Los hombres, debido a su estupidez, mueren mas que las mujeres

Gracias a los premios Darwin, quienes recompensan año tras año las muertes más estúpidas, hoy sabemos que, en efecto, los hombres mueren de maneras más ridículas que las mujeres, y es que diversos investigadores se han dado a la tarea de revisar a los ganadores de dicho premio desde 1995 y hasta este 2014, resultando los varones, indiscutibles ganadores.


Dicho estudio ha sido publicado por la revista British Medicar Journal en su especial de Navidad, y sugiere que los hombres son más propensos a acabar en las salas de urgencias tras sufrir un accidente ridículo como fruto de su temeridad. A pesar de que el propósito principal del estudio es suscitar la hilaridad, se pone de manifiesto que los varones tienen mayor predisposición a comportamientos de riesgo innecesario, probablemente moldeados por la presión evolutiva.

El resultado fue increíble, y es que los hombres obtuvieron 282 galardones mientras que las mujeres solamente 36, por lo tanto, el porcentaje de varones que mueren de manera estúpida es de 88,7%, pero ¿por qué sucede este fenómeno?

Según la investigación, esta estupidez masculina se asocia con una limitación biológica: los hombres pueden expulsar espermatozoides sin menoscabo, embarazando a todas las mujeres que quieran, pero las mujeres, de quedarse embarazadas, deben invertir un gran esfuerzo biológico en gestar al bebé. En pocas palabras, las mujeres escogen y los hombres deben hacer hasta lo imposible por ser elegidos, tomando el rol de conquistador y adoptando conductas de riesgo para lograrlo…



O como corolario: las mujeres son las que escogen, y los hombres deben hacer aspavientos para ser escogidos.

Así pues, si los hombres tienen una esperanza de vida inferior a la de la mujer es, en parte, porque el hombre tradicionalmente toma el rol de conquistador, adoptando más conductas de riesgo, bebiendo más, fumando más, corriendo más con el coche, etc., como los pavos reales arrastrando enormes colas de colores que les imposibilita huir de los depredadores.

Por si fuera poco, la testosterona, que incita a esta clase de comportamientos, también es mayor en hombres que mujeres. Por ejemplo, es menos probable que un hombre lleve cinturón de seguridad que una mujer. También conducen de forma más agresiva. Tal y como explica Tom Vanderbilt en su libro Tráfico: Los hombres hacen cosas como ir en moto más que las mujeres, una actividad que es veintidós veces más propensa a ocasionar la muerte que conducir un coche. Los motociclistas varones, desde Vietnam hasta Grecia pasado por Estados Unidos, tienen menos probabilidades que las mujeres de llevar casco.



Comentarios