lunes, 26 de marzo de 2018

8 enfermedades capaces de provocar epidemias globales

Recientemente la OMS agregó un nuevo concepto a la lista de enfermedades que podrían causar una epidemia global: la Enfermedad X.


Enfermedad X
¿Nunca habías escuchado de la Enfermedad X? Eso es porque la OMS prácticamente la acaba de inventar. Pareciera que sólo quiere incitar pánico, pero la organización explica en su sitio web que la Enfermedad X representa una enfermedad “desconocida” que podría ser causada por una mutación biológica, ataque terrorista o accidente.

La enfermedad X “representa el conocimiento de que una epidemia internacional seria podría ser causada por un patógeno que actualmente no se conoce como causante de la enfermedad humana.”

Básicamente, la enfermedad X podría resultar ser un problema… o no. Ya es muy difícil saber qué nos matará en unos años.

Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo
La fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (CCHF) es una enfermedad causada por un virus transmitido por garrapatas (Nairovirus)- El virus causa brotes graves de fiebre hemorrágica viral, con una tasa de letalidad del 10-40%.

El CCHF es endémico en África, los Calcanes, el Medio Oriente y los países asiáticos al sur del paralelo 50° norte, el límite geográfico del vector principal de garrapatas.

Se trasmite a personas a través de mordidas de garrapatas o con el contacto de sangre animal infectada o tejidos durante o inmediatamente después de la muerte. La transmisión de persona a persona puede ocurrir como resultado de un contacto cercano con la sangre, secreciones, órganos u otros fluidos corporales de personas infectadas.

Ebola y Marburgo
El virus del Ebola (EVE) provoca una enfermedad grave, a menudo mortal para el ser humano. El brote del 2014-2016 en África Occidental fue el más extenso y complejo desde que se descubrió el virus en 1796. Fue extremadamente difundido a través de los medios porque llegó a nuestro continente.

Se caracteriza por la aparición súbita de fiebre, debilidad intensa y dolores musculares, de cabeza y de garganta, seguido por vómito, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas.

El virus se transmite al ser humano por animales salvajes y se propaga en poblaciones por transmisión de persona a persona, por contacto directo con órganos, sangre, secreciones y otros líquidos corporales de personas infectadas.

El virus de Marburgo es el agente causal de la enfermedad por virus de Marburgo (EVM), cuya tasa de letalidad puede llegar al 88%. Los virus de Marburgo y del Ebola son miembros de la familia Filoviridae (filovirus). Aunque son causadas por virus diferentes, las dos enfermedades son similares desde el punto de vista clínico. Ambas son raras, pero pueden ocasionar brotes dramáticos con elevadas tasas de letalidad.

Fiebre de Lassa
La fiebre de Lassa es una enfermedad vírica hemorrágica aguda de 1 a 4 semanas de duración que ocurre en África Occidental. Se transmite al ser humano por contacto con alimentos o utensilios domésticos contaminados con orina o heces de roedores.

También puede haber transmisión en el laboratorio y de persona a persona, sobre todo en hospitales que carecen de medidas adecuadas de prevención y control de infecciones.

El periodo de incubación de la fiebre de Lassa es de 2 a 21 días. Cuando es sintomática, la enfermedad suele tener un inicio gradual, con fiebre, debilidad general y malestar. A los pocos días pueden aparecer cefaleas, dolores de garganta, musculares, torácico y abdominal, náuseas, vómitos, diarrea y tos. En los casos graves pueden aparecer tumefacción facial, derrames pulmonares, hemorragias bucales, nasales, vaginales o gastrointestinales e hipotensión.

Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) y Síndrome Respiratorio agudo y grave (SARS)
El síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) es una enfermedad respiratoria vírica provocada por un nuevo coronavirus que fue detectado por primera vez en Arabia Saudita en 2012.

Los síntomas típicos del MERS son fiebre, tos y dificultades respiratorias. Es habitual que haya neumonía, pero no siempre. También se han registrado síntomas gastrointestinales, en particular diarrea.

El síndrome respiratorio agudo y grave (SARS, por sus siglas en inglés) es una forma seria de neumonía. Es causada por un virus que se identificó por primera vez en el año 2003. La infección con el virus del SARS provoca una molestia respiratoria aguda (dificultad respiratoria intensa) y, algunas veces, la muerte.

Los síntomas por lo general ocurren aproximadamente de 2 a 10 después de entrar en contacto con el virus. En algunos casos, el SARS comenzó más rápidamente o más lentamente después de este primer contacto. Las personas con los síntomas activos de la enfermedad son contagiosas.

Infección por el virus Nipah
La infección por el virus Nipah (VNi) es una nueva zoonosis emergente que causa cuadros graves tanto en animales como en el ser humano.

En el hombre la infección por VNi se asocia a un espectro de manifestaciones clínicas que van desde un proceso asintomático hasta un síndrome respiratorio agudo o una encefalitis mortal

Fiebre del Valle del Rift

La mayoría de las infecciones en el ser humano se deben al contacto con sangre u órganos de animales infectados.

Las personas infectadas son asintomáticas o padecen una forma leve de la enfermedad caracterizada por un síndrome febril de tipo gripal con cefalea y dolores musculares y articulares. Algunos pacientes presentan rigidez de la nuca, sensibilidad a la luz, pérdida de apetito y vómitos; estos casos pueden confundirse en sus fases iniciales con una meningitis.

Zika
Esta enfermedad es causada por un virus transmitido principalmente por mosquitos del género Aedes.
Los pacientes con enfermedad por el virus de Zika pueden presentar síntomas tales como: fiebre no muy elevada, exantema, conjuntivitis, dolores musculares y articulares, malestar o cefaleas, que suelen durar entre 2 y 7 días.

Hay un consenso científico sobre la relación causal entre el virus de Zika y la microcefalia y el síndrome de Guillain-Barré. También se están investigando las relaciones con otras complicaciones neurológicas.





Publicar un comentario