jueves, 23 de febrero de 2017

Un medicamento homeopático mató a cientos de bebés durante años

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) no revisa ni aprueba los productos homeopáticos, y tiene poco poder para retirarlos del mercado. Podrías pensar que da igual, ya que estos carecen de principio activo y no pueden hacerle daño a nadie. Pero te equivocarías.

Unos documentos internos de la FDA obtenidos por STAT gracias a la Ley por la Libertad de la Información (FOIA) narran con detalles desgarradores cómo cientos de niños pequeños y bebés enfermaron gravemente o llegaron a morir después de tomar un producto homeopático para la dentición.

El medicamento pertenecían a la empresa Hyland y contenía cantidades inconsistentes de belladona, una planta tóxica. Dejó de distribuirse el año pasado, pero ya era demasiado tarde. Los documentos de la FDA revelan cómo llegó a causar estragos durante varios años mientras las autoridades investigaban, sin más acción que dos advertencias emitidas en 2010 y 2016.

Estos documentos hablan de más de 370 niños con síntomas atribuibles a la intoxicación por belladona: espasmos, pérdida de conciencia y dificultad para respirar. “Mi hija sufrió una convulsión, perdió el conocimiento y dejó de respirar una media hora después de darle tres tabletas de dentición de Hyland”, dice uno de los informes de la FDA. “Tuvo que ser reanimada con el boca a boca para seguir respirando y después fue llevada al hospital”.

Una madre explica que las pupilas de su hijo se dilataron “como canicas” después de tomar el medicamento. Otra escribió “os odio, odio, odio por esto” a Hyland porque su hija continuó con convulsiones tras la toma.

En los casos más graves, los niños fallecieron. Una abuela cuenta que su nieto de cinco meses murió mientras dormía tras tomar las pastillas. Cuando lo encontraron, su cuerpo estaba a 39 ºC. Se determinó que la causa de su muerte fue una parada cardiopulmonar. En 2014, una niña de nueve meses murió en un plazo de 45 minutos después de tomar las tabletas por primera vez: la encontraron en su cuna junto a un charco de vómito.

Durante todo ese tiempo, Hyland siguió insistiendo en que su producto era seguro y se negó durante años a retirarlo. Algunas de sus comunicaciones eran directamente mentira. Por ejemplo, en una nota de prensa del año pasado decían: “Los medicamentos homeopáticos están regulados como fármacos por la FDA”, pero nunca lo estuvieron. Ahora en cambio han añadido una exención de responsabilidad a su web que dice: “Los usos de nuestros productos se basan en la práctica homeopática tradicional, no han sido revisados por la Administración de Alimentos y Medicamentos”.

La dificultad de rastrear la fuente de los envenenamientos podría explicar por qué las autoridades de la FDA tardaron tanto tiempo en emitir esa segunda advertencia que hizo que el fabricante dejara de distribuir el producto. La semana pasada, la congresista demócrata Rosa DeLauro presentó un proyecto de ley que daría a la FDA la autoridad de retirar los productos homeopáticos y los fármacos.



Publicar un comentario