martes, 14 de febrero de 2017

Un fondo negro aumentará la autonomía de tu teléfono

Uno de los mayores problemas que afectan actualmente a los teléfonos inteligentes es la autonomía. El resto de componentes avanzan en pasos de gigante, pero las baterías no están experimentando una evolución exactamente proporcional, y para los usuarios es necesario recurrir a trucos que permitan ampliar las horas que aguanta el móvil desconectado de la corriente. Y hay un pequeño truco muy poco conocido: el fondo de pantalla negro para reducir el gasto de energía que produce la pantalla, uno de los componentes más exigentes con la batería.

Hay que hacer una diferenciación clave entre las pantallas, porque no es lo mismo un OLED que un IPS, así como otros subtipos de paneles que se montan en los teléfonos inteligentes. Los paneles IPS se basan en la retroiluminación, mientras que en los paneles OLED son las propias matrices de diodos LED las que se iluminan conformando los píxeles. Comprendido de la forma más simple posible, el panel IPS reduce su consumo en base al brillo de la pantalla, únicamente, mientras que un OLED ahorra más con ‘píxeles negros’, porque directamente son zonas que no reciben energía para iluminarse.

Ahondando en los detalles, pantallas IPS o LCD –que parten de lo mismo- varían su consumo energético según el brillo de la pantalla, en tanto que la retroiluminación exige mayor o menor cantidad de energía. En el caso de un panel OLED, y sus derivados AMOLED o Super AMOLED, entre otros, son las matrices de diodos –que conforman cada píxel- las que reciben energía o no para variar su color y brillo. Es decir, que un color negro supondrá diodos apagados, y un brillo reducido implicará una menor energía consumida por la intensidad del encendido de cada uno de estos diodos.

En cifras, hablamos de estimaciones que apuntan a un 6% de ahorro por cada hora utilizando un móvil con panel OLED al 20% de brillo. Y nada menos que un 8% por hora manteniendo la pantalla del dispositivo configurada con un 100% de brillo. Son cifras que, evidentemente, varían en función de las particularidades de la tecnología empleada en la pantalla OLED, y las prestaciones de la misma o la diagonal de pantalla, así como de otras variables de consumo energético. Pero lo que es evidente es que sí, un fondo de pantalla negro ayuda a reducir el consumo, igual que ayudan los ‘modos noche’ de algunas aplicaciones como Twitter.

Publicar un comentario