martes, 27 de marzo de 2018

4 incógnitas científicas sobre la crucifixión

La existencia real de Cristo sigue siendo un tema de debate, y no está oficialmente aceptada fuera de los círculos religiosos ya que, aunque hay algunos indicios que la avalan (por ejemplo, el historiador Flavio Josefo lo menciona como un personaje real), no resultan suficientes para corroborarla.


Pero, aceptando por un momento que si hubiera existido y que, tal y como relatan los Evangelios, fue crucificado, ¿qué sabemos realmente sobre su muerte? ¿Fue realmente clavado en una cruz? ¿Falleció desangrando o por asfixia? Aquí os ofrecemos algunas claves historiográficas y científicas sobre como puedo haber sido la muerte de Jesús.

1. ¿En qué fecha sucedió?
Los cristianos conmemoran su muerte en Semana Santa pero, como ya se sabe, la fecha de la misma varía cada año. Entonces, ¿es posible calcular en que día concreto murió Jesús? Se han hecho muchos intentos, y se han obtenido varias fechas, pero las dos hipótesis más plausibles se basan en el Evangelio de Juán, que relata que Cristo murió en un viernes de Pascua con luna llena. Y, dado que durante el gobierno de Poncio Pilatos solo hubos dos viernes de Pascua con esa acaracterística, eso nos da dos posibles fechas: el 7 de abril del año 30, lo que significaría que murió con 33 años, y el 7 de abril del año 33, lo que implicaría que lo hizo con 39.

2. ¿Murió realmente en la cruz?

Tampoco en este apartado hay unanimidad. Aunque es cierto que los romanos usaban esta forma de ejecución, parece ser que ni siquiera los textos originales de los Evangelios aclaran si esa fue realmente la forma de su muerte. Según un estudio realizado en 2015 por el filólogo y teólogo sueco Gunnar Samuelsson, la idea de la crufixión fue incluída en traducciones posteriores pero, parece ser, que los textos originales solo se referían a una forma de muerte por suspensión.

3. ¿Cómo era la cruz en la que se supone que murió?
Los romanos tenían dos modelos básicos de cruces para ejecutar: la crux simplex y la crux compacta. Dado que los evangelios relatan que Jesús tuvo que portar hasta el Gólgota el instrumento de su muerte, parace que la suya habría sido del segundo tipo. Es decir, en el lugar de la ejecución ya estaba clavado el poste principal, al que luego se izaba el madero del que colgaría el reo.

4. ¿Cómo murió Jesús?

Tradicionalmente se ha creído que los ejecutados en la cruz morían por asfixia, pero experimentos realizados en 1980 demostraron que eso no era así. Actualmente, los investigadores creen que la muerte no se producía por una sola causa. Podía estar provocada por un shock cardíaco, o por una sepsis al infectarse las heridas. A todo lo que hay que sumar factores como la deshidratación, la insolación... que sin duda contribuirían a acelerar la muerte del condenado.




No hay comentarios.: