Páginas

domingo, 22 de octubre de 2017

11 increíbles objetos embrujados alrededor del mundo

Desde muñecos hasta pinturas que desatan hechos paranormales, estos son 10 objetos embrujados que podrías conocer alrededor del mundo.

La silla de Thomas Busby


Es el lugar donde el asesino Thomas Busby estranguló a su padre, acto por el que fue condenado a morir ahorcado en Reino Unido en 1702, no sin antes maldecir el mencionado objeto.

La silla que por mucho tiempo estuvo en una taberna supuestamente causó la muerte repentina y trágica de unas 63 personas que se sentaron en ella, apenas unas horas después de sentarse allí.

En 1972, el Museo Thirsk, que es donde se exhibe, la suspendió del techo con cadenas para evitar que las personas con la intención de suicidarse o por curiosidad se sentaran.

El Porsche de James Dean

El auto llegó a sus manos de casualidad, pues en realidad quería un Lotus MK X, pero como la entrega se retrasó James Dean aceptó el Porsche Spyder 550. Luego de que su amigo George Barris lo personalizara le llamó “el pequeño bastardo” por lo difícil de conducirlo. Sólo una semana después, Dean se estrellaría con un poste en medio de una carretera y perdió la vida. Ese fue el comienzo de lo que parece ser una belleza de ingeniería maldita.

Cuando Barris recuperó los restos del automóvil se dice que al trasladarlo a su taller se desprendió desprendieron las cuerdas que lo sostenían y rompió las piernas de un mecánico. Después vendió sus piezas por separado (motor, chasis y ruedas) y dos de las personas que las compraron tuvieron accidentes graves.

Cuando guardó el resto en su garaje, un ladrón que intentaba robarse el volante perdió un brazo y cuando Barris intentó darlo a la policía de California para una exposición sobre los riesgos de conducir a exceso de velocidad, misteriosamente, se incendió su garaje en el que se perdieron varios autos, menos “el pequeño bastardo”. Se dice que tiempo después, un camión que lo trasladaba chocó y durante otro trayecto desapareció lo que quedaba de él.

Cuadros de niños llorones

Luego de que el artista Bruno Amadio los pusieran de moda en la década de los 50, se les adjudicó una maldición. Según el diario británico The Sun, un bombero declaró que estos cuadros habían sido encontrados intactos en casas incendiadas, lo que causó pavor a todos aquellos que tienen uno.

Se dice que la colección de 27 cuadros de este tema que Amadio pintó estaban basados en niños huérfanos que vivían el horror de la Segunda Guerra Mundial. Además de que cuenta la leyenda que Amadio no había gozado de una vida artística reconocida y pactó con el diablo para lograr el éxito.

También se cuenta que gracias a eso fue que sus cuadros de niños llorones se volvieron populares hasta los años 70, cuando la leyenda se hizo tan popular que dejaron de copiarse y muchos los quitaron de sus muros.

El muñeco “Robert”

En los últimos años la historia de los demonólogos Lorraine y Ed Warren y todos los casos de posesiones que investigaron durante los años 70, han sido muy populares. Un ejemplo son las películas de The Conjuring y Anabelle, una muñeca tipo Raggedy Anne poseída. Sin embargo, la colección de los Warren de objetos que presuntamente están poseídos es muy amplia e incluye a “Robert”, un muñeco que causa horror.

Una empleada africana que presumiblemente practicaba magia negra fue quien se lo dio a Robert Otto, el niño de la casa donde laboraba. Se cuenta que el muñeco ocasionaba destrozos en casa y hacía que culparan al chico por ellos, además de que el niño decía que se comunicaban con frecuencia.

Tiempo después se dijo que los niños a los que perteneció el muñeco experimentaban pesadillas y durante ellas su corazón se detenía. Ahora que se encuentra en el Museo del Ocultismo de los Warren se dice que quienes le toman fotos sin su permiso están malditos hasta que se disculpan.

Caja Dibbuk

La caja Dubbuk también inspiró a Hollywood, la película The Possession relata algunos de los hechos malignos atribuidos a esta caja que presuntamente está habitada por un demonio y causa terribles pesadillas y enfermedades. La caja era propiedad de una sobreviviente del holocausto y al morir fue puesta en venta en una subasta.

El comprador fue puesto en alerta de que la caja tenía un espíritu conocido en la cultura judía como Dibbuk pero no le dio mucha importancia. Al poco tiempo de dejarla en el sótano de su tienda uno de sus empleados le dijo que había oído terribles sonidos que venían de donde se encontraba la caja, las puertas se habían vuelto locas y todos los focos habían estallado, además de que se percibía un terrible olor a orina de gato.

El comprador de antigüedades siguió sin prestar atención a tal grado que la regaló a su madre, quien después de muy poco tuvo un accidente cerebro vascular. Intentó regalarla en otras ocasiones, pero todos la devolvían. Después descubrió que todos los que habían estado cerca de la caja, él incluido, experimentaban pesadillas. Al cabo de tantos sucesos, la puso en venta en eBay relatando todo. El curador de un museo médico de Missouri la compró.


Pintura de las manos

En el año 2000 un vendedor anónimo puso en venta online una pintura que mostraba la figura de un niño y una muñeca al frente de una puerta con fondo negro en donde se podían ver muchas tétricas manos. El nombre la pintura era The Hands Resist Him y el autor se llamaba Bill Stoneham.

Según se sabe, la pintura data de 1972 y el primer dueño fue el actor John Marley, después una pareja de California la compró y cuando salió de venta en eBay se contó todo acerca de ella. Relataron que durante las noches las manos salían de la pintura, que aquellas personas que veían la pintura se sentían enfermas y débiles, que los niños huían de ella llorando, que algunas personas experimentaron la sensación de un horno abriéndose cerca de ellos frente a la obra y que incluso alguien que quiso imprimir una imagen de ella y no lo logró pues su impresora simplemente no la registró.

La pintura fue comprada por una galería que luego de la adquisición se contactó con el autor y éste les mencionó que dos personas que exhibieron la obra habían muerto un año después de hacerlo.

El espejo de la plantación de Myrtles

Es otro objeto que pertenece a la colección de objetos poseídos de los Warren, el espejo era parte del mobiliario de la casa de dicho lugar (actualmente convertido en un lugar de hospedaje con servicio de desayuno). Este sitio es conocido también por ser una de las casas embrujadas más famosas de Estados Unidos y del mundo.

Se sabe que la plantación fue construida sobre un antiguo cementerio y que se cometieron al menos 10 asesinatos en su ubicación. Sin embargo, se cree que la muerte por envenenamiento de la señora Sara Woodruffs y sus hijos causó un efecto en este espejo, que llegó al lugar en 1980.

Huéspedes del lugar aseguraron haber visto huellas de niños sobre el espejo y espíritus dentro de él, que presuntamente pertenecerían a la familia Woodruffs.

Muñeca Okiku

Es un objeto de origen que se dice es el refugio del espíritu de una niña. La historia cuenta que la muñeca fue comprada por un chico que visitó Japón en 1918, como regalo para su hermana menor de nombre Okiku.

Cuando la niña recibió el regalo quedó encantada, pero un año después murió repentinamente. Por eso, sus padres la colocaron en un área especial de la casa a manera de altar en memoria de la pequeña.

Tiempo después, se percataron de que el pelo de la muñeca comenzaba a crecer, algo que se le atribuye al espíritu de Okiku.

La diosa de la muerte

La estatua The Women from Lemb, hecha con piedra caliza, fue descubierta en 1878 en Chipre y se le atribuye una maldición debido a que su primer propietario, Lord Elphont, perdió a siete miembros de su familia en situaciones misteriosas durante los seis años que la tuvo.

Sus dos siguientes dueños también murieron junto con toda su familia luego de que la tuvieran por unos pocos años. Y el cuarto dueño murió junto con su esposa y dos de sus hijos.

Los dos hijos que sobrevivieron al último incidente donaron la figurilla al Museo Real Escocés de Edimburgo, pues les aterró conocer sus antecedentes y la muerte de sus familiares. Ya dentro del recinto el jefe de la sección donde se encuentra murió y aunque ninguna autoridad ha querido atribuir una maldición al objeto, lo resguardaron en una caja de cristal que evita que alguien más la pueda tocar.

Máscaras de guerreros Maorís

La famosa tribu originaria de Nueva Zelanda tenía por costumbre tallar máscaras para usarlas durante la guerra, así cuando un hombre moría usando la máscara su espíritu quedaba atrapado en ella. Algo que en general no causa daño, según sus creencias, a menos que seas mujer y esperes un bebé.

Se cree que tienen un efecto extraño sobre estos casos particulares pues algunas mujeres en estado de gestación han tenido complicaciones luego de tocarlas. 

En el Museo Nacional de Nueva Zelanda, en donde se resguardan diversos objetos de esta tribu, se anuncia que las mujeres en esta condición deberían permanecen alejadas.

La muñeca Anabelle

La verdadera Annabelle existe. Actualmente reside en el Museo Oculto de Warren en Monroe, Connecticut, encerrada en una caja con una cruz y un aviso que dice “Advertencia: no tocar”. Pero a diferencia de la muñeca de porcelana de la película, la verdadera muñeca era una de trapo de Raggedy Ann.
La muñeca original pertenecía a una estudiante de enfermería llamada Donna, se la había regalado su madre en su cumpleaños en la década de los 70. Fue comprada en una tienda de segunda mano. Después de unos días con la muñeca, la compañera de habitación de Donna, Angie, fue la primera en darse cuenta que la muñeca “era extraña” y cambiaba sutilmente de posición a lo largo del día, como cruzar los brazos y las piernas. Con el tiempo notaron que comenzó a moverse a diferentes lugares de la casa. “Varias veces Donna colocaba la muñeca en su coche antes de irse a trabajar y cuando regresaba a casa encontraba la muñeca de nuevo en la cama de su cuarto con la puerta cerrada”

A pesar de no tener papel de pergamino en su casa, las chicas encontraron por toda la casa notas a lápiz como si un niño las fuese escrito diciendo “Ayúdanos”.





No hay comentarios.: