miércoles, 12 de julio de 2017

Mitos de la cocina, que habría que desterrar

Hay algunas creencias que se transmiten de generación en generación y el ámbito de la cocina no es la excepción. Hay cuestiones que repetimos como un mantra, entre ellas qué se puede o qué no, qué está bien o qué está mal.


¿Pero todas esas premisas son reales? ¡No! Hay muchas que son sólo mitos.
  • La carne se descongela a temperatura ambiente: FALSO. Si lo hacemos de ese modo, se duplican las bacterias. Recordá que tampoco es aconsejable que lo hagas en el microondas. Lo ideal es descongelarla dentro de la heladera.
  • No hay que consumir alimentos vencidos: FALSO. Esta premisa depende de cada alimento y, por supuesto, del tiempo que tenga de vencido el producto. La fecha de caducidad que se muestra en cada paquete o envase indica hasta cuando el producto conserva su calidad y valor nutricional original, no que no deba ser consumido bajo ningún concepto.
  • Los huevos se guardan en la puerta de la heladera: FALSO. Si los dejamos allí, cada vez que se abre la puerta sufren un cambio de temperatura drástico. Lo mejor es almacenarlos en el estante superior de la heladera en su envase original.
  • Rellenar las botellas de agua puede ser peligroso: VERDADERO. Si los envases no se limpian adecuada y asiduamente, tienden a acumular bacterias perjudiciales para la salud.
  • Hay que agregar un chorrito de aceite al agua donde se hace la pasta: FALSO. Ponerle aceite no hará que no se pegue, eso se consigue solo con una cantidad abundante de agua respecto a la de la pasta.
  • Los alimentos deben guardarse en la heladera cuando ya están fríos: VERDADERO. Si se guarda en la heladera algo caliente sube la temperatura general e incluso puede romper la cadena de frío de algunos alimentos sensibles.
  • El alcohol se evapora en la cocción: FALSO. Si es verdad que lo hace de forma parcial, pero nunca total. Un hervor breve evapora apenas el 15% del alcohol utilizado.
  • No hay que consumir el contenido de latas abolladas: FALSO. Siempre y cuando la lata no esté perforada o que el abollón sea en alguna de las la tapas, no hay riesgo de comer el producto. Sí es muy peligroso consumir lo que traen las latas hinchadas u oxidadas.

Publicar un comentario