sábado, 4 de febrero de 2017

Un juez federal derogó el decreto de Trump que impedía el ingreso de ciudadanos de 7 países a EEUU

"¡La opinión del supuesto juez, que esencialmente lleva las fuerzas de orden lejos de nuestro país, es ridícula y será anulada!".

Así respondió este sábado el presidente de EE.UU., Donald Trump vía Twitter al bloqueo temporal a nivel nacional que emitió un juez federal de Seattle contra su orden ejecutiva que prohíbe el ingreso de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

Sin embargo, el Departamento de Estado confirmó que detuvieron la revocación provisional de visas, que es lo que manda la orden ejecutiva, para cumplir con la determinación del juez.

Los 7 países
  • Irak
  • Siria
  • Irán
  • Libia
  • Somalia
  • Sudán
  • Yemen
"Aquellos individuos con visas que no hayan sido físicamente canceladas pueden ahora viajar si la visa es válida", aseguró el Departamento de Estado, respecto de los ciudadanos de los países afectados por la prohibición.

El departamento de Estado comentó que está trabajando "de cerca con el Departamento de Seguridad Interna en los términos legales".

"El Departamento de Justicia nos informó de la decisión del tribunal estatal de Washington que prohibía al gobierno de Estados Unidos hacer cumplir ciertas disposiciones de la Orden Ejecutiva 13769, incluidas las relacionadas con visados y viajes", explicó el Departamento de Estado a través de un comunicado.

Judicialización
Se refiere a la orden emitida por el juez James Robart, quien bloqueó la orden ejecutiva de Trump por considerarla inconstitucional.

La decisión fue la respuesta a una demanda presentada en el estado de Washington, en el noroeste de EE.UU,, por el fiscal general Bob Ferguson.

Luego se unió el estado de Minnesota, en el norte.

El magistrado dictó el fallo pese a los argumentos de los abogados del gobierno que dicen que los estados no tienen la autoridad de desafiar la orden ejecutiva de Trump.

La orden ejecutiva 13769
La orden ejecutiva firmada por el recién asumido presidente republicano entró en vigencia el viernes 27 de enero.

Desde entonces, suspendió el Programa de Admisión de Refugiados de EE.UU. por 120 días y prohibió indefinidamente el ingreso de refugiados sirios.

Tampoco pueden entrar ciudadanos de Irak, Siria, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen durante 90 días.

El Departamento de Estado dijo que 60.000 visas han sido revocadas desde entonces.

Desde el sábado las aerolíneas volvieron a permitir que pasajeros de los siete países afectados abordaran sus aviones rumbo hacia Estados Unidos.

Los funcionarios de aduanas fueron los que le dijeron a las aerolíneas que podían reanudar el embarque de viajeros prohibidos por la medida.

En pocas horas Qatar Airways anunció que lo haría, seguido por Air France, Etihad Airways, Lufthansa y otros.

La orden federal que detuvo a la ejecutiva
Otros jueces en distintos estados ya habían emitido órdenes que suspendían parcialmente la medida del presidente en sus jurisdicciones.

Pero esta última del juez Robart, de Seattle, es la de mayor alcance que se ha dado hasta ahora, ya que se aplica en todo EE.UU.

"Hoy prevaleció la Constitución", dijo el fiscal general de Washington, Ferguson. "Nadie está por encima de la ley, ni siquiera el presidente".

La orden del juez de Seattle significa que los ciudadanos de los siete países ahora pueden solicitar visas estadounidenses e ingresar al país.

El gobierno puede apelar contra el veredicto.

"Esperaremos a revisar la orden escrita del tribunal y determinaremos los próximos pasos a seguir", dijo Nicole A. Navas, portavoz del Departamento de Justicia de EE.UU., según el periódico The New York Times.

"Ilegal e inconstitucional"
El Fiscal General del estado de Washington, Bob Ferguson, y varios fiscales más describieron las prohibiciones de Trump como ilegales e inconstitucionales.

Ferguson dijo que las disposiciones discriminan a las personas por su religión.

El mandatario ha argumentado que su directiva busca proteger a su país.

Trump dijo que las visas volverían a ser emitidas una vez que se desarrollaran "políticas más seguras" y negó que fuera un veto a los musulmanes.



Publicar un comentario