas y escenarios que desafían las concepciones más habituales. En ‘Súper Extra Grande’, convirtiendo el ‘spanglish’ en el idioma de los colonos del espacio.



Publicar un comentario