lunes, 24 de julio de 2017

No deberías forzar el cierre de apps en un iPhone

Se trata de una costumbre muy arraigada entre un número elevado de usuarios del iPhone: forzar el cierre de las apps una vez se ha dejado de utilizarlas en la creencia de que de esta manera se consumen menos recursos y aumenta la duración de la batería. 


Pues bien, tenemos una doble respuesta para ambas presunciones: "no y no", y la respuesta no es nuestra, sino del mismísimo Craig Federighi allá por marzo del año pasado ante la pregunta de un usuario del iPhone.

Este perpetuo debate ha sido revivido por John Gruber en su conocido blog Daring Fireball y bajo el irónico título de "Anuncio de servicio público" y en un artículo muy extenso en el que intenta -no sabemos si con mucho éxito- explicar que esta práctica no solo no ayuda, sino que empeora las cosas.

Gruber se refiere a la particularidad del sistema operativo iOS que logra congelar por completo una app abierta y dejarla en segundo plano sin que consuma un solo recurso. Según parece, este hecho no es creído por una buena parte de los usuarios que se empeñan en seguir cerrando apps creyendo que así se agilizan las cosas.

Pero por si las palabras de Federighi no te convencen, el blogger sugiere pegar un repaso a las pruebas de velocidad frente a sus rivales en las que queda patente como el sistema es tremendamente ágil con las apps abiertas en segundo plano.



Publicar un comentario