Páginas

domingo, 17 de septiembre de 2017

"Bienal" y "bianual" no son la misma cosa (la confusión de la paronimia)

No es que fueran idénticas, pero aquel par de mellizas eran tan parecidas que todo el mundo las confundía. Solo había algo por lo que se las pudiera diferenciar, pero como todas las cosas sexis del cuerpo, permanecía oculto bajo la ropa y solo lo conocían aquellos que tenían la posibilidad de verlas desnudas. Lejos de buscar diferenciarse, a las dos hermanas les divertía el juego de confundir al personal, así que se vestían igual y lucían el mismo corte de pelo.

Todo era divertido hasta que una de ellas se enamoró. Entonces empezó a no hacerle tanta gracia que aquel morenazo de mirada plácida al que había echado el ojo no supiera reconocerla cuando hablaba con ella, y la melliza enamorada empezó a cambiar su manera de vestir.

La hermana, que descubrió los celos por primera vez, se dejó llevar por el miedo a perder a su otra mitad y en lugar de dejar a su melliza enamorada diferenciarse de ella, se empeñó en seguir con el juego de la confusión. Cuanto más se empeñaba una en alejarse de la igualdad, más se esforzaba la otra por arruinarle la personalidad. El morenazo de mirada plácida se olvidó de aquellas dos hermanas superficiales que solo pensaban en cambiarse de ropa diez veces al día y se entregó al amor de otro camarero morenazo como él, pero de mirada traviesa. Los juegos, pensaba, eran más divertidos si estaba claro con quién practicarlos.

Los parecidos dejan de ser graciosos cuando llevan al error. Es lo que ocurre cuando nos enfrentamos a la paronimia, o lo que es lo mismo, palabras que se parecen en su pronunciación pero que tienen significados diferentes. De liarse con ellas —entiéndase lo de liarse como meter la pata hasta el corvejón— nadie está a salvo y no son pocos quienes dudan entre bienal o bianual, bimensual o bimestral y abceso o acceso, por poner algunos ejemplos.

Aclarémonos. Si algo se repite cada dos años, es bienal. Si se repite dos veces al año, bianual. Lo mismo para bimensual (dos veces al mes) y bimestral (cada dos meses). Y si la señora Puri te dice que va al médico porque le ha salido un acceso, intenta disimular esa sonrisa y piensa que no todo el mundo ha podido estudiar. Corrígela con educación y no seas un borde. Indícale que el acceso al ambulatorio está despejado, que ahí tiene la puerta; y que el médico le tratará el abceso de pus con mucho cariño y profesionalidad, como ella merece.

Tampoco hace falta infligirse un castigo ejemplar por haber infringido la ley del Diccionario. Al fin y al cabo, todos somos sentimientos y tenemos humanos, ¿no?




No hay comentarios.: