jueves, 9 de marzo de 2017

La dieta paleolítica reduce la mortalidad

Si pensabas que era una moda, las personas que siguen la dieta paleolítica tienen índices de mortalidad reducidos, al nivel de la dieta mediterránea.


Durante años hemos escuchado algo absolutamente cierto: la dieta mediterránea tradicional, basada en multitud de verduras, pescado, queso, aceite de oliva, legumbres, órganos de animales y algo de vino, hace que la gente viva más tiempo. Especialmente si se compara con la dieta importada de EEUU consistente en comida rápida y procesada, que por resumir, es una mezcla de azúcar, harina refinada, grasa de palma o soja y carne de baja calidad procesada.

La dieta paleo sigue un razonamiento aparentemente sólido: nuestros antepasados no podían comer cereales ni legumbres, ya que no son digeribles en su forma natural, ni prácticamente ningún azúcar. Su dieta se basaba sobre todo en animales de caza (que se comían enteros, desde los sesos hasta el rabo), bayas y frutos secos, tubérculos y poco más.

La teoría tiene algunos problemas, porque no sabemos exactamente qué comían nuestros ancestros. Los seres humanos son primates omnívoros y nuestros antepasados sobrevivieron comiendo lo que había en cada lugar y momento. En algunos casos más carne, en otros más frutas, allí donde el clima era propicio. Además, recientes descubrimientos confirman que los cereales podrían haber entrado en la dieta hace unos 100.000 años, mucho antes del descubrimiento de la agricultura, aunque en pequeñas cantidades y con un procesamiento rudimentario.

Esto hace que muchos critiquen la dieta paleo como una moda pasajera y perjudicial. No sabemos si la mora seguirá, pero al menos ahora tenemos pruebas de que la dieta paleo es muy beneficiosa.

Científicos de la universidad de Alabama han hecho un seguimiento de más de 2.500 personas durante seis años comparando los efectos de la dieta paleo y la dieta mediterránea. Los voluntarios, de más de 45 años de edad tuvieron que rellenar cuestionarios cada seis meses y después se comparó la mortalidad entre los dos grupos. En ambos grupos descendió la mortalidad respecto a la media. Quieres seguían la dieta mediterránea sufrían menor mortalidad por cáncer y con la dieta paleolítica había menos mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

¿Alguien quiere una pierna de bisonte?



Publicar un comentario