lunes, 26 de marzo de 2018

4 desconocidas curiosidades del WiFi

El WiFi se ha convertido en una parte fundamental de nuestras vidas. Esta conectividad inalámbrica nos permite disfrutar de conexión a Internet en casi cualquier rincón de nuestra casa u oficina, y gracias a ella podemos utilizar de forma simple una gran variedad de dispositivos.


Si la conexión WiFi no existiera y sólo pudiéramos conectarnos a Internet por cable nuestra vida sería un auténtico caos, sólo tenéis que pensarlo un poco para daros cuenta de ello. Su importancia está fuera de toda duda y estamos seguros de que estáis familiarizados con las claves básicas del WiFi, pero en este artículo hemos querido ir más allá y vamos a compartir con vosotros cuatro curiosidades interesantes sobre este tipo de conexión inalámbrica que probablemente no conocíais.

1-Sus orígenes se remontan a 1971
La empresa ALOHAanet, afincada en Hawái, realizó la primera demostración pública del envío de un paquete de datos de red inalámbrica en 1971.

Esos son sus primeros orígenes, aunque el WiFi tal y como lo conocemos actualmente se crea en 1999 gracias a la unión de varios fabricantes de primer nivel como Nokia y Lucent, que tenían por objetivo crear un estándar que evitase la existencia de diferentes formatos de conexión inalámbrica.

2-Existen diferentes estándares con rendimientos distintos
La tecnología WiFi nació como tal en los años noventa y desde entonces ha experimentado una evolución importante que nos ha dejado varios estándares con especificaciones muy dispares. Estos han sido los más importantes:
  • Año 1999: Estándar 802.11b a una velocidad máxima 11 Mbps en la banda de 2,4 GHz. También en 1999 llega el estándar 802.11a, con una velocidad máxima 54 Mbps en la banda de 5 GHz.
  • Año 2003: Estándar 802.11g con una velocidad máxima de 54 Mbps operando en la banda de 2,4 GHz.
  • Año 2009: Estándar 802.11n con una velocidad máxima de 1Gbps sobre la banda de 2,4 GHz.
  • Año 2012: Estándar 802.11ac con una velocidad máxima teórica de 2.165 Gbps por banda de 5 GHz.
3-El WiFi utiliza ondas de radio a 2,4 GHz-5 GHz
Cuando utilizamos una conexión WiFi ésta trabaja con ondas de radio aunque con una particularidad importante, y es que operan en frecuencias de 2,4 GHz y 5 GHz.

Esto quiere decir, en resumen, que pueden transportar grandes cantidades de datos a una velocidad elevada, aunque debemos tener en cuenta que al trabajar en la banda de 5 GHz el WiFi gana rendimiento pero pierde alcance.

Esa tónica se mantiene en frecuencias superiores, de manera que cuando mayor es ésta mayor es su rendimiento y menor su alcance.

4-Tiene un alcance máximo de 400 km
Aunque estamos acostumbrados a pensar que el alcance máximo del WiFi es de unos pocos metros lo cierto es que con el equipamiento adecuado puede efectuar transmisiones con un alcance de hasta 400 kilómetros.

Para conseguir ese resultado es necesario contar como dijimos con un equipamiento específico, utilizar amplificadores de señal y que no haya ningún obstáculo en el camino de la señal.




Publicar un comentario