martes, 28 de febrero de 2017

Amplia selección de 182 imágenes divertidas







Combatiendo los excesos de velocidad en el tránsito...¡con secadores de pelo!

Un grupo de ciudadanos del pequeño pueblo de Hopeman, en Escocia, ha decidido tomar la justicia por sus propias manos debido a los coches que circulan a altas velocidades por sus calles. Para ello están utilizando secadores de pelo para engañar a los conductores.


 Según el gobierno de Hopeman, un pueblo en el concejo Moray de Escocia, las carreteras que atraviesan el pueblo se están viendo plagadas de viajeros que circulan a altas velocidades, sin importar si se encuentran en zonas escolares. El concejal Dennis Slater comentó a la BBC: “Esto es muy peligroso. Las velocidades a las que están circulando por las calles de Hopeman se ha convertido en un problema grave, especialmente cuando los niños van a la escuela en las mañanas”.

Es por esto que un grupo de ciudadanos ha decidido tomar acciones al respecto. Para ello están usando chalecos de seguridad de colores fluorescentes (como los que usan las autoridades de tránsito) y se posan en las esquinas apuntando secadores de pelo a los coches, con la intención de hacerlos creer que se trata de detectores de velocidad. Muchos de los coches caen en el engaño y hacen caso a la advertencia, temerosos de ser multados por ir demasiado rápido.

La policía de Escocia asegura que está al tanto del problema y que la seguridad vial es una prioridad para ellos: “estamos al tanto de las quejas sobre el exceso de velocidad en Hopeman y vamos a solucionar este problema”.

Mientras tanto, los habitantes del pueblo se han cansado de esperar una solución oficial y se han armado con sus secadores de pelo. El engaño parece estar funcionando. Los ciudadanos aseguran que, antes de usar esta estrategia, intentaban hacer señas a los conductores para que redujeran la velocidad, pero la respuesta que recibían era el famoso dedo medio.







Si te gustan los acertijos aquí te dejo 16

Algunos tienen trampa. Las respuestas al final

01

02

03

04

05

06

07

08

Si digo que esto es WTF!, me quedo corto...







Si tiene que pasar, va a pasar...







Humor confundido







Así se verían los cuentos de hadas en la realidad

Retomar las costumbres del lugar de nacimiento es siempre una fuente de inspiración que puede traducirse en arte. Se trata de un proceso que requiere no sólo de una investigación rigurosa sino también de una evolución psicoespiritual que facilita poner en pinturas, textos o fotografías aquello que planeamos transmitir.

Es decir que, de alguna manera, el arte enfocado en el folclor de cualquier país implica revivir las creencias, ideologías, costumbres y tradiciones de una región, las cuales dieron estructura psicosocial a toda una sociedad actual.

En el caso del trabajo fotográfico de Margarita Kareva, originaria de Ekaterimburgo, en Rusia, se trata de retomar cuentos de hadas típicos de la región, de modo que usando en las fotos modelos inusuales, animales y una combinación de colores, realiza un shooting que recuerda a la magia única de lo esplendoroso.







El dolor de espalda podría ser síntoma de muerte prematura

Cómo si nos hicieran falta motivos para preocuparnos, un nuevo estudio sugiere que el dolor de espalda podría ser una seña de algo mucho peor: muerte prematura. De acuerdo con el estudio, llevado a cabo por la Universidad de Sídney, hay una relación clara entre el dolor de espalda y la mortalidad temprana, aunque no saben porque.


Según el estudio, los individuos que padecen de dolor crónico de espalda tienen el 13% más posibilidades de morir jóvenes por cualquier causa. De acuerdo con lo investigadores, los hallazgos son importantes porque solemos ver el dolor de espalda como algo insignificante, pero los resultados muestran lo contrario.

Para llegar a ésta conclusión, el equipo de la universidad australiana, examinó las tasas de dolor de espalda y la edad de muerte en 4,390 gemelos mayores de 70 años. Los resultados mostraron un vínculo claro entre los dos, lo que sugiere que el dolor de espalda recurrente era un signo de algo más.

Este hallazgo puede tener implicaciones importantes, ya que como The Daily Mail informó, el dolor de espalda afecta a cuatro de cada cinco personas en algún momento de su vida y alrededor de la mitad de estos casos ven una recurrencia del problema dentro de un año.
Esta no es la primera vez que una condición aparentemente no fatal en pacientes ancianos puede ser un signo de muerte temprana. Por ejemplo, estudios previos han demostrado que las mujeres mayores que se rompen las caderas están en mayor riesgo de morir en el siguiente año tras la lesión. La mayoría de las investigaciones sugieren que es la mala salud subyacente que conduce a la lesión y no la propia lesión que deriva en la muerte prematura.

El equipo espera que una mejor comprensión del vínculo entre el dolor de espalda y la muerte prematura conduzca a mejores métodos de intervención para las personas de mayor riesgo.

"El dolor de espalda debe ser reconocido como una co-morbilidad importante que es probable que afecte la longevidad de las personas y la calidad de vida", explicó el investigador principal, el doctor Matthew Fernández en un comunicado.

Los resultados, publicados en el diario European Journal of Pain, sentarán las bases para encontrar la razón de ésta relación. Por ahora, los investigadores suponen que el dolor espinal puede ser parte de un patrón de maña salud y una habilidad de funcionamiento mediocre, los que aumenta el riesgo de muerte en la población de adultos mayores.



Resucitar animales extintos: peor el remedio que la enfermedad

Cada vez estamos más cerca de revivir especies extintas, pero recién ahora comenzamos a acercarnos a comprender las consecuencias de llevarlo a cabo.


Para intentar responder a esta pregunta, un equipo de expertos, liderados por Hugh Possingham, de la Universidad de Queensland, analizó los efectos en la biodiversidad si se reintrodujeran algunas especies recientemente extintas a sus hábitats antiguos. Los resultados, publicados en Nature Ecology and Evolution, mostraron que traer de vuelta 11 especies extintas en Nueva Zelandia, sacrificaría la conservación de casi tres veces más especies (31 en total) actualmente en peligro.

Solo el financiamiento externo para la conservación de cinco especies extintas en Nueva Gales del Sur (Australia), podría ser usado para conservar 42 especies existentes.

“Si el riesgo de fracaso y los costos asociados con el establecimiento de poblaciones viables también pudiera ser calculado – explica Possingham en un comunicado –, las estimaciones de las posibles pérdidas netas y oportunidades perdidas, el precio probablemente sería considerablemente más alto. La des-extinción podría ser útil para inspirar nuevas ciencias y podría ser beneficiosa para la conservación si aseguramos que no reduce los recursos de conservación existentes. Sin embargo, en general es mejor si nos centramos en las muchas especies que necesitan nuestra ayuda ahora".



Comer pan es malo para el medio ambiente

La tentación vive en la panadería. Da igual la hora que sea: si pasas al lado de un establecimiento donde se hornea pan, es fácil empezar a salivar y desear dar un pellizco a la barra de pan. Pero según una nueva investigación realizada por la Universidad de Sheffield, el pan perjudica de forma notable el medio ambiente.

Según explican en su estudio, el factor más dañino es el uso de fertilizantes usado para cultivar el trigo, el cual representa el 43% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según explica Liam Goucher, autor principal de la investigación, "la gente es muy consciente del lugar de donde viene el pan, pero existe una falta de comprensión absoluta sobre el impacto ambiental de este producto". Según los investigadores, es preocupante el uso de los fertilizantes de nitrato de amonio, ya que se está utilizando "a un ritmo insostenible".

Alrededor del 60% de los cultivos se realizan con el uso de fertilizantes, compuestos de productos químicos como el metano, el dióxido de carbono, el amoníaco o el nitrógeno. Mientras que los fertilizantes sintéticos pueden impulsar el crecimiento de las plantas (y por ende, elevar los rendimientos), también contribuyen a aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero.

La investigación, publicada en la revista Nature Plants, ha analizado el proceso completo de producción detrás de una barra de pan (cultivo y cosecha de trigo, el momento en el que se muele el grano, la producción de harina, hornear el pan y la producción de la hogaza final en la tienda). Los datos indican que el cultivo de trigo para elaborar el pan era la que mayor influencia tenía en la producción de gases de efecto invernadero, principalmente por culpa del uso de fertilizantes. Después irían la molienda y la etapa de panadería.



Cuando febrero tuvo (y volverá a tener) 30 días

Febrero tiene 28 o 29 días. Sin embargo, tres veces a lo largo de la historia, y solo en determinados países, ha habido un 30 de febrero.


Suecia (entonces Finlandia era parte del reino de Suecia) seguía el calendario juliano, pero adoptaría paulatinamente el calendario gregoriano. Para ello, a partir de 1700 omitiría un día cada año, para llegar finalmente al calendario gregoriano en 1710 (Algunas fuentes afirman que omitiría los años bisiestos a lo largo de 40 años). Así, se quitó un día en 1700, pero no se hizo ninguna reducción más tras el inicio de la Gran Guerra del Norte, con lo que el llamado calendario sueco se adelantaba por un día al calendario juliano, pero aún tenía diez días de retraso con respecto al gregoriano. La confusión tocó a su fin cuando, en 1712, hubo dos días bisiestos, con lo que ese año tuvo un 30 de febrero. Ese día corresponde al 29 de febrero del calendario juliano y al 1 de marzo del gregoriano. Al final, Suecia adoptó el calendario gregoriano en 1753.

En 1929, la Unión Soviética introdujo un calendario revolucionario en que cada mes tenía 30 días y los cinco o seis días restantes eran fiestas que no pertenecían a ningún mes. En 1930 y 1931, hubo un 30 de febrero en la URSS, pero en 1932 los meses volvieron a ser los de antes.

Sin embargo, como el Calendario Gregoriano tiene un desfase de un día cada 3.300 años. Se estima que en el año 3344 haya un 30 de febrero.




12 secretos de Okinawa "la isla de la vida eterna"

Ogimi es una pequeña aldea ubicada en el distrito de Kunigami en el archipiélago japonés de Okinawa. Para los japoneses, Okinawa no se parece casi en nada a Japón. Imagina pues la sensación para un viajero que acaba de llegar. Okinawa respira, vive y come distinto. Quizás por este motivo es uno de los lugares del mundo que puede prometer y promete la vida eterna a sus habitantes.

En concreto, el pueblo de Ogimi es el lugar del mundo con una mayor proporción de personas que superan los 100 años.

Los científicos del Okinawa Centenarian Study han investigado durante largos años este misterio que engloba las denominadas "zonas azules". Esas pequeñas parcelas de mundo con una extraña concentración de personas centenarias como es el caso de Okinawa. Una de las principales conclusiones es el clima y la buena alimentación, pero olvídate del sushi y la tempura. Aquí la comida es un cruce imposible de oriente y occidente que no se repite en ningún otro lugar del mundo.

Platos como el taco rice, un taco a la japonesa con mucha carne procesada, queso extra y abundante arroz es un claro ejemplo.

Tanto las autoridades como agrupaciones locales han puesto todo el interés para no perder la esencia de Okinawa. Estos son los 12 secretos de la isla japonesa con más personas centenarias del mundo:
  • 1. La dieta de Okinawa no es la dieta de Japón No es fácil encontrar verdura fresca en las calles de Tokyo. En Okinawa y, concretamente en Ogimi, hay verduras frescas por todas partes. Goya (melón amargo o pepino), zanahorias, repollo, brotes, daikon, rabe (un pariente del brócoli), calabaza y una patata dulce púrpura conocida como ube son fundamentales en su dieta.
  • 2. Hara hachi bu (come al 80% de tus posibilidades)Son palabras japonesas para definir una dieta muy particular que, en rasgos generales, consiste en comer hasta que estés lleno aproximadamente un 80%. No sabemos cómo lo logran, pero les funciona.
  • 3. Un hogar, un huertoEn Ogimi cada hogar tiene un jardín en el patio que es la fuente principal de su dieta.
  • 4. A menos restaurantes, más cocinas particularesEn el centro turístico de Okinawa (Naha), los restaurantes son increíblemente difíciles de encontrar. Esto se debe a que los habitantes de Okinawa preparan la mayor parte de su comida en casa.
  • 5. Mujeres sin alcoholLa creencia popular atribuye al awamori, el alcohol típico de Okinawa, propiedades de longevidad. Pero la mayoría de personas centenarias son mujeres y ellas no beben alcohol. Así que es fácil hacer una asociación de ideas.
  • 6. Menos arroz de lo normalSorprende la falta de arroz en la dieta de Okinawa. Las dietas asiáticas suelen contener una cantidad enorme de este cereal y en esta isla se reduce a pequeñas porciones y de una variedad marrón en vez del arroz blanco habitual del Japón continental.
  • 7. El mar como despensaSu dieta animal se centra en los alimentos del mar y más concretamente en el marisco. Tienen langostas gigantes muy sabrosas aunque su gran variedad de algas comestibles predomina sobre cualquier producto de origen animal.
  • 8. La verdura secreta del marEl plato secreto se llama umi budo y es algo así como la uva del mar. Es una especialidad local con algas que se conoce como caviar verde o caviar vegetariano.
  • 9. Sin amor no hay cocinaCocinar con amor es una filosofía de vida que cuesta entender en Occidente. No sirve de nada cocinar si no se pretende alimentar el estómago y el alma. Los habitantes se centran en hacer felices a sus cuerpos sin estrés.
  • 10. A nadie le amarga un dulce Sano, pero no soso. A su dieta no no le falta azúcar. Los okinawenses están muy orgullosos de su azúcar moreno de tapioca. Fenomenal para darse un pequeño homenaje dulce.
  • 11. Flores para la felicidad Curiosamente, la parte más bulliciosa de la aldea no es ni una iglesia ni un centro comercial . Es un mercado de venta de flores de los campos de iris morados y mariposas amarillas que rodean la aldea.
  • 12. El retiro no existe Aparentemente no tienen una palabra para definir el retiro. Así lo testifica la gente de la zona cuando un turista pregunta por qué no están jubilados los abuelos. Las personas de más edad siguen trabajando en su propio huerto. Saben que no pueden trabajar al mismo ritmo que los jóvenes, pero no es ningún impedimento para seguir con su labor. Todo a su ritmo. Al ritmo que les permite vivir más de 100 años.