martes, 13 de marzo de 2018

Nootrópicos las "píldoras mágicas" que aumentan la inteligencia

Seguro que muchos de nosotros si nos dijeran que existe una “píldora mágica”, que al tomarla, automáticamente amplificara nuestra capacidad mental y mejorara la función cerebral, nos volviera más inteligentes, ser capaz de dominar la mente, aceptaríamos, o no? Siento deciros que esto es aun imposible y sólo ocurre en las películas. No obstante, existen ciertas sustancias que busca aproximarse a esta idea (salvaguardando las distancias obviamente). Se trata de los Suplementos Nootrópicos.

¿Qué son los Nootrópicos?

Los nootrópicos hacen referencia a compuestos que se ingieren para provocar un determinado efecto en el cerebro, mejorando y potenciando su rendimiento, incluyendo dentro de su aplicación tanto el uso para actividades que requieran de una mejor capacidad cognitiva (estudiar, trabajo de precisión…), o bien un uso deportivo, que nos permita mejorar la conexión mente-sistema muscular, y con ello un siendo su finalidad como uso deportivo (muchos producto de pre-entrenamiento los incorporan) o para cualquier otro actividad, tal como estudiar o trabajar.

En la mayoría de los casos el mecanismo de acción de los nootrópicos se desconoce. Se cree que los nootrópicos funcionan al alterar la disponibilidad de suministros neuroquímicos en el cerebro (neurotransmisores, enzimas y hormonas), mediante la mejora o activación del metabolismo cerebral, o estimulando el crecimiento neuronal (neurogénesis).

La palabra nootrópico fue acuñada en 1972 por el Dr. Corneliu E. Giurgea y deriva de las palabras del griego «nous» (mente) y «tropos» (dirección).

Concepto
El Dr. Giurgea en 1982 elaboró una definición práctica de nootrópico. Denominó a los mismos como "aquellos fármacos psicoactivos que mejoran la actividad integradora encefálica superior, siendo su perfil farmacodinámico el siguiente":​
  • favorecen el aprendizaje y protege frente a aquellos agentes que lo impiden (hipoxia, electroshock)
  • facilitan la transferencia de información interhemisférica.
  • incrementa la resistencia del cerebro frente a la agresión.
  • incrementan el tono del control córtico-subcortical.
  • carecen de efectos sedantes o estimulantes.
  • Según esta definición solamente se pueden considerar nootrópicos la piritioxina y el piracetam y sus análogos. Siendo esta la definición conservadora no obstante en el ambiente académico de las neurociencias se consideran otros fármacos dentro de la categoría, como la codergocrina, dihidroergotoxina, meclofenoxato o centrofenoxina, vincamina, vinpocetina y naftidrofuril.
La eficacia de las sustancias nootrópicos, en la mayoría de los casos, no se ha determinado concluyentemente. Esto se complica por la dificultad de definir y cuantificar la cognición y la inteligencia.

En este sentido los resultados clínicos son contradictorios. Como ejemplo un estudio de metanálisis del 2002 que revisó la literatura científica de uno de los nootrópicos más estudiados como el piracetam evidenció eficacia clínica superior al placebo para el tratamiento del deterioro cognitivo,​ pero posteriormente en el 2004 una revisión Cochrane concluyó que no existía evidencia para soportar su uso en el tratamiento de personas con demencia o deterioro cognitivo, matizando que las mejorías mostradas se reducen a aspectos de impresión global pero sin efectos en medidas específicas de la función cognitiva.
Publicar un comentario