miércoles, 28 de marzo de 2018

Flores que cuestan mas de mil dólares

La escasez, el tipo de cultivo, el exotismo y la fragilidad son algunos de los factores que convierten a estas flores en joyas de la naturaleza. Un repaso a algunas curiosidades, caracteristicas y precio de las especies más exclusivas.

Orquídea de Kinabalu
La orquídea más cara del mundo cuesta más de 3.000 euros y es tan lujosa como escasa, sólo florece entre los meses de abril y mayo y está en peligro de extinción.

Le llaman «el oro de Kinabalu» porque sólo crece en este exótico Parque Nacional de la isla de Borneo, pero también se la conoce como Rothschild’s slipper, en alusión a la poderosa familia de banqueros.

Esta flor tiene unas hojas de aproximadamente 60 centímetros y su labelo tiene forma de zapatilla, una curiosidad que inspiró su denominación científica, que hace referencia a la diosa romana del amor. Su nombre técnico es Cypripedium rothschildianum, Cypris significa venus en latín y pedilom, zapato.
Sus pétalos, se abren de forma horizontal y de su vástago pueden brotar hasta 6 enormes flores. Desde que la flor se planta hasta que nace pasan 15 años, por eso en el monte de Kinabalu se extrema la seguridad alrededor de la reducida porción de tierra en donde nacen.

Shenzhen Nongke 

Esta planta de la familia de las orquídeas tarda más de cinco años en crecer. Su creación es obra de la raza humana, el grupo de científicos Shenzhen Nongke tardaron ocho años en crearla.

El primer ejemplar de la historia se adjudicó por un millón y medio de yuanes (200.000 euros) en una subasta en 2005, es la flor más cara jamás vendida.

Las cualidades que más llaman la atención en esta flor son sus colores exóticos y su forma, dado que es extremadamente plana. En cuanto a su aroma, los pocos que olieron su flor olieron lo definen como «delicado». Su alto coste responde a una obviedad: es única.

Ramo de la extraña flor 

«Lo que llamamos rosa exhalaría el mismo grato perfume con cualquier otro nombre», dijo Julieta a su amado en la célebre obra de Shakespeare. La cita inspiró al horticultor David Austin para bautizar a su creación, la Juliet Rose.

Tardó 15 años en crear la rosa más perfecta del mundo, valorada en 15 millones de dólares (12 millones de euros). La planta existe desde el año 2009 y tiene un color pálido que resulta extremadamente difícil de conseguir, con un tono también escaso en la naturaleza.

Su forma es redondeada, con un diámetro de 10 centímetros en cuyo interior yacen 90 pétalos proporcionados con precisión matemática. Su aroma es muy fresco y dinámico, se relaciona con el del narciso y el galanto.

La flor de Kadupul 

Este ejemplar nunca se vendió y, sin embargo, está catalogada como la flor más cara del mundo. La razón: su valor es incalculable.

La «reina de la noche» o «flor de la luna» es originaria de Sri Lanka y crece en distintas regiones de centroamérica. No es una flor escasa, pero sí es extremadamente efímera, nace a medianoche y muere de madrugada.

De cada arbusto nacen alrededor de cien flores de color blanco con matices amarillos. Detectar su olor es casi tan difícil como conservar la planta, a su perfume se le conoce popularmente como «misterio de media noche».

Flor de Azafrán

Un mortal llamado Krokos, según los griegos, se perfumaba cada día con azafrán para estar a la altura de su amor, que era una ninfa. Esta anécdota demuestra que esta flor es considerada un lujo desde la antigüedad.

Viene de Anatolia y toma su nombre de la lengua árabe ‘asfar, que significa amarillo, un color que se sigue relacionando con la opulencia porque la ropa de la realeza se teñía con esta planta. Para conseguir 200 gramos de condimento se necesitan más de 80.000 flores porque sólo se utilizan de ella sus estambres. Cuestan entre 1.200 y 5.000 dólares (entre 1.000 y 4.000 euros) por eso al azafran se le conoce como «oro rojo».




Publicar un comentario