domingo, 30 de julio de 2017

9 hábitos de tu día a día por las que puedes sufrir depresión

Compartimos estos nueve hábitos cotidianos que aumentan el riesgo de padecer depresión. Pon mucha atención y evítalos:

  • 1. Comer alimentos procesados Demasiados alimentos altamente procesados ​​podrían dejarte una sensación de tristeza. Evitarlos ​​completamente puede ser difícil, especialmente entre comidas, pero con un poco de disciplina y algunos bocadillos sanos puedes ayudar a entrenar a tu cerebro para dejar de desear la comida chatarra.
  • 2. Pasar demasiado tiempo solo Pasar algún tiempo solo de vez en cuando puede ser enormemente beneficioso para tu salud mental, pues te ayuda a pensar profundamente, solucionar problemas y concentrarte más en el trabajo. Sin embargo, Susan Heitler, psicóloga clínica y autora del libro Prescriptions Without Pills, advierte que pasar demasiado tiempo en soledad, puede revertir estos efectos y aumentar el riesgo de presentar depresión. “Cada vez que nos conectamos con otra persona, es una oportunidad para un intercambio emocional positivo”.
  • 3. Abusar de las redes sociales Cada vez es más común que las personas utilicen más de una aplicación a la vez. Se estima que el promedio de tiempo dedicado al uso de los dispositivos electrónicos ha aumentado en un 119% en la última década. Para combatir esto, intenta pasar tiempo en sólo una aplicación a la vez, y limita el tiempo que pases en cada una de ellas.
  • 4. Pasar tiempo con personas negativas Dice Heitler “estar cerca de alguien que envía energía negativa es problemático y te hará sentir mal“. En su lugar, forma relaciones con personas que refuercen positivamente tus acciones, en lugar de desaprobar o minimizar tus decisiones. Hacerlo puede ayudarte a ver la vida a través de un lente más positivo, disminuyendo tus probabilidades de desarrollar depresión.
  • 5. Fumar cigarrillos Un estudio de 2015 realizado por el University College London y la British Heart Foundation encuestó a cerca de 6,500 personas mayores de 40 años y encontró que el 18% de los fumadores reportaron signos de depresión y ansiedad, mientras que sólo el 10% de los no fumadores parecía estar lidiando con estos problemas. Además, la investigación también mostró que las personas que habían dejado de fumar durante más de un año, así como aquellos que nunca habían tenido ese hábito, presentaron niveles similares de depresión y ansiedad, lo que sugiere que éstas pueden disminuir realmente cuando abandonas el cigarro.
  • 6. Pasar demasiado tiempo en la ciudad Vivir en una gran ciudad está vinculado a niveles más altos de estrés y enfermedades mentales, especialmente la depresión. Si vives en la ciudad y tratas de evitar estos efectos, intenta hacer viajes rápidos a parques o áreas rurales para rodearte de naturaleza y tomar un descanso del estrés. Si salir de vez en cuando no es factible, la Dr. Heitler sugiere mantener algunas plantas en tu espacio vital para ayudarte a aclarar tu estado de ánimo. “Hay una clase de energía positiva que las plantas y las elementos naturales emiten“, ella dice.
  • 7. Ir tarde a la cama Un estudio realizado en 2014 por la Universidad de Binghamton encontró que las personas que se acostaron más tarde tuvieron un mayor número de pensamientos negativos crónicos a lo largo del día, lo que está relacionado con la depresión. Por el contrario, los que se quedaron dormidos antes, experimentaron menos episodios de pensamiento negativo.
  • 8. Tener un estilo de vida sedentario Demasiado tiempo frente a la TV podría tener un impacto severo en tu salud mental. El esfuerzo físico y mental con cosas como ejercicio o proyectos importantes elevan tu estado de ánimo y reducen el riesgo de sentir depresión y estrés. Cuando te activas físicamente, tu cerebro libera sustancias químicas que ayudan a que te sientas bien, como endorfinas y endocannabinoides, que pueden aliviar los sentimientos de depresión. “No tener nada que te motive realmente, te hace vulnerable a la depresión”.
  • 9. Uso de anticonceptivos hormonales Los métodos anticonceptivos hormonales pueden ayudar e incluso facilitar la planificación familiar, pero resulta que también pueden aumentar el riesgo de depresión. Si los síntomas depresivos se vuelven demasiado invasivos en tu rutina diaria, es aconsejable hablar con tu médico sobre de las opciones anticonceptivas no hormonales.


Publicar un comentario