En Inglaterra enviarán a la cárcel a quienes vean contenido terrorista en Internet

El extremismo y el fanatismo ha roto sus fronteras en los últimos años a través de Internet, y ha conseguido radicalizar a personas de procedencia árabe pero que no habían nacido en países donde operan los grupos terroristas, como es el caso de ISIS en Siria.

Por ello, el Reino Unido va a pasar a elaborar un plan para establecer penas de cárcel de hasta 15 años a quienes vean este tipo de contenido por Internet en un intento de reducir la radicalización online. Esta medida llega de manos del Partido Conservador, que está trabajando en la ley, la cual todavía no tiene una fecha de aplicación concreta. Los 15 años de cárcel se aplicarán también a terroristas que publiquen información de miembros de las fuerzas armadas.

El principal motivo detrás de esta ley es intentar evitar ataques terroristas como los que se han producido en el país. Actualmente es ilegal descargar contenido relacionado con el terrorismo, pero no hay nada establecido sobre el contenido que se ve online en streaming. Así, hay plataformas de vídeo como la propia YouTube donde hay vídeos que fomentan el adoctrinamiento yihadista y el radicalismo. Ahora mismo la posesión de contenido terrorista es delito según está recogido en la sección 58 del Terrorism Act 2000, donde se recoge material descargado o impreso.
Este tipo de medidas llega junto con las presiones por parte del gobierno británico a las grandes empresas tecnológicas para eliminar contenido extremista de sus plataformas, y que éste se elimine de la manera más rápida posible. Amber Rudd ha llegado a presionar incluso para “limitar” el uso del cifrado de punto a punto, eje clave de las comunicaciones seguras en las aplicaciones de mensajería que usamos a diario. De momento, empresas como Facebook, WhatsApp o Telegram se resisten férreamente a ello. Declaraciones de Rudd afirmando que “no necesitamos entender cómo funciona el cifrado para saber que está ayudando a criminales” demuestran la poca idea que tienen los legisladores del alcance de esas afirmaciones.

Según la propuesta, la pena de cárcel se aplicará para quienes hayan visto de manera reiterada contenido de este tipo a través de Internet. Lo que no especifican es cómo van a poder saber quién lo está viendo y cuántas veces lo han visto, pues volvemos nuevamente al problema de que una IP no es suficiente evidencia para identificar a una persona, además de que se puede usar una buena VPN para protegerse.

A pesar de ello, Reino Unido tiene acceso al registro de actividad de los usuarios que obliga a los operadores a recoger de todos sus usuarios durante 12 meses. En el caso de tener dudas, podrían recurrir a ellos. El Ministerio del Interior británico ha afirmado que sólo se aplicará a quienes vean este contenido de manera repetida, y no a quienes pinchen en un enlace por curiosidad o de manera accidental.




Comentarios