Páginas

domingo, 22 de octubre de 2017

Tus hijos serán mas inteligentes que tu

El hecho de que los niños sean capaces de manejar dispositivos electrónicos o adaptarse con más rapidez a las novedades tecnológicas no depende solo de ser nativo digital, milenial o como quieran llamarlo. Estudios recientes han demostrado que la generación siguiente es siempre más inteligente que la anterior. Una situación que está relacionada con la evolución de la especie humana.

Según los científicos, el cociente intelectual de los humanos ha ido aumentando tres puntos porcentuales cada década. Al menos desde que R. D. Tuddenham comenzó a analizar la inteligencia de los soldados estadounidenses reclutados entre 1917 y 1943. De ahí para atrás, ya es mucho afirmar.

Las investigaciones de Tuddenham cayeron en el olvido hasta que, en 1984, James R. Flynn las redescubrió y continuó. Aunque hubo que rediseñar los test de inteligencia hasta en cuatro ocasiones para adaptarlos a los nuevos tiempos, los resultados obtenidos por Flynn confirmaron las teorías de Tuddenham con algunos matices.

Si bien es cierto que las nuevas generaciones mostraban incrementos en el cociente intelectual, no todas las variables aumentaban por igual. Mientras que en las pruebas de tipo aritmético se mantenían más o menos estables, las que analizaban la capacidad de análisis visual, mostraban un incremento notable.

Los científicos manejan diferentes hipótesis a la hora de explicar este fenómeno. Aunque todos afirman que es un proceso relacionado con la evolución humana, algunos lo vinculan con elementos fisiológicos y otros con aspectos sociológicos.

En comparación con la situación de hace un siglo, la alimentación de los niños (al menos en la sociedad occidental) es más saludable. Esto ha contribuido a un mejor desarrollo de su cerebro. Por otra parte, el hombre actual se maneja en entornos más abstractos, lo que provoca que el cerebro también tenga que adaptarse a esa nueva realidad.

Recientemente, a estas investigaciones se ha sumado uno de la Universidad de Edimburgo que, no solo confirma que los niños son más listos que sus padres, sino que los hermanos mayores lo son más que sus hermanos.

Tras analizar a más de 5.000 niños, el estudio confirmó que los hermanos mayores eran más inteligentes que sus hermanos menores aunque entre ellos solo hubiera un año de diferencia.

La explicación en este caso no es ni fisiológica ni sociológica sino familiar. Según muestran los resultados, los padres suelen preocuparse más por los primogénitos que por los demás hijos.

Mientras que todos reciben el mismo apoyo emocional, la estimulación intelectual se produce con más intensidad en los primeros. Es a ellos a los que se les dedica más tiempo para leer cuentos, escuchar música o realizar actividades educativas.

Aunque el estudio solo se centra en niños hasta los 14 años, los investigadores han extrapolado los datos y han concluido que esas diferencias en la estimulación también pueden tener efectos en la vida adulta. Los primogénitos acostumbran a ser más competitivos mientras que los hermanos menores no sienten tanta presión ni en lo laboral ni en lo educativo.

En todo caso, estas diferencias no garantizan una vida más satisfactoria. Puede que los hermanos mayores sean más listos y competitivos pero, si sus hermanos menores tienen más capacidad crítica o inteligencia emocional, posiblemente tengan una vida mejor.






No hay comentarios.: