lunes, 13 de marzo de 2017

El presidente brasileño abandona la residencia oficial "porque hay fantasmas"

El actual presidente de Brasil, Michel Temer, y su familia han hecho las maletas y se han marchado de la residencia oficial porque, según creen, la casa está habitada por fantasmas.



Temer, que llegó a la presidencia el pasado mes de agosto, explicó a una revista brasileña que él y su familia iban a dejar el Palacio Alvorada porque les resulta un lugar espeluznante. Él, su mujer Marcela y su hijo Michelzinho, de siete años, van a regresar a la residencia vicepresidencial en la que vivieron desde 2011, cuando Temer fue elegido vicepresidente.

“Noté algo raro allí. No fui capaz de conciliar bien el sueño desde la primera noche. La energía no era buena” explicó el presidente a Veja Magazine. “Marcela sintió lo mismo. Solo Michelzinho, que se pasaba el día corriendo de una punta a la otra de la casa, estaba a gusto allí”. Llegó incluso a bromear con que había empezado a preguntarse si había fantasmas en el palacio.

Esta inesperada mudanza llega en un momento en el que Temer, de 76 años, se enfrenta a una creciente presión para gestionar el mayor escándalo de corrupción de la élite política brasileña: el caso conocido como Lava Jato, por el que el pasado mes de febrero el presidente decidió suspender a todos los ministros implicados.



Publicar un comentario