viernes, 23 de junio de 2017

Johnny Depp y el asesinato de Donald Trump

Además de un famoso actor, Johnny Depp es un músico aficionado que no duda en subirse al escenario cuando se le presenta la ocasión. Su actuación más reciente en esta faceta ha sido durante el festival de Glastonbury, en Inglaterra. Aunque lo cierto es que el actor no estuvo muy afortunado cuando se dirigió al público y, tras hacer una serie de comentarios sobre Donald Trump, se preguntó micrófono en mano: "¿Cuando fue la última vez que un actor mató a un presidente?"


Sinceramente, nos cuesta creer que Depp tenga intenciones de atentar contra Trump. Pero vamos a aprovechar la polémica para responder a su pregunta, ya que imaginamos que se estaba refiriendo a John Wilkes Booth, el asesino de Abraham Lincoln.

Booth era un actor simpatizante de la causa confederada, que no pudo soportar la derrota de su bando. Y vio su oportunidad de venganza cuando, la noche del 14 de abril de 1865, el presidente Lincoln y su esposa Mary acudieron al Teatro Ford de Washington, en el que actuaba la compañía en la que él trabajaba.

El conspirador logró colarse en el palco presidencial, y disparó a Lincoln en la cabeza con una pistola de pequeño calibre, dejándole herido de muerte. Booth se descolgó hasta el escenario agarrándose a una cortina y, una vez allí, como mandaba la tradición teatral, saludó al público.

La historia que es menos probable que Depp conozca es la de Hassan Tantai, uno de los protagonistas de la película iraní Kandahar. Tras su estreno en 2002, se descubrió que, en realidad, Tantai era la identidad falsa tras la que se escondía David Bendfield, un desertor de Estados Unidos, que fue utilizado por el régimen de Irán para asesinar al opositor Ali Akbar Tabatabai.




Publicar un comentario