viernes, 3 de marzo de 2017

¿Cómo evitar el "síndrome de ira" al conducir?

En vacaciones, andar en carretera no se puede describir como una tarea sencilla: muchos más autos, calor y embotellamientos hacen que el tránsito sea más complicado.

¿Te ha pasado que tendés a sobreactuar con situaciones mínimas cuando estás al volante? Si es así, entonces puede que padezcas del síndrome de ira al volante.

La primera señal de este síndrome es pasar por una sensación de rabia progresiva que te puede llevar a perder el control. La violencia que a veces despliegan sus protagonistas, desde insultos hasta agresiones físicas, les sorprende incluso a ellos, pues a menudo se trata de individuos pacíficos que nunca pierden los nervios de esa manera.

Entonces, ¿qué lo provoca?
La Universidad de Temple, en Filadelfia, llevó a cabo una investigación que mostraba que ciertos individuos eran más propensos a sufrir este tipo de ataques. Según parece, aquellos con tendencia a la competitividad y al narcicismo pierden los papeles con más facilidad.

El mismo estudio encontró que los hombres suelen ser conductores más agresivos. Además, la gente se siente menos observada en su coche por lo que se permite gritar e insultar sin sufrir la censura pública. Asímismo, es más fácil perder la empatía porque resulta sencillo deshumanizar a los otros conductores.

¿Cómo se puede controlar?
La American Psychological Association recomienda algunas técnicas para relajarse al conducir:
  • Respirá profundamente, desde tu diafragma. Respirar desde el pecho no te relajará. Imaginá que tu respiración sube desde tu “barriga”.
  • Lentamente repetí una palabra o frase tranquilizadora como “relajate” o “tomalo con calma.”
  • Repetila mientras respirás profundamente.
  • Recurrí a la imaginación; visualizá una experiencia relajante, sea de tu memoria o imaginación.
  • Los ejercicios lentos y no extenuantes como el yoga pueden relajar tus músculos y hacer que te calmes.


Publicar un comentario