lunes, 10 de julio de 2017

La planta de energía solar china con forma de oso panda

China, que problemas medioambientales no le faltan, ha aprovechado muy bien el tirón de su emblemático animal. En vez de construir insulsas centrales solares en forma de cuadrilátero, ha hecho una con la figura de un panda.


Se trata de una planta de 100 hectáreas que se ve simpáticamente desde las alturas en la localidad china de Datong, en Shaxi. Genera 50 megavatios y ya ha comenzado a suministrar electricidad a una red en esa localidad del noroeste de China. Se calcula que se producirán 3,2 millones de kilovatios hora de energía solar en 25 años, con lo que se reducirán 2,74 millones de toneladas de dióxido de carbono. El planeta se ahorrará las emisiones contaminantes que hubiera supuesto obtener la energía de fuentes no limpias.

Lo mejor es que no se quedará en un panda, sino que habrá dos. Este proyecto en concreto, de la empresa de energías renovables China Merchants New Energy Group y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), implica un segunda planta y en los próximos cinco años se esperan construir más centrales solares. Por supuesto, con forma de panda.


El propósito también es concienciar al resto de compañías y a los ciudadanos. Que las pandacentrales impulsen el desarrollo sostenible y necesario del mundo.



Publicar un comentario