domingo, 13 de agosto de 2017

Los koalas alimentan a sus crías con el ano


El koala es una especie de marsupial diprotodonto de la familia Phascolarctidae, endémico de Australia.

Es fácilmente reconocible por su cuerpo robusto sin cola, cabeza grande con orejas redondas y peludas y nariz grande en forma de cuchara. Mide entre 60 y 85 cm y pesan de 4 a 15 kg. El color de su pelaje va del gris plata al marrón chocolate. 

Viven en zonas abiertas de bosques de eucaliptos, cuyas hojas constituyen la mayor parte de su dieta. Debido a que esta dieta aporta una cantidad escasa de nutrientes y calorías, los koalas llevan una vida sedentaria y suelen dormir hasta 20 horas al día. Los machos adultos se comunican con fuertes rugidos que intimidan a los rivales y atraen a las hembras. Los machos señalan su presencia con secreciones de unas glándulas odoríferas ubicadas en su pecho. Tienen pocos parásitos y depredadores naturales, aunque están amenazados por varios patógenos, como las infecciones por clamidias y el retrovirus koala, así como por los incendios forestales y las sequías.

Son animales asociales y solo se da un vínculo entre las madres y sus crías dependientes.

Al igual que todos los marsupiales, las crías de koala nacen todavía siendo embriones. Pesan apenas alrededor de 1 gramo pero se las arreglan para alcanzar la bolsa (el marsupio) de su madre y seguir desarrollándose allí, donde pueden alimentarse bebiendo leche de sus pezones.

Sin embargo, antes de abandonar la bolsa, deben acostumbrar su sistema digestivo a las hojas de eucalipto, que conformarán casi el 100% de su dieta pero que son extremadamente tóxicas y de muy bajo valor nutritivo…

Para tal fin, cuando la cría ronda los seis meses de edad, la madre comienza a predigerir las hojas y crear una masa fecal especial que la cría comerá directamente de su ano, abandonando poco a poco la leche hasta haber completado al transición y estar lista para digerir sus propias hojas cerca de un mes más tarde, momento en el que abandonará la bolsa.

El cerebro de los koalas es el más pequeño del todos los mamíferos en relación con su tamaño corporal. Por esto, el comportamiento del animal es tan elemental que, por ejemplo, si se le ofrece hojas de eucalipto en un plato, no se da cuenta de que las puede comer.
Publicar un comentario