Páginas

domingo, 17 de septiembre de 2017

Adquirir papel higiénico y otros usos de la tecnología de reconocimiento facial

A pesar de los buenos resultados que ha traído la implementación de sistemas de reconocimiento facial a la seguridad, la realidad es que aún están lejos de ser perfectos. Por ejemplo, ¿te asusta que una cámara grabe tu rostro y que algún ciberatacante pueda hacerse con esa imagen tuya? Más allá de este lógico temor, lo cierto es que gracias al reconocimiento facial se pueden hacer grandes cosas que nos faciliten el día a día. Desde ayudarte a pagar con tu sonrisa, como si de una tarjeta de crédito se tratara, hasta permitir a los doctores diagnosticar una dolencia, esta tecnología ha demostrado que tu cara es el espejo del alma y de lo que no es el alma. Así que dale una oportunidad con estos diez usos que quizá no te habías planteado:

  • Dispensar papel higiénico En los baños públicos del parque Tiantan, uno de los lugares más concurridos de Pekín, las autoridades han colocado una máquinas que entregan 60 centímetros de papel higiénico una vez que hemos mostrado nuestro rostro. El objetivo es acabar con los robos de papel que se estaban produciendo. Para volver a tener otros 60 centímetros, tendrán que pasar nueve minutos desde que mostramos nuestro rostro por última vez.
  • Pagar con una sonrisa No nos vamos de China. Alipay, un servicio de Alibaba, permite terminar una transacción con el reconocimiento facial. Disponible de momento en algunos restaurantes de comida rápida, el sistema nos mandará una verificación a la ‘app’ de Alipay (en la que se supone que previamente habremos compartido alguna foto nuestra) una vez que sonríamos a cámara. La aceptaremos y ya podremos marcharnos con nuestro menú. El proceso tarda apenas unos segundos.
  • Ciegos que ‘ven’ sonrisas Nos vamos de China, pero seguimos hablando de sonrisas. Hace unos meses se presentó una ‘app’ que usaba el reconocimiento facial para detectar sonrisas. En ese momento, el teléfono en el que se encuentra instalada la aplicación vibra, de manera que la persona invidente sabe que se estaba produciendo una situación óptima para ser fotografiada. En principio, la idea se presentó para los mercados británico, irlandés y alemán como una campaña publicitaria, pero no sería mala idea que la idea se expandiera.
  • Para proteger de la adicción contra el juego Hay empresas que ofrecen sus servicios de reconocimiento facial para monitorizar a los clientes de casinos. Sabiendo cuántas veces entran y salen se puede saber quiénes tienen un problema con el juego, así como se pueden identificar a aquellas personas que montan un escándalo cada vez que en la ruleta no sale su número. Un método de seguridad para el propio jugador, en cualquier caso.
  • Para saber si tus alumnos están prestando atención Una escuela de negocios de París va a usar el reconocimiento facial para comprobar si sus pupilos están atendiendo. Nestor, así se llama el ‘software’, se utilizará a finales de año en una serie de clases ‘online’. La idea no es tanto pillar a los alumnos pasando de la lección magistral y revisando Facebook como comprobar cuándo pierden estos el interés y de esta manera mejorar las clases en el futuro. 
  • Encontrar mascotas y personas perdidas Finding Rover es una ‘app’ en la que se comparten fotos de animales desaparecidos. El ‘software’ une dichas imágenes con mensajes que alertan de animales que han sido encontrados, con la esperanza de que los dueños los reconozcan. Helping Faceless funciona de la misma manera pero para personas, con la posibilidad de poner la localización donde se vio por última vez a alguien desaparecido. Desde luego, un uso del reconocimiento facial que puede ayudar a muchas familias.
  • Reconocer chimpancés El mundo animal es todo un campo virgen para el reconocimiento de imágenes. Si te parece que todos los monos son iguales, pronto podrás distinguirlos. Un grupo de científicos fotografió a 24 chimpancés del zoo de Leipzig (Alemania) y un sistema de reconocimiento facial fue capaz de conocerlos con una precisión del 84 %. Esto sirve para que los científicos sigan a algunos animales que se podrían confundir con otros de su misma especie en un hábitat natural dificultando así el seguimiento personalizado.
  • Conseguir las fotos de tus vacaciones Algunos cruceros tienen un fotógrafo a bordo que se dedica a retratar a las personas que por allí pasan. Pues bien, en algunos barcos se ha utilizado un sistema de reconocimiento facial con el cual las fotos de la misma persona se agrupan y, al terminar el crucero, se pueden obtener de forma digital con una clave personal que ha sido previamente entregada a cada turista. Ya no hace falta que se impriman o ir buscando poco a poco entre todas ellas hasta dar con nuestro rostro.
  • Embarcar en un avión De los cruceros pasamos a los aeropuertos. Algunas aerolíneas, como China Southern Airlines, ya están trabajando para que nos olvidemos de la tarjeta de embarque y accedamos a la sala de espera mediante reconocimiento facial. La imagen será verificada con la foto de un documento de identidad y alguna que se haya subido previamente a la aplicación de la aerolínea. De acuerdo a la compañía, el proceso duraría apenas un segundo.
  • Saber cuánto dolor sientes El algoritmo DeepFaceLIFT hace un pronóstico y puntúa el dolor de acuerdo a tus expresiones faciales. Con esa información, los doctores saben cómo actuar, tanto para tratar a un paciente como para discernir cuáles los están engañando. Para ello, el ‘software’ se basa en las microexpresiones, breves e inconscientes expresiones faciales que sirven como tabla objetiva allá donde la apreciación humana es más subjetiva. Eso sí, el algoritmo fue entrenado con fotografías realizadas en buenas condiciones, así que hay que seguir alimentándolo con condiciones de trabajo peores.
Como ves, se trata solo de algunos ejemplos, pero el reconocimiento facial ha abierto una puerta enorme a distintas funcionalidades que incluso grandes empresas están adoptando en sus productos, como ocurre con el caso del nuevo iPhone X. Esta tecnología comenzó en pañales y ahora ha alcanzado tal nivel de seguridad que incluso te permite desbloquear tu smartphone o proteger tus datos personales. Quizá el mayor problema venga realmente cuando esos datos se crucen con el resto de datos que almacenan las cámaras de la calle, las de la policía y el Big Data que poseen de nosotros muchas empresas. Solo el tiempo lo dirá.




No hay comentarios.: